+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Al margen

Mañana será marzo

 

Marian Rebolledo Marian Rebolledo
15/05/2019

Ustedes se las prometen muy felices con este sol primaveral del que ahora mismo disfrutan, pero mañana, sin ir más lejos, las temperaturas comenzarán a desplomarse hasta caer a niveles de marzo. Así es la realidad estos días: hoy estamos en mayo, mañana estaremos dos meses atrás. Esto no pasa solo con las temperaturas, pasa en el día a día: hoy estamos en el siglo XXI, convencidos, por ejemplo, de que tenemos unos derechos, y mañana podemos retroceder al siglo XIX, sin más transición. La realidad líquida es esto: no saber si lo que tienes hoy, disfrutas hoy, será tuyo mañana. Hay quien se adapta estupendamente a no tener un suelo sólido bajo los pies: son, en buena parte, esas personas que trabajan cada día, desde la intoxicación, desde la mentira, para movernos el suelo a los que somos de digestión más lenta. Que somos, además, los que pendemos colgados de un hilo sin saber si las certezas de hoy seguirán teniendo sentido mañana. Por eso, no saber si hay que ponerse zapatos de invierno o sandalias es el menor de nuestros problemas: nuestro armario, hoy, tiene que ser un batiburrillo de mangas cortas y largas, de colores tristes y llamativos, de tejidos amorosos y lino ligero. Lo mismo, por otra parte, que nuestro cerebro, que es también un batiburrillo de ideas. Es lo malo de las campañas electorales tan seguidas, que nos confunden las promesas. Qué envidia les tengo a quienes creen saber qué tiempo hará mañana, esos que piensan que la temperatura de su vida no se puede desplomar diez grados y dejarlos tiritando. Porque yo estoy hecha un lío. H *Periodista

   
1 Comentario
01

Por José Z. 14:46 - 15.05.2019

¡Exagerada!