+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

El hombre discreto

 

Antonio Piazuelo Antonio Piazuelo
11/05/2019

Tres palabras me vienen a la cabeza cuando pienso en Alfredo Pérez Rubalcaba. La primera es discreción; la segunda, eficiencia, y la tercera, política. Un político que dejó huella allá donde estuvo y que pasó por ese mundo, tan ruidoso a menudo, sin estridencias, con discreción. Uno de los grandes logros de este país, la creación desde la nada de un sistema universal, público y gratuito de Educación, no podría concebirse sin la figura de Rubalcaba como apoyo principal de José María Maravall, antes de relevarle tan discretamente como acostumbraba. Pero es que uno de los mayores éxitos históricos de la política española también llevará siempre su firma: la victoria democrática s obre el terrorismo de ETA. Solo con eso bastaría para tener un lugar de honor en la Historia de España. Y aún prestaría un último servicio al país y a su partido cuando, en plena crisis económica y con el gobierno de Zapatero superado y rechazado por la opinión pública, dio la cara a sabiendas de que se la iban a partir. La otra palabra que es inseparable de Rubalcaba es esa: socialista. Y luego se volvió a su casa y a sus clases de Química. Un profesor que hizo un largo paréntesis (más de treinta años) para trabajar en nuestro nombre allá donde hizo falta. Un hombre entregado al servicio público que nunca hizo alarde de patriotismo hueco, ni necesitó envolverse en la bandera para ser un verdadero patriota. Y un ejemplo que, en estos tiempos de bronca y monólogo, nos recordará siempre que la esencia de la buena política no es el insulto sino el diálogo. Que nadie lo olvide.

   
1 Comentario
01

Por HayaPaz 15:13 - 11.05.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Los buitres hoy han salido a volar por Zaragoza... Tras la muerte de Rubalcaba se acordó parar la campaña electoral hasta el sábado a las 17:00. Me ha causado indignación ver las casetas de PAR, C's y el partido de la X en las calles de Zaragoza. ¿Tanto les cuesta despejar sus cabezas por una cuestión humana? Realmente indignante. ¿Y estos nos quieren hacer creer que no son capaces de hacer cualquier cosa por un escaño? Desde luego han superado un límite dificil de remediar. Los señores de C's han despejado las pocas dudas que tenía. La ética debe estar por encima de los intereses y han demostrado los tres que de ética no andan muy sobrados.