+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Tres en uno

Libros en la hoguera de lo correcto

 

Álvaro Sierra Álvaro Sierra
29/01/2020

La corrección política empieza a ser la inquisición de nuestro tiempo trufada de una viralidad en las redes sociales que, por el eco mediático, se convierte en un tema casi nacional.

En este país se persigue a tuiteros que se desmarcan del mensaje más correcto, se censuran frases de canciones convertidas en hits hace décadas por ser insensibles con un colectivo o se deteriora cualquier conversación con calificativos que insultan al que discrepa.

La corrección política nos invade a un ritmo inesperado, y con ello la libertad de expresión se amordaza tanto por la autocensura como por la postcensura pública. O piensas como la mayoría o estás cerca de rozar la hoguera.

El debate actual se centra en Zaragoza: dos libros marcan una polémica estéril por los argumentos que censuran en función de su tinte ideológico. Por un lado, un libro de Cristina Seguí titulado Manual para defenderte de una feminazi; y por el otro, un libro de un exdiputado de Podemos sobre Cómo combatir a la extrema derecha de Vox.

La presentación de ambos libros está siendo criticada, perseguida o dilapidada por su contenido político. En un inicio, por presentarse en un espacio público. Tanto la izquierda veta el libro de Seguí como la derecha el libro contra Vox. Y esto es demencial.

El debate abierto dentro de los cauces del respeto a los derechos humanos o a la democracia no puede ser más legitimo. Y debería unir a todos los partidos políticos. Su censura automática por dar argumentos en contra de un colectivo o identidad es un retroceso que nos acerca más al nuevo fascismo: no se debe criticar lo políticamente correcto.

Si la inconcreción es que no debe debatirse de política en un espacio municipal, por su supuesta neutralidad, el ayuntamiento debe recoger los condicionantes en un reglamento municipal inexistente.

La experiencia del pasado, con ZeC amparando referendums por la independencia catalana o dando cobijo a exterroristas del GRAPO en edificios municipales, debería haber sido suficiente para activarlo. Sin embargo, lo sucedido en Zaragoza es la anécdota.

El deterioro del debate público es tan pueril que hasta los insultos fascista, machista, feminazi o progre se han convertido en argumentos que inhabilitan al que discrepa.

Cada vez en España se defiende más la censura de lo incorrecto para avanzar a una mentalidad única que rechazará la discrepancia a lo establecido.

 
 
2 Comentarios
02

Por Don Pantuflo 18:02 - 29.01.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Eso de la equidistancia es una hermosa virtud que tenemos todas las personas decentes y de orden. Si alguien se emperra en sacar a desfilar a un antiguo terrorista español miembro del maquis francés siempre habrá un español de pro que ponga a su lado a un valiente español veterano militar de la 250 división del glorioso ejercito alemán. Si de nosotros dependiera ahora que algunos celebran el 75 aniversario de la ocupación por los malvados soldados del Ejercito Rojo de la URSS de un campo de detención de delincuentes custodiados por funcionarios de la policía alemana en territorio polaco, rendiriamos también un merecido homenaje a algún jubilado funcionario de prisiones alemán destinado en dicho centro penitenciario, alabando su abnegado trabajo tan necesario para mantener la seguridad ciudadana y la tranquilidad de todos los ciudadanos decentes. Esto es lo correcto, lo otro solo es fruto de la dictadura progre que nos oprime desde el gobierno. Bravo por el periodista. Viva el Rey!

01

Por José Z. 13:19 - 29.01.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Las feminazis no existen, es un mantra muy machista llamar así a las feministas; la extrema derecha de Vox, casi fascista y muy franquista, sí. Eso de la equidistancia es un vicio muy feo que tenéis todos los machistas viejunos: "yo no soy machista ni feminista"; o "yo no soy de derechas ni de izquierdas ". Ya sé cómo dices.

Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla