+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

El artículo del día

Otro 23-F

¿Cuáles son los motivos por los que muchos han dado crédito ahora a las tesis de los golpistas?

 

Otro 23-F - GREGOR

Antonio Piazuelo Antonio Piazuelo
20/02/2020

Casi cuatro décadas tardamos los españoles en quitarnos de encima el fascismo que se nos impuso después de una terrible guerra civil, y casi otras cuatro hemos tardado en llevar hasta las proximidades del poder (de momento, solo hasta las proximidades, menos mal) a los nietos y biznietos de aquellos que avanzaban, cara al sol, por no sé qué rutas imperiales.

Y casi cuatro décadas (tres décadas y nueve años) se cumplirán un día de estos desde la penúltima vez que irrumpió una banda de golpistas en el Parlamento español, la sede de la soberanía del pueblo. La última vez, como todos sabemos, fue el año pasado, después de las elecciones de abril y, por desgracia, crecieron en número después de noviembre. La diferencia entre una y otra irrupción no es cuestión menor: aquellos necesitaron vestir uniformes y tricornios, además de portar armas de fuego y hacer uso de ellas, para abrirse paso hasta el hemiciclo, mientras que estos llegaron con su ropa de buenas marcas y su flamante acta de diputado en la mano.

Casi dan ganas de tirar de ironía (o, más bien, de sarcasmo) para decir que, dentro de lo malo, incluso fue preferible lo que pasó entonces, porque al final se impuso la legalidad y aquellos iluminados pasaron del Congreso a la cárcel. Estos, por el contrario, han llegado hasta ahí de forma irreprochablemente democrática, con el respaldo de unos millones de votos.

Son buenas fechas estas, aledañas al 23 de febrero, para reflexionar sobre lo que va de entonces a hoy. Por aquellos días, con la democracia y la Constitución recién estrenadas, en el Parlamento se sentaban diputados de derechas y de izquierdas, incluso muy de derechas y muy de izquierdas (yo estaba allí y traté con ellos), pero prácticamente todos querían la democracia y estaban dispuestos a trabajar juntos para pasar la negra página de la dictadura franquista. Digo que éramos prácticamente todos porque estaba por allí un tal Blas Piñar, fascista confeso. Pero era en realidad un ave exótica, un toque de color (azul, por supuesto) en medio de un Congreso que se puso en contra de los golpistas de forma unánime, en sintonía con el resto de los españoles que, unos pocos días después del 23-F, salieron en masa a la calle (votantes de derecha de izquierda y de centro) para decir alto y claro que no había ninguna posibilidad de volver atrás la Historia de España. Y para respaldar, con su presencia en las manifestaciones, a sus representantes legítimos, a los hombres y las mujeres que ellos habían votado.

El 23-F se gestó extramuros del Parlamento, en cuarteles y en covachas civiles donde habitaban nostálgicos de aquel tiempo tan reciente, cuando podían imponer sus privilegios por la fuerza. España tenía graves problemas (heredados de la dictadura casi todos) económicos, sociales, de paro, territoriales, y un terrorismo feroz ¡que ya no existe! Aquellos nostálgicos los azuzaron furiosamente y culparon de ellos a la democracia, creyendo que muchos españoles se sumarían al golpe. Pero se equivocaron. La abrumadora mayoría de españoles no sólo desoyó esas mentiras, sino que dijo inequívocamente que los mentirosos debían ser castigados. Y lo ratificó aún con más fuerza en 1982, con la aplastante mayoría absoluta de Felipe González.

¿Qué ha pasado desde entonces para que millones de españoles hayan dado crédito esta vez a las mismas o parecidas mentiras, y con el mismo objetivo: hacer retroceder el tiempo hasta imponer sus valores reaccionarios y agresivos y garantizar que podrán volver a ejercer su rapiña por las bravas como hicieron sus abuelos?

El país vuelve a tener problemas. Y, con la excepción del terrorismo, de la misma índole. Pero solo un idiota o un sectario puede decir que la situación es peor que aquella. ¿Cuál es, pues, el motivo por el que los votantes han sentado en el Congreso hasta a 52 fascistas y los han convertido en la tercera fuerza parlamentaria?

No puede ser solo la deriva extremista de la derecha democrática. PP y Ciudadanos, alarmados por las encuestas, entraron en puja con Vox y compraron sus argumentos sobre inmigración, machismo o política territorial, al tiempo que su ansia de poder en autonomías y ayuntamientos les llevó a blanquear el fascismo, con pactos de los que se arrepentirán sin tardar mucho. Una deriva que les impide llegar a ningún acuerdo con la izquierda, algo que siempre fue posible y doy fe de ello por mi experiencia en la gestión política.

Ni tampoco solamente el desconcierto de la socialdemocracia en este siglo XXI, que ha provocado una sensación de desamparo en las clases medias y en las capas más desfavorecidas de las sociedades europeas (votantes de derecha de izquierda y de centro), en cuyas aguas pescan los movimientos de la ultraderecha. España no ha sido una excepción.

Hay razones que se me escapan. En Fascismo posmoderno y nacionalismo de Pau Guix, hay claves que comparto. Otra lección histórica que hay que tener en cuenta: cuidado con llevar al poder a la derecha autoritaria, o fascista, porque luego no se dejan desalojar democráticamente Esto sí es importante.  *Diputado constituyente del PSOE por Zaragoza

 
 
4 Comentarios
04

Por opinante 17:25 - 20.02.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Aquel 23 F trajo consigo la posibilidad de que el socialismo ganara por mayoría absoluta, algo impensable en aquellos tiempos difíciles. El actual Parlamento español, con más de 50 antidemócratas) ha hecho posible la formación de un gobierno antifascista, con entrada de ministros que causan sarpullido a los ultras. No hay mal que por bien no venga. Algunos tendrán que ponerse la vacuna antirrábica.

03

Por vecino 9:48 - 20.02.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Pues que les corten la financiación pública a los de la Iglesia católica que apoyaron a Franco y a los golpistas. En Córdoba el obispo vive en un paraiso fiscal no paga impuestos por el negocio de pisos, locales y cocheras que tiene alquilados.

02

Por Don Minervo 9:42 - 20.02.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Y cuantos millones de muertos han causado los diversos fascismos al menos por cuatro continentes, no creo que anden muy a la zaga del feroz comunismo, incluso igual lo supera. Cuantos millones de muertos ha causado y sigue causando el feroz capitalismo sin necesidad de montar ninguna guerra, que también. Tejero, cumplió los mismos años que Roldán, este por robar y aquel por dar un golpe de estado a mano armada y con terribles consecuencias si hubiese triunfado. Milans del Boch salió a los ocho años y Armada fue indultado a los cinco años, con la particularidad que los golpistas cuando estuvieron en prisión vivían a cuerpo de rey, hasta organizaban mariscadas e invitaban a sus amigotes. Tejero en la actualidad es militante de Vox, Roldán no lo es del Psoe.

01

Por campero 8:44 - 20.02.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

y que haya más de 35 comunistas, no te olvides, portadores de la ideología más letal de la Historia, más de 130 millones de muertos, silenciados, olvidados, ...

Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla