+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Tres en uno

Con Joaquín Carbonell en la carretera

Como en todos los cínicos que valen la pena, esa fachada relativista era una forma de protegerse

 

Joaquín Carbonell, en 1973, en el Principal. -

Daniel Gascón Daniel Gascón
14/09/2020

Supe quién era Joaquín Carbonell en la época en que había dejado de cantar, a finales de los ochenta y comienzos de los noventa. Se dedicaba sobre todo al periodismo, como ha contado Juan Carlos Garza en un completo obituario que recorre una carrera variada y fructífera. Lo conocía por las entrevistas y la columna de televisión que publicaba en este medio. Sacó en esa época un libro sobre la tele, Apaga y vámonos , que leí sin entender mucho, y lo entrevistó María Teresa Campos y nos pareció una torpeza que la presentadora sacara poco partido a un invitado ingenioso.

Teníamos cintas suyas en el coche: donde más he escuchado a Carbonell es en las carreteras de Teruel. Me gustaban sobre todo las más humorísticas. Aunque es menos conocida que «Me gustaría darte el mar», de las líricas prefería «Canción para un invierno», con letra de Pilar Navarrete . Sabíamos de memoria muchas de esas canciones. Algunas, nos decían, nos acompañaban desde antes de que naciéramos, en el noviazgo de mis padres. Yo sabía que Carbonell estaba volviendo a la música y eso me producía cierta expectación.

Actuó en Urrea de Gaén, el pueblo donde vivíamos, en el cine/teatro donde se celebraban los festivales de navidad del colegio. Tocó canciones suyas y de Krahe . Recuerdo la presentación y los chistes con que introducía cada tema. Las primeras canciones de Brassens que escuché fue en sus versiones -teníamos la maqueta del disco en el coche-, y eso bastaría para estarle agradecido.

Un día de verano fuimos a verlo a Alloza, su pueblo, cercano al de mis abuelos, y un fin de semana de primavera vino a La Iglesuela del Cid, donde vivían mis padres. Yo estudiaba en Zaragoza entonces e hicimos el viaje juntos, con su mujer, Virginia. Por la noche tocó en el bar el Tropezón con la rondalla del pueblo. No había público, tocó por tocar. Lo vi y escuché muchas más veces y me gustaba su capacidad de trabajo y de reinvención, unida a un espíritu gamberro. Ejemplificaba como pocos el humor somarda y una especie de orgullo selfdeprecating o autodenigración chulesca: parte de la gracia es que siempre pillaba a contrapié al interlocutor. Como en todos los cínicos que valen la pena, esa fachada escéptica y relativista era una forma de protegerse: el humor escondía a duras penas un componente sentimental y a ratos romántico. Me gusta recordarlo en en ese viaje de vuelta, frente al embalse de Santolea, que mostraba la soledad y desolación de las que hablaba en algunas de sus canciones y hacía que uno se preguntara para qué querría Teruel el mar. Creo que le habían quitado el carnet y bromeaba. 

 
 
3 Comentarios
03

Por Don Pantuflo 21:06 - 14.09.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

¿De que se sorprende don Minervo? Mire la foto que ilustraba el escrito de Eloy Fernandez Clemente en la edición de ayer de este diario tratando de este mismo tema y contemple allí a don Federico todavia mas joven y bien atildado.

02

Por Txelu 13:31 - 14.09.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Buena promoción de profesores y alumnos , aquella en el colegio San Pablo de Teruel. Como ayer decía Federico, el belen se desarma. Una buena canción de de Joaquin, fue “El trago final” que todo lo que en ella dice se cumpla. Buen viaje Carbonell

01

Por Don Minervo 8:37 - 14.09.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Sorprendido quedo. A finales de lo 80, principios de los 90, cuando el señor Gascón tenía 10/11 años, ya conocía a Carbonell y sabía que se dedicaba al periodismo. Si es que hay gente para todo.

Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla