+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

el artículo del día

Una lengua vive en la conversación

Aprendí de mi madre a hablar, es decir, a escuchar y a hablar en absoluto, en general, pero fue casualmente en catalán

 

José Bada José Bada
10/09/2015

Me siento moralmente obligado a tomar la palabra. Confieso que no tengo nada nuevo que decir o añadir a lo que siempre he dicho. Estoy a punto de salir para Jaraba y cerrar allí tranquilamente los últimos días de la campaña de verano sin perder el humor, ni entrar en otra en la que sobran gritos y el silencio de los hechos está al caer. Así que he optado por traducir al castellano un texto escrito en catalán en marzo de 2010 para un discurso pronunciado en Calaceite, que considero oportuno en las actuales circunstancias y en todo caso cómodo como pretexto para cumplir con el expediente. Quizás hubiera sido mejor --y desde luego más cómodo para mí-- publicarlo en catalán. Pero esto en Zaragoza es hoy por hoy prácticamente imposible. En castellano, eso espero, suena así cuando se lee:

Gracias, amigos. Muchas gracias. Confieso que me complace ver cómo reconocéis con este homenaje los méritos que haya podido hacer defendiendo nuestra lengua. Estoy contento, ufano y a punto de levitar. Aceptaré vuestros halagos y me dejaré mecer el corazón, a mis años, como si fuera un bebé en su propia cuna. Aprendí de mi madre a hablar, es decir, a escuchar y a hablar en absoluto, en general, pero fue casualmente en catalán. Soy hijo de Favara del Matarranya, como sabéis, y en otras ocasiones he recordado un canción de cuna con la que me acunó mi madre:

"A nonon, a nonon,

tu mare està al forn,

tu pare al molí.

Te farán una coca,

amb oli i sagí".

Mi madre era de casa Panillo, de Favara. Y mi padre de casa Bada, de una familia descendiente de un tejedor occitano casado en "Vilalba dels Arcs" hace la tira de trescientos años, conocida también en la villa como casa "del P. Joan", un exclaustrado de la trapa de Maella acogido allí por sus parientes.

Conservo un puñado de recuerdos personales de mi padre, Josep, que perdí en la guerra, y otros confiados por Genoveva, su viuda y nuestra madre. Pude hacer todavía con él un viaje de "ca Panillo" a "ca Bada", de Favara a Vilalba, y a la inversa, el mismo que haría muchas veces con mis hermanos en la posguerra, en carro, el que pasa el Algars por un vado y se adentra en tierras catalanas subiendo por la "Vall de un Quadret" hasta la venta de "Sant Joan", atraviesa la "Vall Major" antes de llegar a Batea y sube hasta Barball, un punto desde el que se deja ver de lejos la torre de Vilalba, la más galana de la redolada, y donde invariablemente mi padre --según contaba la madre-- se ponía a cantar L'Emigrant de Verdaguer con la música de Amadeu Vives:

"Dolça Catalunya,

pàtria del meu cor...".

Momento en el que mi madre, invariablemente también, le preguntaba: "Josep, què no't trobes bé a Favara?" Y él soltaba una carcajada como siempre... Se entendían muy bien, porque no solo hablaban la misma lengua sino que se querían mucho.

Una lengua, amigos, no es solo un vehículo de información. Es como la piel de una cultura y la casa que habitamos. Y en el fondo incluso, antes que el cauce que lo contiene, el río que pasa y que nos lleva: palabra viva. Pero algunos se quedan con la glera, otros con los peces o cualquier cosa que haya o se pesque por allí o con el agua para regar... Yo, amigos, prefiero la conversación, el canto, el diálogo que no para, el río que pasa y une las riberas como el hilo de la aguja las costuras, prefiero bañarme en la corriente humana que nadie puede detener y en el verbo que fluye como la misma vida que siempre es convivencia.

Una lengua no existe en el diccionario aturada ni está empapelada en los libros. En tal sentido es una cosa que no me dice nada, letra muerta, tradición traicionada y enterrada, depositada como "la santa tradición". Una lengua vive en la conversación, acontece como verbo en la palabra viva, existe así y sólo así es lengua humana. Solamente así es verdad que los hombres se entienden hablando. Y si no se entienden, no se hablan de ninguna manera.

Tal ha sido siempre mi forma de entender el tema de las lenguas en Aragón y del catalán de la Franja en particular ya sea Oriental u Occidental según se mire desde la parte aragonesa o catalana del territorio. Y lo que nunca he podido comprender es que unos de acá no lo entiendan y otros de allá tampoco. Me parecen todos na-z-ionalistas de una y otra banda y, por tanto, incompatibles. No se quieren.

Me pregunto, amigos, si nosotros que vivimos en la Franja no seremos la oportunidad perdida para abrazarnos. Que Dios nos valga y San Cristobal,"amics del Matarranya". Y si no ha de ser para bién, mejor que nuestro río se la lleve.

*Expresidente del Consejo de las Lenguas de Aragón

 

 
 
6 Comentarios
06

Por José S. 18:36 - 10.09.2015

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Siempre encuentro los trabajos que publica el señor Bada sumamente interesantes. Tienen un trasfondo cultural y una profundidad de pensamiento que los hace diferentes, para bien, de escritos que normalmente tratan sobre asuntos de candente actualidad como son la política nacional e internacional o el rumbo que lleva la economía española, por ejemplo. El otro día, el articulista trataba con su característico estilo la cuestión de las expresiones de devoción religiosa por las calles que, argüía el cronista, se deben respetar en cualquier sociedad supuestamente democrática. Y expuso su tesis con elegancia. Hoy, también, el autor hace una correcta y bella defensa de las lenguas que hablamos. En lo que quiere ser una descripción de cualquier lengua, José Bada, dice: «Una lengua, amigos, no es solo un vehículo de información. Es como la piel de una cultura y la casa que habitamos». Así, el señor Bada quiere transmitir a sus afortunados lectores la idea de la importancia que para sus hablantes tiene el idioma que usan desde la cuna y que por ello es importante proteger. Solo personas muy cortas de mira e intransigentes dejan de reconocer una perfectamente razonada exposición de alguien que sabe de qué habla. Pero, lamentablemente, estamos en un mundo muy politizado y lo que solo es una expresión cultural, parte de la identidad los grupos humanos del mundo, es objeto de «... la intolerancia de algunos energúmenos que basan su identidad política en el desprecio a todo lo que es diferente a ellos...», 03 Por JC: 10:55. Éste es el quid de la cuestión: energúmenos-energúmenos, haberlos haylos. En todas partes. Particularmente, este espécimen se da frecuente entre políticos profesionales, de *todas* ideologías, que hacen de esa mera «piel de una cultura» una herramienta emocional que agite los sentimientos de quienes les abran las puertas del camino hacia el poder. Lo único que realmente les interesa. Producto común de ver la mota en el ojo ajeno y no la viga en el propio.

05

Por Isadora Duncan 11:50 - 10.09.2015

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Precioso articulo sobre todo para los que no acaban de entender que el catalan como el euskera u otros siempre se hablan en los pueblos limitrofes.Perfectamente este articulo se podia haber escrito en catalan so pena que nos dijeran algunos que apoyamos el separatismo.estas tiernas canciones en catalan,el bresol,la matinada,la tieta son tiernas,dulces,sentimentales...

04

Por maff 11:36 - 10.09.2015

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Estoy de acuerdo con la mayor parte del texto, excepto en dos: primero no se nos debe de imponer el catalán a los aragoneses no habitantes de esa zona, como parece sugerir, cuando nombra Zaragoza donde sí se habla, y segundo no es Franja, es el ARAGÓN ORIENTAL

03

Por JC 10:55 - 10.09.2015

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

“Quizás hubiera sido mejor --y desde luego más cómodo para mí-- publicarlo en catalán” Efectivamente no hubiera sido ningún problema, ya que todos lo habríamos entendido perfectamente, Bueno, si alguien tiene alguna duda con alguna palabra fácilmente la hubiera podido buscar en un traductor y así ampliar sus conocimientos. Me temo que el problema hubiera sido otro muy diferente. El problema es la intolerancia de algunos energúmenos que basan su identidad política en el desprecio a todo lo que es diferente de ellos y que lo concretan en el cotidiano insulto al catalán desde una ridícula postura de complejo de inferioridad mal disimulado por su parte. La incultura y la ignorancia se pueden curar, la soberbia y la intolerancia es más difícil.

02

Por Guinda 10:35 - 10.09.2015

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Gracias, Sr Bada, por este artículo lleno de sensibiildad e inteligencia. Ojalá tantos aragoneses que se obstinan en negar nuestra rica diversidad le escuchen. Muitas grazias! Moltes gracies!

01

Por JAVIER MARTIN 9:48 - 10.09.2015

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Hermosísimo texto y muy valiosa reflexión. La Franja con símbolo de lo que debería ser una frontera y lamentablemente no lo es.

Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla