+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Sala de máquinas

Con Marco Valerio Marcial en Calatayud

 

Juan Bolea Juan Bolea
10/06/2019

La Feria del Libro de Calatayud, que va por su octava edición, me concede el honor de nombrarme su pregonero y lo acepto con mucho gusto tanto por mi relación con los libreros de la ciudad como por la magia que la vieja Bilbilis tiene para mí, con sus misteriosos paisajes, tan sugestivamente fotografiados por Pepe Verón, y su riquísima y variada historia.

Precisamente de un autor histórico, hispano y romano, Marco Valerio Marcial, hablé en mi pregón. Nacido en Bilbilis en el siglo uno de nuestra era, fue contemporáneo de Nerón y de Séneca, con quien Marcial paseaba y filosofaba por el Foro.

Como es sabido y reconocido, Miguel de Cervantes pudo presumir, al publicar El Quijote, de ser el primer escritor que narraba de aquella manera, que novelaba. Pero, leyendo con atención los epigramas de Marcial, esas breves y prodigiosas piezas de tan diversos temas contenidas en su Libro de Espectáculos, me asalta la duda razonable de si el bilbilitano no se habría anticipado en milenio y medio al creador de Quijano.

Porque entre los recursos literarios de Marcial destacan y brillan resortes propios del novelista: la observación y traslación a pluma y papel (en este caso a cálamo y arcilla) de los «tipos» cotidianos, personas reales, de la Roma de entonces, patricios, libertos, esclavos, cristianos a quienes Marcial retrataba literariamente, sin ocultarnos sus vicios o defectos. Con una libertad absoluta (mayor, diría, que la existente hoy en día), sin prejuicio alguno, y con un sentido del humor tan agudo y extraodinario como sólo del que un aragonés universal, como Marcial, podría presumir. Porque, aún siendo el nacimiento del Reino de Aragón muy posterior, ya en Marcial se detectan fácilmente las características de lo aragonés, como en sus epigramas, insisto, se perfilan características de la futura novela.

Lean, si no, las piezas literarias de este genio universal que escribía en latín, y que, sufriendo y gozando en Roma, echaba de menos, con poética nostalgia, las laderas del monte Cayo (Moncayo) o la suave corriente y el lago de las ninfas del río Alhama. Sus recuerdos de «la alta Bilbilis, famosa por sus caballos, y del poco profundo Saón (Jalón)», nunca le abandonaron.

 
 
1 Comentario
01

Por Raimon 16:40 - 10.06.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Hola Juan, al igual que los feriantes de atracciones, los churreros, vas de feria en feria, bien es cierto que tu interes es cultural, la literatura que en cierta medida como los churros alimentan el organismo,ella, alimenta el espiritu que tambien necesita una eficaz alimentación, proporcionando distracción e ilusión en los lectores, salud escritor

Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla