+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

MENUDA FIESTA

 

PEPE RoyoPEPE Royo 15/10/2004

Mire usted, las cosas como son, lo de la Fiesta Nacional o nazi--onal, según como se mire (si se mira desde la División Leclerc o desde la División Azul), ha mejorado mucho este año. Fuera muermos. Hasta la cabra de la Legión, liberada de los rigores de Trillo, estaba sandunguera y se les iba de picos pardos en pleno desfile. Entre las formas políticas de Bono, propias del barroco flamígero, y el acreditado Talante ZP, el programa lúdico-festivo resultó de lo más ameno. Soldaditos y soldaditas, tanques, cañones, aviones y mucha bandera, que resulta vistoso y agrada al personal. Hombre, a lo mejor habría que dar vidilla a otros estamentos patrios, no sólo a los militares. A lo mejor el año que viene ponemos a desfilar a una brigadilla de jueces con sus togas y sus puñetas, que quedarían estupendamente en pantalla.

El embajador americano se sumó al festejo y brilló por su ausencia. Pero, para compensar, vino Maragall, que algunas veces habla tan raro que podría pasar por un granjero de Ohio. Después del ceño de Aznar, las cuchufletas de Zapatero. Lo que no estaba en el programa era lo de Acebes, Espe y Gallardón, pero se ve que los del PP también están por la labor de agradar, y montaron su espectáculo. Delante de los Reyes y todo. Que si calladito estás más guapo, que si tú te has cargado a Pío (que, por cierto, no dice ni pío). Nuevas formas de hacer política, también en la derecha, frente al estilo Rottenmeier de los últimos ocho años.

Sólo faltó Bunbury.

*Periodista

 
 
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla