+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

El salón dorado

El Instituto de Estudios Catalanes y la censura

 

José Luis Corral José Luis Corral
27/01/2018

El pasado día 18 de enero el Instituto de Estudios Catalanes (Institut d’Estudis Catalans, IEC) emitió un comunicado en el que mostraba «su absoluta repulsa» ante que la orden dictada por el gobierno de Aragón por la que se retiran del sistema educativo los libros de texto que contienen flagrantes errores históricos. En ese mismo comunicado se lee que este es un «caso de inadmisible censura y ataque a la libertad de expresión».

Los libros en cuestión contienen expresiones falsas y erradas, tales como «Confederación catalanoaragonesa», «Corona catalanoaragonesa», «reyes de Cataluña» o «Países catalanes». El IEC, un organismo privado generosamente dotado con cientos de miles de euros al año por el gobierno de España, la Generalitat de Cataluña, las cuatro diputaciones provinciales y numerosos ayuntamientos catalanes, añade en su escrito que esas expresiones «son de utilización habitual entre los historiadores» (falso) y añade varias mentiras más, como que esa decisión del Gobierno de Aragón «deja en total indefensión a autores y editores» (falso) y lo acusa de «censura política e ideológica» (falso).

Pues bien, dejando de lado las manipulaciones e inexactitudes que contiene ese manifiesto, en el que no se aporta ni un solo dato para sostener sus falsas afirmaciones, la línea de actuación que viene mostrando el IEC es monolítica y excluyente. Así, en sus últimos manifiestos ha dicho que «Cataluña es la dueña legítima de los bienes de Sijena» (falso), se ha posicionado a favor del que llama «gobierno legítimo» de Cataluña (falso), o ha denominado «presos políticos» (falso) a los políticos presos.

En el IEC, vean su página web, todos los cursos, publicaciones y actos de cualquier tipo que allí se realizan tienen una única dirección, tendencia e ideología: la que marca el nacionalismo pancatalanista excluyente y monolítico. Es decir, todo lo contrario de lo que debe ser una institución cultural donde tendría que primar la libertad de pensamiento, de opinión y de crítica.

Y si no, intenten publicar un libro u organizar una actividad académica en la que se manifieste alguna disidencia o una posición distinta al pensamiento único que se dicta desde ese instituto, y verán en qué consiste la verdadera censura y la auténtica coacción a la libertad de expresión.

El Gobierno de Aragón ha hecho bien en retirar esos libros de texto del sistema educativo, que, por otra parte, cualquiera puede comprar en librerías, si es que quiere seguir leyendo mentiras, falsificaciones y falsedades.

*Escritor e historiador

   
2 Comentarios
02

Por José S.1 17:22 - 27.01.2018

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Ante los hechos históricos que hoy bien expone con conocimiento de causa el señor José Luis Corral no se puede añadir nada más, eso está claro. Es interesante observar, empero, la muy oportuna mención al Instituto de Estudios Catalanes --por cierto, una ráfaga de aire límpido y fresco ver el nombre de esta ¿institución cultural? catalana escrito en español primero y la traducción aclaratoria en catalán después; es un respeto para la gramática española en detrimento del apoyo dictatorial al separatismo catalán de algunos que con sigilo nos empentan vocablos de la bella lengua catalana como válvula de escape en su obcecación por el apoyo a los secesionistas-- y esa «... línea de actuación que viene mostrando el IEC es monolítica y excluyente». No podía ser de otro modo, por supuesto. Un Gobierno regional con un ex presidente al frente que proclamó la República de Cataluña ignorando la Constitución española cuya legitimidad no aparenta reconocer solo podía producir disparates como los aludidos por el señor Corral. Da escalofríos pensar que hasta no hace mucho tiempo se debatía la posibilidad de un plebiscito que aclarase, aclare, los deseos de los ciudadanos de Cataluña. ¿Y si ganasen los separatistas que a sabiendas insisten en declarar verdaderas lo que no pasan de ser barriobajeras manipulaciones históricas interesadas, tales como las referencias a la “... «Corona catalanoaragonesa», «reyes de Cataluña» o «Países catalanes».”?, ¿qué no harán estos doctos eruditos de la Historia Universal si algún día asen el auténtico poder? El futuro de Cataluña se debe dirimir en el ámbito político, es decir, entre políticos representantes legislativos de sus diferentes electorados. Entre tanto, lo mismo que debemos felicitar al Gobierno de Aragón por «... retirar esos libros de texto del sistema educativo...», ¿puede esa parte de la izquierda hispana pro secesionismo republicano catalán embestir contra el separatismo tergiversador? Un gran artículo, gracias.

01

Por Esloquehay 10:18 - 27.01.2018

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Sr. Corral, ha sido un placer leer el artículo de hoy. La tergiversación de las palabras que el pancatalanismo indepe usa a diario, tachando de censura lo que es crítica, de dictadura lo que es legalidad, para finalmente llamar historia lo que es propaganda, están grave que hay que decir en voz alta. Enhorabuena.