+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Tres en uno

La pandemia solo ha sido una transición para Illa

 

El ya exministro de Sanidad, Salvador Illa. - EUROPA PRESS

Álvaro Sierra Álvaro Sierra
26/01/2021

El ya exministro Salvador Illa se despidió ayer en el Consejo de Ministros de su actual fatiga ministerial para volver a su puesto natural. Porque Illa nunca ha dejado de ser un político paracaidista que tan sólo pasaba por ahí. Y por puro interés partidista deja el ministerio, en la primera opción de huida, para cohesionar al catalanismo en torno al PSC en la futura contienda electoral.

Para Illa la pandemia siempre fue una transición (inoportuna) en su camino político. Ni quiso gestionar tal ministerio por ser una imposición desde dentro del PSOE con el PSC (y para tender puentes con ERC), ni se sintió capaz de lidiar con una pandemia. Nunca estuvo capacitado para ello.

El Ministerio de Sanidad siempre fue el comodín de la larga lista de ministrables. Un cargo que vistiera pero que tampoco gestionara debido a la transferencia autonómica tan rígida a las comunidades.

Quizá su tono sosegado de moderación ahuyentó los cismas de polarización política al inicio de la pandemia, y alimentados por la oposición en su intento de usar electoralmente tal crisis sanitaria. Pero apenas duró un suspiro su disfraz de gestor sensato.

El tiempo ha ido contradiciendo las decisiones de Illa, junto con su escudero Simón, para frenar al virus. No hay vez que hayan acertado. O que hayan explicado con sinceridad (sin propaganda) la gravedad de la situación.

Entre medias verdades se ha ido orillando cada oleada para terminar celebrándolo como un éxito exclusivo del Gobierno, nunca colectivo. Pero no era más que la maquina propagandística habitual de La Moncloa. Porque el virus nos ha ido atropellando cada vez en función de las circunstancias epidemiológicas.

Tras el sainete gubernamental para gestionar la pandemia en la transición de Salvador Illa para volver a dedicarse exclusivamente a la política hay una guinda que adorna el pastel del paso de Illa por Sanidad. Y remarca el cinismo de su paso ministerial.

Su renuncia a la cartera de Sanidad solo por ser cabeza de lista del PSC denota que nunca le importó lo que la pandemia ha sido para millones de españoles. No deja su cargo por ser incapaz en la gestión o por un ejercicio de autocrítica. Salvador Illa es el único premiado en plena pandemia.

La insolvencia, la negligencia y la opacidad serán su marca en la gestión de la pandemia. Le toca lidiar con Cataluña: el lugar donde la gestión, la razón o la empatía murieron hace años. Quizá ahí encuentre su hábitat natural.

 
 
17 Comentarios
17

Por José S. 1 17:43 - 28.01.2021

A 16 aryastarck 11:26 - 28.01.202. Muchas gracias por su aportación y leernos que ya le agradecí aquí https://www.elperiodicodearagon.com/noticias/opinion/incomodidad-calle-comodidad-cortes_1442640.html Naturalmente, cada cual se expresa como estima oportuno a la hora de opinar en la sección de OPINIÓN de «El Periódico de Aragón» y es libre de concurrir con otros opinadores lo mismo que disentir de ellos. Lo mejor de todo, desde mi punto de vista, es saber lo que otros piensan exactamente. Nunca me emberrincho cuando otras personas discrepan de mí o critican la presentación de mis comentarios ya que esto es de esperar en democracia, en la vida. Repito, muchas gracias por participar. Un cordial saludo. José S. P. S. Ya perdonará que no haga mis propias observaciones sobre su colaboración pues pienso que ayer ya dije lo que me pareció oportuno.

16

Por aryastarck 11:26 - 28.01.2021

Habitualmente el comentarista JOSE S.1. suelta unos ladrillazos, normalmente en varios tochos, difícilmente digeribles por lo que pasa desapercibido su acostumbrado blanqueo gubernamental, pero hoy, y en la despedida del inepto Illa, no he podido dejar de corregir sus, para mí, erróneas precisiones al articulista. En el tocho 1 alude a que la inoperancia de Illa proviene de formar parte de un gobierno de coalición. Portugal. Alemania y otros han gestionado mucho mejor con gobiernos de coalición. Evidentemente, lo de España era previsible echando una mirada a los ministros coaligados. En su tocho 2, y en su aspecto más técnico de la gestión, recordemos las mentiras y errores de Illa y Simón cuando desoyeron los avisos de la OMS en enero 2020, su pésima gestión de compra de material sanitario, mascarillas no necesarias o mascarillas si necesarias, inexistente comité de expertos y un confinamiento muy severo, el mayor del mundo occidental, precursor del desastre económico que padecemos. Proclamaron la derrota del virus un par semanas antes de aparecer la segunda oleada. Arbitrariedad en el trato a las Comunidades Autónomas durante la cogobernanza, confinando a unas con unos criterios opacos y parciales, mientras miraban a otro lado con otras. Pésimo protocolo de vacunación y coordinación del mismo. Retraso sin motivo en la aprobación de test antígenos. Y respecto a las políticas sociales, no hay peor política social que el paro y la ruina de la gente. Por último, en su tocho 3, no sé a santo de qué, introduce la kitchen hablando de Illa. Lo único que ha quedado meridianamente claro que este pésimo ministro ha huido como un conejo sin reportar al Parlamento cuentas de su fracasada gestión.

15

Por José S. 1 21:01 - 27.01.2021

El SARS-CoV-2 no va y viene como las olas del mar, simplemente, está. En invierno, por ejemplo, los virus son más agresivos --el influenzavirus A y B siempre han hecho más estragos en época invernal-- debido a que la baja humedad hace aumentar la evaporación de las microgotas virales respiratorias convirtiéndolas en partículas más pequeñas aún que densamente acumuladas flotan más tiempo en el aire que respiramos, aumentando el riesgo de transmisión en esta parte del año. Así que el virus *no* «…nos ha ido atropellando cada vez en función de las circunstancias epidemiológicas» sino que las personas afectadas de SARS-CoV-2, supuestamente, igual podrían haberlo estado de gripe, una edad avanzada, tabaquismo o, incluso, una predisposición genética unida a una obesidad mórbida por un decir --véase en los EE. UU. y las personas de raza negra, por ejemplo. A propósito, del aspecto político de su trabajo pienso que 5 Don Minervo 10:03 - 27.01.2021 hace un interesante apunte, da que pensar: «Levamos meses con Kitchen y Alvarito no ha escrito ni una sola palabra del tema ni del fabuloso sobrecoste del hospital de Ayuso… [sic]». Un saludo.

14

Por José S. 1 20:59 - 27.01.2021

Por eso, cuando dice «No hay vez que hayan acertado» usted mismo yerra pues nunca la política del Gobierno central se propuso frenar el SARS-CoV-2 sino dificultarle su propagación, temporalmente, y darle un respiro a los servicios sanitarios. La cuestión entonces es valorar en qué grado ha tenido éxito la política del Gobierno español donde más o menos personas habrían o no fallecido a resultas de contraer el SARS-CoV-2 directamente como consecuencia de aspectos específicos de la susodicha política de contención viral con su reflejo práctico en las restricciones sociales. Dada la naturaleza del virus entonces a los señores Simón e Illa no les es aplicable el sentido de la frase que produce el columnista «No hay vez que hayan acertado». Le ceguera ideológica, señor Sierra, le impide proponer la sentencia más acorde: «La política de restricciones prueba inefectiva en el manejo del virus mientras no se permite una mayor normalidad social y económica». Que no lo vea así indica que la oposición política de haber estado en el Gobierno hubiera sido peor para los pobres. No solo hubiera restringido el movimiento de los ciudadanos igual o más sino que la política de servicios sociales y sanitaria habría sido menos solidaria, en mi modesta opinión. Para mí, el otro párrafo de interés es este: «Entre medias verdades se ha ido orillando cada oleada para terminar celebrándolo como un éxito exclusivo del Gobierno, nunca colectivo. Pero no era más que la máquina propagandística habitual de La Moncloa. Porque el virus nos ha ido atropellando cada vez en función de las circunstancias epidemiológicas». ¿Eh? ¿a qué “medias verdades” se refiere?; ¿“cada oleada”? ¡qué fijación con las oleadas! y no es usted solo, por cierto. ¿Por qué número de ola vamos ahora? Siento una enorme curiosidad por saber de dónde vienen las olas estas.

13

Por José S. 1 20:58 - 27.01.2021

Aunque no le exonere totalmente de la responsabilidad que iba con su puesto de ministro, la colaboración de 7 albertovich 11:05 - 27.01.2021«El señor Illa ha sido ministro de Sanidad en la peor situación, en un gobierno en minoría» es muy oportuna. El transcurso del tiempo y los historiadores aclararán que hubiera hecho diferente Salvador Illa de no haber formado parte de un Gobierno de coalición. Este tipo de gobiernos se caracteriza por unos integrantes que quieren hacer y los otros que no quieren que hagan tanto, no que no hagan. Por ejemplo, en el primer Gobierno que encabezó el conservador David Cameron en coalición con los liberal demócratas liderados por Nick Clegg, estos últimos actuaron de «freno» de los conservadores británicos que hubiesen sido mucho más inmisericordes con su entonces política de austeridad económica. Por eso, antes de censurar al señor Illa, en efecto, habría que conocer exactamente a qué compromisos arribaron los socios del Ejecutivo central que afectaron la política para con la pandemia. Es algo que podría haber considerado el señor Sierra cuando pergeñaba este artículo. Además, en este contexto, el del manejo de SARS-CoV-2 en concreto, lo siento señor Sierra pero he de insistir en lo apuntado otras veces. A ver, dice usted: «El tiempo ha ido contradiciendo las decisiones de Illa, junto con su escudero Simón, para frenar al virus. No hay vez que hayan acertado. O que hayan explicado con sinceridad (sin propaganda) la gravedad de la situación». Esta valoración es, repito, estrictamente errónea. El articulista desconoce o no le interesa saber que los virus no se pueden frenar. Ora desaparecen cuando las personas se autoinmunizan con el paso del tiempo, ora se contienen brevemente mientras se valora la próxima actuación de protección para las personas. De frenar, o sea, parar a un virus, cero.

12

Por elcensuradoporelperlodico 18:59 - 27.01.2021

La insulsez, la vacuidad y la manifiesta ineptitud para ejercer el oficio de periodista, solo se entiende en algún profesional si hay un enchufe o favoritismo por medio. No hay otra explicación posible.

11

Por Don Minervo 17:20 - 27.01.2021

A mi me gustaría saber quien ha colocado al señor Alvarito aquí en el EPA y en la TV aragonesa, en el Heraldo no les hacia falta, tienen la posición cubierta, no creo que por su curriculum o sus excelencias profesionales lo haya sido contratado, solo queda que lo hayan enchufado como primera línea mediática, para envenenar al personal un día si y otro también. Será el PP , será el opus o serán ambos ?.

10

Por Don Pantuflo 16:04 - 27.01.2021

Lo unico bueno que tiene este virus es que queda claro quienes son las personas decentes de orden y principales de este pais y quien es el populacho, los generales, alcaldes, obispos y fiscales ya se han vacunado y la chusma todavia no. Viva el rey

09

Por Don Pantuflo 15:04 - 27.01.2021

Todos los socialistas son muy malos, pero este todavia mas, nos trajo el virus desde China y ahora se marcha a Cataluña en lugar de bombardearla desde Madrid

08

Por Miguel M1 15:01 - 27.01.2021

Los aciertos de Illa con la mascar-illa, con la jering-illa, jajajaaa, menos mal que se ha marchado para Cataluña allí no se notará lo panzorras que es en medio de tanto panzorras.