+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

El artículo del día

Matar de éxito

Albert Rivera ha despilfarrado su patrimonio y ha sembrado España de una cohorte de huérfanos políticos

 

Matar de éxito -

Javier Martín Javier Martín
16/10/2019

Se puede morir de éxito y se puede morir matando. El dudoso virtuosismo de hacer ambas cosas al mismo tiempo se llama, en política y en España, Albert Rivera. Pocas veces un político ha dilapidado en tan poco tiempo y de forma tan incomprensible un capital político tan grande como el que llegó a tener Ciudadanos en varios momentos de los últimos cinco años.

Pero no voy a hablar de patrimonio despilfarrado ni de oportunidad perdida, sino de una ambición desmedida que muy probablemente tendrá como consecuencia varios millones de ilusiones defraudadas. Parece lo mismo, pero no lo es por la misma razón por la que no es igual diseñar la estrategia de una batalla que pelear en ella, y por la misma razón por la que llegar a ser presidente del Gobierno no se predica de tener prisa por pisar la Moncloa.

Las encuestas indican machaconamente que Ciudadanos puede perder más de la mitad de los escaños que obtuvo hace solo seis meses. Los politólogos señalan que el partido de Rivera pierde votos en favor de casi todos los demás partidos, sin recibir savia nueva de ninguna parte. La causa de todo ello, que de forma perversa se convierte en consecuencia de lo mismo, es que Ciudadanos, en los últimos cinco años, ha ido dejando en su camino un reguero interminable de huérfanos políticos.

Rivera ha consumado de la peor manera el que podría ser su último error: el de negarse a pactar con Sánchez la que podría haber sido la legislatura más fecunda y estable de las últimas décadas, libre por una vez de las hipotecas nacionalistas. Prefirió apostar por la más alta aspiración de aprovechar la debilidad del PP para robarle desde el centro el espacio de la derecha.

La cohorte de huérfanos políticos con que Ciudadanos ha sembrado la España de principios del siglo XXI es de diverso jaez. Hay militantes, hay simpatizantes y hay simples votantes. También hay alcaldes, concejales, diputados provinciales y autonómicos, congresistas, senadores y eurodiputados. Y finalmente hay, sobre todo, miles de ilusionados y despreciados aspirantes a cualquier cosa. Sé que me dejaré a muchos en el tintero, pero no importa, intentaré enumerarlos.

Están los que se creyeron aquello de ni rojos ni azules y recibieron una camisa color mahón junto al globito naranja. Están los que fueron persuadidos para dar un paso adelante y les cortaron el pie. Están los que confiaron en la democracia interna y les llamaron a votar en unas primarias amañadas. Están los que pensaron que era el momento de la meritocracia y les dijeron que se fueran a casa. Están los que pensaron que el poder era de los guapos y los mandaron a casa por feos. Están los que compraron una participación en el negocio y no les devolverán el dinero cuando llegue la quiebra. Están los que vieron crecer la hierba antes que nadie y volvieron a pastar como todos. Están los que pensaron que podían hablar con libertad y les taparon la boca con un expediente disciplinario. Están las que votaron al yerno perfecto y les ha salido rana. Están los que votaron a la novia de España y les ha salido pollo. Están los de centro de toda la vida y les han hecho salir por la tangente. Están los catalanes y españoles y europeos, que se han quedado más huérfanos que nadie. Están los de Suárez, que pasaron de la nostalgia a la melancolía. Están los que buscaban trabajo y volverán a la cola del paro. Están los que preguntaban por la tercera vía y se encontraron militando en un partido de cuarta. Están los liberales de corazón, que ya no saben ni quiénes son. Están los que algo sacaron, pero ya no volverán a ser los que tan brevemente fueron. Están los que huían del azul corrupción, al que ahora volverán con las orejas gachas. Están los que buscaban oír la vox y solo escucharon interferencias. Están los que erraron al pensar que el naranja era el rojo desteñido que buscaban…

Podría seguir, pero como ocurre en el centro político, ya no hay espacio. Lo dejo aquí porque todos los huérfanos políticos que Cs ha ido dejando en su corto camino tienen algo en común que les iguala: a todos les ha matado la ilusión un líder que entre todas sus opciones eligió la de morir de éxito no consumado.

*Escritor

   
5 Comentarios
05

Por José Z. 20:24 - 16.10.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Me he dejado una frase: "Lo que da la impresión es que a los independentistas tampoco les hace mucha gracia, la prueba es que, (los mossos) aparentemente, no han tenido mucho problema en repartir candela, aunque ya se sabe, la cabra siempre tira al monte." Ahora sí.

04

Por José Z. 20:21 - 16.10.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Creo que te equivocas albertovich, la realidad es que la batalla de está planteando entre una parte de Cataluña, la mitad más o menos, contra la otra mitad; lo que pasa es que sólo una mitad está haciendo ruido. Y si ya nos circunscribimos a los que están montando el pollo, son los mismos que lo montan a la menor oportunidad que tienen, ahora la excusa es la sentencia pero podría ser cualquier otra cosa. Lo que da la impresión es que a los independentistas tampoco les hace mucha gracia, la prueba es que, aparentemente, no han tenido mucho problema en repartir candela, aunque ya se sabe, la cabra siempre tira al monte. Lo que está por ver, tengo serias dudas, es saber quién dirige a estos grupos, si los indepes o alguna cloaca innombrable, si no se llega a saber, la sombra de la duda será muy alargada.

03

Por albertovich 13:45 - 16.10.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Pero, hombre, si esto se vio desde el primer momento. ¿ Un centro socio-liberal en España ?, por favor, venga, circule que eso ya estaba cogido. ¿ Un partido de valores liberales en España?, por favor, venga circule, que no sabe en qué país y qué régimen vive. Al fin y a la postre, todo su objetivo no fue otro que parar a Podemos, otra cosa es que los llenaron las filas de ciudadanos se creyeran otra cosa. Incluso ahora muriendo de ese éxito que acompaña alguna vez a idiotas como Rivera y la montapollos, Rivera aboga por un bloqueo del Régimen del 78 con PP y Psoe. Mientras en CAT, la cosa esta del proceso, es ya un pulso de la población contra el Régimen. Cosa que pocos cuentan, y aquí, a su lado, uno de barbicas, todavía no se sabe ni en que mundo vive. Qué bien se vive en la inopia, que es el centro de este Régimen, la puñetera ignorancia de este régimen atado y bien atado.

02

Por El Bosco 13:09 - 16.10.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Un verdadero homenaje a tanto defraudado por la clase política. Bravo.

01

Por Don Minervo 10:07 - 16.10.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Rivera al igual que Iglesias han sido devorados por su propio éxito por su propio yo, yo soy único e incuetionable. Los de la nueva política lo único que han demostrado es tener los mismos vicios que los de la vieja política, henchidos de vanidad, soberbia, prepotencia y autoritarismo. Ellos han cavado su propia tumba. La única diferencia entre uno y otro es que Iglesias se mantenido en la misma línea ideológica de siempre y Rivera ha ido dando bandazos oportunistas, populistas e incompresibles, un veleta y un trepa de libro enamorado de si mismo.

Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla