+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Firma invitada

¡Mentiras!

 

CARLES SANS
16/05/2019

Por lo que parece, la reputación de la mentira ya no es tan mala. Veamos: lo más lógico para analizar las cosas de manera detallada es recurrir al origen de las mismas y analizarlas de forma simple, de modo que se haga más comprensible la evolución o la degradación en el tiempo del asunto que se trata. En principio, nuestra sociedad y nuestra educación estaban basadas en la idea de que mentir es inmoral. Nos enseñaron desde muy jóvenes que no se debía mentir. Pero con los años uno se da cuenta de que este precepto moral es relativo, sobre todo tras encasillar las mentiras en muchas categorías para así justificarlas. Y en la política se miente mucho. Todo el mundo lo dice y todos lo sabemos, y, sin embargo, no solamente les votamos defendiendo las mentiras que nos cuentan, sino que deseamos confiarles el gobierno y la administración de los bienes públicos a quienes sabemos que mienten sin parar. Mientras se habla de transparencia se sigue mintiendo al electorado haciendo acusaciones falsas del oponente u ocultando y tergiversando argumentos en beneficio propio y no en el del país. Lo peor de todo esto es que nos ha llevado al descrédito general de la política. Hemos perdido una de las cualidades que están más a la baja en el ser humano y que para mí es una de las más preciadas: la buena fe. Se acabó. Quien quiera tenerla se arriesga a que se la arrebaten cualquier día y en cualquier momento. ¡Ah! Permítanme una mentira final. Dicen que solo en las relaciones de pareja se confía en la sinceridad. Según parece, en este ámbito no hay mentira piadosa que se perdone. *Actor y humorista