+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

La Legión celebra su 100 cumpleaños

 

La Legión celebra su 100 cumpleaños -

Luis Negro Marco Luis Negro Marco
21/09/2020

El hermoso museo del puerto fluvial de Caesaraugusta, junto a la Seo, desvela en dos sillares de sus históricos restos romanos, sendos grafitis que nos informan del origen legionario de Zaragoza: VI Victrix y X Gémina. Porque fueron legionarios licenciados de estas dos legiones (más la IV Macedónica) del emperador Augusto, los que en torno al año 14 antes de Cristo trazaron los ejes sobre los que se alzaron los primeros pilares de la capital de Aragón.

Y no solo de Zaragoza, por cuanto en España, la ciudad de León también comenzó siendo un campamento de legionarios romanos (establecido en el año 74 por el emperador Vespasiano) pertenecientes a la Legión VII Gémina. De hecho la ciudad de León debe su nombre al latino legio (legión), de ahí que sus habitantes, además de leoneses, tengan el gentilicio de legionenses.

Muchos siglos después – y a resultas del expansionismo colonial de Francia por el norte de África– Luis Felipe I (último rey de los franceses) promulgó en 1831 un decreto por el que se creaba la Legión Extranjera. Unidad militar que pronto intervendría tambien en España –a petición de la reina Isabel II– en el transcurso de la Primera guerra carlista. Y sería precisamente el valor demostrado por los soldados de la Legión Extranjera en aquella guerra, concretamente en la batalla de Barbastro (la cual tuvo lugar el 2 de junio de 1837, y en la que las tropas carlistas de Carlos María Isidro derrotaron a las de su sobrina, la reina Isabel II) uno de los hechos históricos que servirían para que 80 años después –en 1917– el teniente coronel Millán Astray propusiera al Alto Comisario del Protectorado español en Marruecos –el general Dámaso Berenguer– la creación en España de un Tercio de Extranjeros similar al francés.

La propuesta llegaba en un momento especialmente dramático de la historia de España, que mantenía desde 1909 una agónica guerra en el norte de Marruecos, en el transcurso de la cual miles de soldados españoles de cuota habían encontrado la muerte. De manera que para paliar tamaña tragedia, la nueva unidad militar iba a estar integrada solo por voluntarios, pudiendo ser estos nacionales y foráneos. De este modo, el 28 de enero de 1920, el rey Alfonso XIII creaba, mediante una Real Ordenanza, el Tercio de Extranjeros, unidad de voluntarios inspirada en los Tercios de Flandes, así como en la legión francesa. Los banderines de enganche que se establecieron por toda España tuvieron un gran éxito y el 16 de octubre el Tercio ya tenía una bandera completa, para cuyo mando se destinó al comandante Francisco Franco.

El primer cuartel general de la nueva unidad militar se estableció en Ceuta, ciudad en la que nació Marcelo Villeval Gaitán, quien llegado el 20 de septiembre de 1920, al firmar su compromiso de permanencia en filas, se convirtió en el primer legionario alistado. De ahí que el entonces jefe del Tercio de Extranjeros, el teniente coronel Millán Astray, estableciera esta fecha como la de la fundación de la Unidad.

Desde su creación, y como cuerpo de élite del ejército, la Legión participó en el desembarco de Alhucemas de 1925 –por el que se puso fin a la guerra del Rif– y posteriormente en la sofocación del levantamiento revolucionario de Asturias en 1934 (durante la II Republica), así como en la Guerra civil. Sucesos estos dos últimos por los que, que de manera históricamente sesgada, ciertos sectores han tratado de vincular a la Legión con el régimen franquista.

No obstante, nada más incierto, pues como todas las instituciones españolas desde la Transición (incluido el Ejército) la Legión ha ido evolucionando conforme a la sensibilidad y aspiraciones democráticas de la sociedad española, que la distingue con especial aprecio y reconocimiento. Y no podía ser de otro modo, por cuanto el primer gran despliegue militar de España en una operación internacional de ayuda humanitaria y para el mantenimiento de la paz (misión de la ONU de 1992 para Bosnia Herzegovina, durante la guerra de los Balcanes) fue principalmente encomendada por el Gobierno a la Legión. Una confianza en esta institución militar que no ha hecho sino acrecentarse con el paso de los años, en que la Legión continúa desplegada en misiones activas a día de hoy.

La Legión, así mismo, supo incorporar con éxito –multiplicando de este modo sus valores y compromiso al servicio de la sociedad– a la mujer en sus filas, siendo Pilar Hernández Frutos (licenciada en medicina y cirugía, fue en 2010 jefe de sanidad de la UME y a día de hoy teniente coronel de la Brigada de Sanidad del Ejército de Tierra) la primera mujer que vistió la camisa legionaria. Fue en 1990, siendo su primer destino la 9ª compañía de la VIII bandera de la Legión.

Por otro lado, La Legión se configura (por su definición inicial, con el nombre de “Tercio de Extranjeros”) como unidad militar de encuentro entre pueblos y culturas unidos por una misma y universal vocación de servicio. Así lo atestiguaba en 2003 la periodista y dama legionaria colombiana Claudia Naranjo Pérez cuando decidió su ingresó en la Legión: “Con paso firme se desarrolla el acto en el que juramos lealtad a la Bandera española y con un beso sellamos nuestro compromiso con la Patria”. En defensa de la vida y la paz.

 
 
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla