+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Tercera página

Jubilados de uniforme

Estos abuelitos golpistas no son un peligro en sí mismos, pero si un síntoma. Y un síntoma preocupante

 

ANTONIO Piazuelo Plou
19/12/2020

Hace ahora cuarenta y dos años desde que 350 diputados, entre los que tuve el honor de contarme, votamos la Constitución española (favorablemente la gran mayoría). Pues bien, estoy seguro de que ninguno de ellos habría podido imaginar que, pasado ese tiempo, existiría un chat en el que participa un buen número de jubilados del Ejército del Aire con una insana tendencia al genocidio, deseosos de fusilar a más de la mitad de la población. La verdad es que entonces nadie podía imaginar siquiera que existiría una cosa llamada chat, aunque ya por esos años recomendaba Javier Krahe la cámara de gas como el método más efectivo para ejecutar masivamente. No sé si el Gobierno ha tratado el asunto de la manera más acertada, pero tengo que disentir de la ministra de Defensa cuando dice que todos están retirados y que ningún militar en activo comparte sus opiniones. Creo que, de esas dos afirmaciones, solo la primera es cierta. Veamos por qué.

El partido que inspira esos escritos de uniformados obtuvo en las últimas elecciones generales más de tres millones y medio de votos, un 15% del total, de manera que asegurar que ningún componente de las Fuerzas Armadas está de acuerdo con ellos equivale a decir que los militares son distintos al resto de la sociedad española. Lo cual, sin entrar en más detalles, sería un disparate.

Es cierto que la entrada en la OTAN favoreció enormemente la modernización de nuestros ejércitos en todos los aspectos y que desde la década de los 80, nadie en ellos discute seriamente su subordinación al poder civil, como ocurre en cualquier país democrático. Lo que en absoluto significa que no existan militares que añoran aquellos tiempos de cuartelazos, pronunciamientos, golpes y guerras civiles. Más acertado es pensar que, si solo militares retirados firman esos panfletos golpistas, ello se debe exclusivamente a que muchos de los que se dicen dispuestos a derramar la última gota de sangre por España no están tan dispuestos a arriesgar la nómina y los posibles ascensos. Los jubilados tienen la pensión segura y la carrera profesional hecha. Lo que tampoco se contradice con mi convicción de que la inmensa mayoría acata la Constitución y asume el papel de las Fuerzas Armadas en un país democrático.

Con todo eso, me atrevo a decir que la probabilidad de un golpe militar cruento en España es remota, muy remota. Esa es la buena noticia. La mala es que, lo mismo que el populismo fascista cala entre los uniformados, cala en la sociedad civil, que herederos y nostálgicos de un pasado siniestro se han travestido como defensores de la Constitución y de la libertad y que crece el número de ciudadanos de a pie que comulga con las ruedas de molino que auguran banderas victoriosas al paso alegre de la paz. Los participantes en el chat de marras, como dijo una diputada de Vox, son su gente.

En cuarenta y dos años de democracia, en nuestro país se han hecho muchas cosas muy bien, y algunas rematadamente mal. Una de las que se han hecho fatal (o, sencillamente, no se han hecho) es la de la sociedad. Cuatro décadas de dictadura, de ideologización a martillazos, de mentiras sobre la historia de este país, de demonización de las izquierdas políticas y sacralización de las derechas, dejaron un poso sobre muchas conciencias que hubiera sido preciso limpiar a fondo. Pero no se hizo.

La adecuación que llevó a cabo Narcis Serra en las Fuerzas Armadas se limitó a elaborar un nuevo organigrama, que reducía drásticamente el capítulo de Personal en el Ministerio de Defensa, y a incentivar económicamente las jubilaciones, lo que llevó al retiro a muchos militares que habían hecho su carrera durante la dictadura (como dato curioso, diré que teníamos cinco veces más almirantes que el Reino Unido). Eso acalló el ruido de sables de años anteriores, pero sus efectos en la mentalidad de muchos militares fueron escasos… por decirlo piadosamente. Y en la sociedad civil aún se hizo menos. Resulta desalentador, comprobar cuánta gente joven ignora la tragedia, que para muchos españoles significó el franquismo, después de haber sido adoctrinada en colegios religiosos concertados… por los mismos que llevaban a su caudillo bajo palio.

El crecimiento de los nacionalismos parafascistas no es solo un problema nuestro. Incluso Alemania, que sí desnazificó a fondo, lo padece, pero el terreno está allí menos abonado de lo que está aquí para esos aventureros del patriotismo que reparten patentes para intervenir en política y culpan de todos los males, de los reales y de los imaginarios, a los gobernantes legítimos. Esa es la auténtica amenaza, no un golpe militar sino que el Gobierno del país caiga en sus manos, y de eso ya tenemos ejemplos a los dos lados del Atlántico. Por eso conviene no tomarse a broma ninguno de estos movimientos, por inocuos que parezcan a primera vista. Detrás de ellos hay mar de fondo.

Así pues, en mi opinión, harían bien los gobernantes en mostrar la máxima contundencia frente a estos ataques a la libertad en nombre de una patria que, según los abajo firmantes, está a punto de romperse pero que ni se rompe, ni se ha roto, ni lleva trazas de hacerlo. Y la oposición democrática en desmarcarse de los salvapatrias y recuperar la voluntad de consenso, el diálogo y el acuerdo. Sobre todo en estos tiempos difíciles.

En cuanto al Jefe del Estado, destinatario de la incalificable carta de los jubilados, quiero entender que su silencio se debe fundamentalmente al deseo de no darle más importancia. Pero sería deseable que en el habitual mensaje de Navidad deje las cosas perfectamente claras. Estos abuelitos golpistas no son un peligro en sí mismos, pero si un síntoma. Y un síntoma preocupante. H

 
 
11 Comentarios
11

Por el manchonero 19:08 - 19.12.2020

Aryas y Cía, no entiendo como la concertada anda tan mosqueada, si no estoy mal informado los socialistos les han soltado 16 millones. O sea los obispos nombran a los profesores de religión y la DGA suelta la panoja. A mi hija en la oposición para profe de mates de secundaria no le preguntaron por su ideología, pero recuerdo que hace años las monjicas de Santa Rosa no le renovaron porque no era asidua a los rosario. Madrid ya tiene a su Isabel III, pero digo Ayuso, a nosotros nos falta ahora un Fernando con dos pelot**. Los vascos y catalanes a lo suyo y nosotros mirando caraelsol, así nos luce.

10

Por Don Minervo 18:23 - 19.12.2020

Don Santiago, de verdad que no sabe usted lo que habría que haber limpiado a fondo, de verdad que una persona tan intelectual como usted necesita que se lo expliquen. La quinta del 78 hizo lo que se debía hacer y no hizo más porque no se podía, se hubiese ido todo al traste de nuevo. La quinta del 78 metió bajo la alfombra muchas cosas que siguen presentes, como el irrepetible, y que todavía tenemos que sufrir. De verdad que necesita usted que alguien le explique cuales eran las limpiezas necesarias ?.

09

Por Don Minervo 17:58 - 19.12.2020

Y como no, Roberto Alcázar y Pedrín restándole importancia al asunto, una trastada, se habían bebido un par de pacharanes de más y se les soltó la lengua. Si esta misma carta de los jubiletas golpistas la hubiesen enviado al rey rojos, catalanes o vascos, para que querías más, los mismos que ahora no le dan ninguna importancia estarían subiéndose por las paredes y clamando públicos y ejemplares ajusticiamientos, pero como los que lo han hecho son de los nuestros, como dijo la diputada Olona, pues no tiene ninguna importancia. No olvidemos que el Propio Abascal felicitó personalmente a este chat. pero no tiene importancia, son de los nuestros.

08

Por Don Minervo 17:36 - 19.12.2020

Nada, que no hay que darle ninguna importancia, pecadillos de jubiletas, un travesura, hay que disculparlos y perdonarlos lo mismo que hacen con sus corruptos y mangantes que roban por el bien de España. Un partido que me atrevería a decir que la mayoría de sus tres millones y medio de votantes están en la misma línea golpista que se manifiesta el propio partido. Un partido de extrema derecha franquista que afirma en el congreso de los diputados que este gobierno es peor que el gobierno del irrepetible que se puede esperar. Los fascistas de siempre (40 años escondidos en el PP) con las ideas y objetivos de siempre. Todo lo arreglan dando golpes de estado, es lo que han hecho siempre. Luego nios dan lecciones de democracia.

07

Por José Ramón MIRANDA 16:02 - 19.12.2020

Cada ciudadano tiene libertad para opinar lo que le venga en gana. También Piazuelo, que ve fantasmas donde sólo hay molinos de viento.

06

Por Santiago Molina García 13:30 - 19.12.2020

Sr. Piazuelo: Creo que debería usted concretar aquí qué es lo que había que haber limpiado a fondo y cómo lograrlo. Después de leer la solución que, según usted, propuso Javier Krahe, me he quedado preocupado. Un saludo cordial.

05

Por earagon59 13:26 - 19.12.2020

Por aryastarck 12:09 - 19.12.2020 que razón tienes, a éste democrata que lleva viviendo de lo público como el carlos perez anadon más de 40 años y que les ha ido de maravilla esta cosa de la democracia, creo que le llamaban el J.B. ya sabrás por qué no?

04

Por aryastarck 12:09 - 19.12.2020

Otro que tal baila. Como los tienen de socios y en la Dirección del Estado no hay riesgo de ruptura. Para este viejo mugreprogre tampoco el 27-10-2017 el parlamento catalán proclamó la República, ni Puigdemón salió pitando, ni están unos cuantos políticos golpistas en la cárcel gracias a que las Instituciones del Estado: Gobierno y altos Tribunales actuaron con rapidez y contundencia. También el viejo bocachanclas se permite hablar de adoctrinamiento mientras constatamos por aquí un ejemplo de peligro de manipulación en los institutos como Marquesán. Nada, nada, seguid así y cuando se hayan marchado no volverán a gobernar los socialistas en lo que quede de España en décadas.

03

Por José Z. 11:15 - 19.12.2020

Este país, sociológicamente, aún tiene mucho poso franquista y no solamente entre los más mayores, hay jóvenes, que no sé que educación han recibido, que se escandalizan, por ejemplo, de que bese a mi mujer en público, igualico que durante el franquismo. Lo que les digo, antes tenía que vigilar para que no me vieran mis mayores y ahora tengo que vigilar para que no me vean mis menores. Y si os dais una vuelta por muchos bares de barrio o de pueblo y escucháis los comentarios de los parroquianos, son los que más gritan, veréis la cantidad de nostálgicos de la dictadura que hay. La gran diferencia con Alemania es que allí perdieron la guerra, aquí la ganaron y ya se ocupan de recordárnoslo a menudo.

02

Por earagon59 10:20 - 19.12.2020

hombre que no querian fusilar a 26 millones de españoles sólo querían fusilar a 26 millones de hijos de puta, por lo menos eso es lo qque leí yo en el chat que sacaron por la TV. Pero si leyesen lo que la gente pone en los chat con sus amigos y compañeros o escuchasen las charlas en los bares de lo que la gente opina de la clase politica de este país habria que encarcelar a 20 millones, sólo se salvarian los que han vivido y viven pero que muy bien gracias a la agencia de colocación de las siglas.