+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

ESTADO DE ALARMA

Ideologías en la batidora pandémica

 

Emmanuel Macron, el pasado 16 de marzo. - EFE / JEAN-FRANCOIS BADIAS

Cada día, la evolución de la pandemia produce millones de conversaciones, opiniones y exabruptos entre innumerables personas anónimas o conocidas. Pero de tanto darle vueltas al asunto, no sé ustedes, pero yo he acabado abandonando las pocas certezas que pudiese tener al respecto. Mi punto de vista es cada vez más prudente y relativo. Ahora mismo, si me preguntan si soy o no partidario de ir a un confinamiento más estricto y total, no sabría que contestarles… salvo que la medida es compleja y no vale plantearla como un recurso simplón que permita luego decir eso de “ya lo dije yo”. Y es que bajo la catástrofe sin precedentes que vivimos no dejan de asomar las peores pasiones ideológicas; eso sí, más irracionales y cargadas de aliento religioso que nunca. Por eso cabe preguntarse si esa supercuarentena que algunos proponen (la derecha madrileño-españolista más radical y los independentistas periféricos más furiosos, al alimón) está bien pensada y formulada con todos los matices que requiere. Es imposible, supongo, pararlo todo, porque el nuestro es un sistema repleto de interdependencias y siempre hará falta asegurar el suministro de alimentos, medicinas e innumerables recursos y servicios de primera necesidad sin los cuales ni se puede luchar contra el coronavirus ni sobrevivir semana tras semana. Anoten: hospitales, ambulancias, mercas, lonjas, pesqueros, agricultores, ganaderos, fabricantes de productos farmacéuticos y material sanitario, transportistas, gasolineras, talleres, almacenes, redes eléctricas y de telecomunicación, servicios sociales… y los usuarios de todo ello, que en algún momento han de moverse para comprar o ir y venir al trabajo. Mucha gente, en suma, que debe ceñirse a protocolos de prevención, pero no puede quedarse metida en casa durante dos o tres meses.

 Hombre, quizás quepa suspender el trabajo en la construcción y reducirlo en algún otro subsector concreto. Poco más. Psicólogos y pedagogos ya advierten que el encierro de los niños ha de relajarse lo antes posible. El curso está acabado. Y la economía, moribunda ya, necesita mantener un mínimo de pulso, si es que aspiramos a salir de esta en condiciones de iniciar algún tipo de recuperación. No sea que sobrevivamos a la plaga para morir de hambre.

 En la batidora pandémica, la polarización ideológica al uso se retuerce como pez fuera del agua. Carece de sentido. Estos días, los ultraliberales reclaman fuertes medida de intervención pública. Algunos de sus portavoces internacionales advierten que ha de existir un sistema sanitario público y universal mucho más potente, “porque hay necesidades que deben quedar fuera de la ley del mercado” (Macrón, dixit). En España se exige acciones decididas por parte del Gobierno, pero se protesta porque, supuestamente, se está utilizando el estado de alarma para laminar la libertad de expresión. Alemania o Francia ya no son referentes, sino China o Singapur o Rusia, países de regímenes poco o nada democráticos a los que hoy conceden credibilidad quienes ayer abominaban de ellos… ¡Incluso oí el otro día a de Guindos abogar por la renta básica! De locos.

 Estamos en un momento terrible y muy delicado, desde el cual se espera ir a mejor. Mientras, los chinos mandan mascarillas, guantes y respiradores con cuentagotas y a precio de oro, India inicia su propio confinamiento, Trump y Johnson afrontan el desastre que quisieron negar, el virus se mofa de las banderas y las patochadas patrioteras. Queda una sola opción: asumir con serenidad y civismo las medidas en curso para afrontar la crisis, y derivar la discusión ideológica (en serio, sin delirios) hacia el nuevo orden mundial que será preciso construir cuando ceda la pandemia. No podremos seguir como estábamos y es el momento de repensar las prioridades y los procedimientos. En esa línea, el miércoles 25, a las cuatro de larde, se abre un debate. Convocado por numerosas organizaciones se desarrollara, cómo no, a través de Internet y para verlo y participar en él hay que apuntarse en www.diadespues.org. Se lo recomiendo. Y por supuesto es gratis.

   
9 Comentarios
09

Por José S. 1 17:10 - 25.03.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

En relación con la actual situación en Alemania, Sucharit Bhakdi opina que: «Críticamente, las preguntas más apremiantes tienen respuesta. Primero que todo: ¿Causa este virus generalmente enfermedades más serias entre la gente joven y mata a pacientes sin otras dolencias ya existentes? Esta circunstancia las haría --*las enfermedades más graves-- diferentes de otras habituales por otros virus coronados del mundo. Y la respuesta es claramente: NO» [*mis aclaraciones]. Para las personas que gustan de leer en inglés o saben alemán y que deseen ver la entrevista completa al Dr. Bhakdi aquí les adjunto el vínculo correspondiente: https://www.youtube.com/watch?v=JBB9bA-gXL4 Del buen artículo que publica hoy el señor Trasobares, pienso que lo mejor es su título «Ideologías en la batidora pandémica». ¿A qué llamanos ideología? Este mismo asunto lo abordaba el señor Miguel Miranda ayer, sin embargo, he aquí la crucial cuestión: ¿a que reino ideológico pertenece el bienestar de la especie humana? Para mí, la respuesta está en nuestra propia digna supervivencia. Por eso, la oportunidad que está aprovechando la izquierda política española de insistir en potenciar un sistema sanitario público que beneficie a todos transciende los intereses políticos. Si de la depresión económica de 2008 surgió un capitalismo más atroz que el que la creó, esperemos que el terrible momento por el que pasa nuestra salud pública nos conciencie de la imperiosa necesidad de unos servicios sanitarios públicos de calidad. La única ideología, horrorosa ¿inhumana?, es la neoliberal que la destrozaría de un plumazo si pudiese privatizarla en su totalidad si nos descuidamos un segundo. Al menos, eso es lo que pienso. Un cordial saludo.

08

Por Asco 14:49 - 25.03.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

El enlace que quería poner es este otro, pero bueno, ya me entienden...

07

Por Asco 13:54 - 25.03.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Hay que dar de comer a los vampiros, opinante. La gente, para ellos, es como ganado. Por eso resalta más el hecho de que ante una simple epidemia, sin parangón en número de víctimas con las que provoca cada año la contaminación industrial, el gasoil o la radiactividad, se militarice brutalmente a la sociedad. Alguna martingala rara habrá detrás de todo este inaudito aparato mediático y, por qué no decirlo, fascista.

06

Por opinante 13:25 - 25.03.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Y qué hay de los ejercicios militares "defender Europa" donde 30.000 militares estadounidenses están aterrizando o desembarcando en varios paises europeos? Y con qué fin? Cómo puede permitirse que ciudadanos americanos entren en masa en Europa, cuando el presidente del pelo pinocha no permite la entrada de europeos en EEUU? Con la que está cayendo habría que saber lo que piensan los gobernantes de aquí, pero nadie dice nada, ni siquiera los medios de comunicación. Entren en Internet, si quieren enterarse de algo.

05

Por JC1 12:08 - 25.03.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Pues sí, Trasobares, hay que seguir dudando si lo mejor es aplicar medidas eficientes, aceptando sus efectos negativos, para que se pueda detener la transmisión del virus lo más rápido posible y así poder recuperar la economía una vez superada la pandemia, o es preferible acudir a llenar las iglesias el día de Pascua para extenderla a todos e inmunizar a los sobrevivientes conscientes de que si mueren por millones, la gran mayoría de los muertos serán viejos y enfermos, y para el resto que también se puede morir en un accidente de trafico. Es por lo visto una terrible duda existencial. Siempre se puede decir para justificar el seguir dudando, que los malvados catalanes quieren nada menos que prohibir que la gente salga a comprar el pan y que se mueran de hambre.

04

Por JC1 11:44 - 25.03.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Bien, ya hemos superado en muertos a la CXhina. La furia española y la marca España se imponen a los comunistas, aunque me temo que nos superaran pronto los americanos, ya se sabe "America primero"

03

Por saurio 11:25 - 25.03.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Será peor echarse en manos de los dioses, que en la ciencia con fe tan ciega o mas?

02

Por Robespierre One 10:31 - 25.03.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

“La verdad es que nunca he acudido al sistema sanitario público. A mí todo lo que sea público me parece una inmoralidad. Mi visión es la de que todo ser humano tiene que ser responsable de lo que le sucede y que no tiene que haber una responsabilidad colectiva”. ( Sanchez Dragó dixit ) Cito a ese pájaro que actualmente fija, brilla y da esplendor intelectualmente a VOX... como un ejemplo de las enormes contradicciones del liberalismo a palo seco de determinada derecha española que es capaz de reunir en un solo credo e ideario político el nacionalismo tardofranquista, modelo “Santiago y cierra España” con el liberalismo salvaje y anti humano de los republicanos fetén de EE.UU, tan reverenciados y puestos de ejemplo por estos patriotas de pulsera para cualquier tema que surja de debate. Ahora se está viendo el contrasentido de lo que mantiene ese payaso y los que participan de su ideario. Combinan todo lo defendido por ellos...con la exigencia y crítica feroz al sistema público...al que llevan carcomiendo donde pueden hacerlo durante bastante tiempo... por no dar abasto. La palabra para él, lo que representa y quienes apoyan esas teorías, la expresé ayer citando a Francisco de Asis y lo que él entendía por hermanos menores en la naturaleza, o sea los ANIMALICOS y en este caso...refiriéndome a las especies más depredadoras.

01

Por Don Minervo 9:12 - 25.03.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Cualquier situación es buena para sacar rentabilidad política, pertidista o personal. Los ahora más que nunca llamados liberales (no todos) se preocupan mucho más en hablar del que se ha llegado tarde y mal, que faltan mascarillas, que faltan sanirarios que ellos mismo despidieron en su día, que se colapsan los hospitales que ellos mismos debilitaron, no hablan de los esfuerzos de mucha gente sean o no políticos, de los millones liberados para ayudar a muchas personas o de lo difícil que es gestionar una situación de este calibre, aquí y en Pernanbuco. Primero aplaudimos a los sanitarios y luego le damos a la cacerola que ha sustituido a las banderas balconianas.

Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla