+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

El Independiente

Mirada desde otro planeta

 

Por suerte, Alí, el miliciano afar, se hizo cargo de mí. Me seguía a todas partes y actuaba simultáneamente como guardaespaldas y porteador. Cargó con mi cantimplora y mi mochila conforme el sol subía, hostil e inmisericorde, y yo caminaba cada vez con menos ritmo sobre aquella quebrada senda de Caín. Las tribus habían llevado lejos su ganado, flaquísimas vacas de enormes cuernos y diminutas cabras, pero cuatro hombres armados se habían quedado para darnos escolta, Marchaban desplegados. El metal de sus viejos kalashnikovs, acariciado por tres generaciones de guerreros, brillaba como plata bruñida. Avanzaban con zancadas firmes, indiferentes a nuestra obvia debilidad de blancos bien alimentados, dispuestos ellos a seguir andando durante años o siglos por el valle del Rift, la depresión del Danakil, al otro lado de la peligrosa frontera eritrea: escenario mercurial donde no existen el tiempo ni la historia ni nada que no sea eterno, alucinante y letal.

Pues bien, durante varios días, recorriendo tales parajes, aquello me pareció más físico, más consistente que el mundo dejado atrás. Los presupuestos del Ayuntamiento de Zaragoza, sujetos al consabido juego de intereses, rencillas y oportunismos, me daban la risa. Los 800.000 euros que PSOE y PP se han empeñado en regalarles a los propietarios del Real Zaragoza no pasaban de ser una broma grotesca, ¡jo, jo, jo! Si el testimonio de Rato en sede parlamentaria se hubiera materializado ante mis ojos en forma de espejismo u holograma, apenas me habría encogido de hombros. Un profeta anunciando la dimisión de Mas no me hubiese llamado la atención. Cuando descendía de la caldera del volcan Ertale, supuse que transitaba por otro planeta, un mundo elemental y atroz donde sobrevivir era el único éxito posible... Y las cuitas de las Españas, de Cataluña, de Aragón, de Zaragoza y de su fracasado equipo de fútbol quedaban tan lejos, se veían tan diminutas, que me parecían bobadas propias de otra dimensión. Ayer seguían pareciéndomelo. Pero ya estoy aquí. ¡Ay!

   
3 Comentarios
03

Por KD One 13:58 - 11.01.2018

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Sospecho que el viaje es real, aunque al autodenominado Independiente le gusta adornar sus "aventuras", como cuando aquello de las primeras nieves que caían en el pirineo en un mes de noviembre, o aquella vez que, temerario, se mezcló en El Cairo con barbudos recién salidos de la oración en la mezquita (luego reparamos en que es más peligroso pasear por Las Ramblas barcelonesas o los mercados navideños berlineses, pero ese es otro cantar). Y si sus viajes dan lugar a una novelica, que no cuente conmigo como lector, pues su estilo romántico, o, mejor, sentimental, no resulta de mi agrado. Lo prefiero, aunque ya no es el que era, irónico y socarrón comentando la actualidad local y nacional. Por más que le pese.

02

Por JC1 11:35 - 11.01.2018

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Wellcome to hell

01

Por Raimon 10:48 - 11.01.2018

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Hola Pepe Lui, ese viaje que relatas en tu articulo de hoy, es de verdad, o, lo has soñado, a mi me parece demasie de romantico, ahorita que si su realización va a dar pie a una novelica, se pue dar por bien empleado material pareces tener, a ver si fructifica la idea de esta faceta tuya de aventuras por ahi fuera, que aqui en Zaragoza, todo es rutina en la politica, y en sus intentos de empobrecer a los ciudadanos con impuestos duplicados, ya que tambien tenemos Administracción quintuplicada,que cualquier pretexto es bueno para vaciar lo poco que nos queda en el monedero, salud aventurero.