+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

El artículo del día

El peligro de judicializar la política

Algunos partidos políticos transfieren a los jueces problemas que deberían resolverse con diálogo

 

El peligro de judicializar la política -

Cándido Marquesán Cándido Marquesán
17/10/2020

Nuestra democracia está aquejada de muchos males. Uno de los más graves es la judicialización de la política. Wendy Brown en el artículo Ahora todos somos demócratas, habla de desdemocratización en la política actual, y una de las causas es que cada vez más se judicializan asuntos políticos, y que además los jueces emiten sentencias en un lenguaje complejo e incomprensible para la mayoría de los ciudadanos. Si fuera más asequible para le gente común, perderían parte de su prestigio. A su vez, los tribunales han pasado de decir qué es lo que está prohibido a decir lo que ha de hacerse; han pasado de ejercer una función limitativa a otra legislativa, usurpando tareas propias de la política democrática. Si vivir sometidos a la primacía del derecho es un pilar importante de la mayor parte de las formas de democracia, el gobierno de los tribunales equivale a una subversión de la democracia.

Estos juicios de Brown son aplicables a la situación política actual en España. Algunos partidos políticos por incapacidad o por razones espurias –como conseguir por las togas lo no alcanzado en las urnas–,
transfieren a los jueces cuestiones o problemas estrictamente políticos, que deberían resolverse en el ámbito de la política a través del diálogo, la negociación o el voto. Tal recurso a los tribunales es porque tienen indicios muy claros de que la sentencia les será favorable. Por ende, al final una decisión política se toma en función de la sentencia de un juez. O lo que es lo mismo, gobiernan los jueces. Estos deciden el rumbo de la política. Los jueces Marchena y García Castellón tienen a su disposición hoy más piezas en esta tablero político que el Gobierno: la investigación del Rey emérito, según cual sea el informe de la Fiscalía; la investigación del vicepresidente segundo; el informe sobre el indulto de los presos catalanes; el tercer grado de estos, las querellas por la pandemia... Sus sentencias, dadas a conocer en el momento que consideren oportuno, marcarán la evolución política, incluso, el mantenimiento del Gobierno de coalición. El problema es que los jueces cuando actúan, no están exentos de sospechas de parcialidad, por su dependencia del poder político de turno o del anterior que supo colocar sus peones, y del ambiente general de la sociedad creado a nivel mediático.

El teniente fiscal del Tribunal Supremo, Luis Navajas, habló de unas presiones de algunos compañeros para que tras unas querellas presentadas se acusara al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y al resto de sus ministros de delitos como el de homicidio o lesa humanidad. Sorprende tanta diligencia judicial en unas ocasiones y tanta pasividad e inacción en otras. De repente, el juez García Castellón, aparca la investigación del caso Kitchen y entra con auténtica fruición, sin venir a cuento, en un caso que ataca al Gobierno de coalición. Nadie debe sorprenderse ya de que los jueces, por extracción social, corporativismos, mayoritariamente se decantan hacia la derecha.

No quiero llegar a pensar que en España se esté practicando el lawfare, cuya traducción imprecisa en castellano es «guerra judicial» o «guerra jurídica». Para su conocimiento recurro al artículo Lawfare. La judicialización de la política en América Latina de Camila Vollenweider y Silvina Romano, publicado por El Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica (Celag).

El lawfare es el uso indebido de instrumentos jurídicos para fines de persecución política, destrucción de imagen pública e inhabilitación de un adversario político. Combina acciones aparentemente legales con una amplia cobertura de prensa para presionar al acusado y su entorno (incluidos familiares cercanos), de forma tal que este sea más vulnerable a las acusaciones sin prueba. El objetivo: lograr que pierda apoyo popular para que no disponga de capacidad de reacción. El desgaste personal es inmenso, por lo que alguno llega a tirar la toalla.

El poder judicial es un potente espacio desde donde desplegar, casi sin limitaciones, estrategias de desestabilización y persecución política, hasta colocarse muy lejos del principio del equilibrio de poderes. Es el único que no deriva de la voluntad popular sino de complejos mecanismos de designaciones políticas y concursos, sumado a privilegios que los demás poderes no tienen. Esto le permite operar políticamente bajo un completo manto de institucionalidad. Maneja un lenguaje técnico objetivo (el lenguaje jurídico), que se jacta de no estar «contaminado» por la política, que por ello queda desacreditada.

El lawfare requiere una estudiada coordinación entre diferentes actores cara un objetivo común. Una reorganización del aparato judicial: las élites con el control del aparato del Estado colocan en espacios clave a «técnicos» (abogados, jueces, fiscales) vinculados al poder de turno, para atacar al adversario político y/o prevenir situaciones hostiles que puedan provenir de este. A su vez, el caso judicial (usado como un arma) se hace público en momentos de alto costo político para la persona o grupos que son desprestigiados. El doble rasero de la ley: si bien pueden salir a la luz varios casos, se elige sacar unos, ocultando o desestimando otros. Medios de comunicación masivos y concentrados: es un «periodismo de guerra», manipulando la opinión pública al magnificar unos casos e invisibilizar otros. 

 
 
10 Comentarios
10

Por albertovich 14:23 - 18.10.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Ese juez del que usted nos habla, Don Minervo, ha sido ascendido por el okupa Lesmes, a la sala de lo penal segunda del Tribunal Supremo. Y es que Ángel Hurtado hizo méritos suficientes a la Justicia con mayúsculas. La que salvaguarda a los hijos del régimen franquista en la que el padre de M. Rajoy, salvó a Nicolás Franco en el caso Redondela, caso de latrocinio franquista con muertos colaterales.

09

Por Don Minervo 10:14 - 18.10.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Recuerdo el juicio donde Rajoy fue a declarar como testigo y se sentó casi al lado del presidente de la sala y fue defendido por este en toda la sesión prohibiendo cualquier pregunta que pudiera comprometer a Rajoy, cuando todo el mundo en esa sala sabía que Rajoy estaba mintiendo, una mentira tras otra y no pasó nada, un testigo no puede mentir, Rajoy lo hizo escandalosamente y ahí se ha quedado, en el olvido más absoluto. Para que van a renovar la jefatura de los jueces, no les conviene para nada.

08

Por Don Minervo 10:07 - 18.10.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Señor Marquesán está usted hablando del PP, ese PP que judicializa todo lo que puede a sabiendas que sus amiguetes le echarán una mano en todo lo que puedan, incluso en lo que no puedan. En nuestra admirable transición hubo muchas cosas que se quedaron en el tintero y una de ellas fue esta, hay instituciones que son intocables, siempre ha sido así y parece ser que siempre lo será. Perdieron las elecciones dos veces el mismo año (una por goleada) y todavía no lo han digerido, cuando no convierten el congreso en un gallinero se van al juzgado a denunciar lo que sea. Este es el Nuevo PP, los que quieren gobernar España y para ello vale todo, las urnas solo tienen valor cuando ganan ellos.

07

Por aryastarck 18:24 - 17.10.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Manchonero, por favor, García Ferreras es un sectario de tomo y lomo, pero no es tonto. Ya sabe a quién pone. Maruenda, un tipo poco brillante, y besamanos de cualquier poder y al manipulador Inda, un tipo poco honrado capaz de cualquier cosa por alcanzar sus intereses aunque no tengo claro cuales son. A Albertovich, no le contesto porque no da la talla.

06

Por Don Pantuflo 18:19 - 17.10.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

No, señor Cándido, no es tan idílico el panorama judicial como usted nos lo pinta. Si bien es cierto que la gran mayoría de nuestros jueces y magistrados (lo mismo que los fiscales y abogados del Estado, aunque ahora estos no vengan al caso) son personas muy de orden y profundamente conservadores, siendo muchos de ellos miembros de pías entidades muy amigas de cilicios y disciplinas, desgraciadamente desde que don Mariano se vio forzado a abandonar el poder y exiliarse durante 8 horas en un céntrico restaurante madrileño mientras el bolso de la Pequeñita hacia sus funciones en el escaño, las cosas nos han ido de mal en peor. Incluso esta “espantá” del señor Emepunto fue motivada por la traición de un magistrado que abandonó a nuestro buen amigo el presidente del tribunal para alinearse con el magistrado rojo cuya única función hasta la fecha había sido perder todas las votaciones y redactar los votos particulares, que nos sirven para poder afirmar que la Justicia española es independiente y que incluso toleramos a jueces como el de Mallorca sin enviarlos a hacer compañía al Garzón. Desde entonces, sin la protección del paraguas del poder, no solo un número indeterminado de jueces y magistrados han abandonado las filas del PP para unirse a las de VOX, sino que incluso nuestra querida Concha se siente agraviada y amenaza con dejarnos con el culo al aire en la sentencia contra algún rebelde sedicioso armado. No, no todo es tan bonito como usted dice, señor Cándido, que la vida es muy dura y a veces nos da algunos disgustos.

05

Por albertovich 16:11 - 17.10.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Hay que ignorar a los majaderos fascistas. El PP ha llevado al Ministerio del interior y a toda la justicia a un callejón sin salida, y lo han convertido en una cloaca donde jugar es mancharse con esa piara franquista. El PSOE si quiere cambiar algo, debería romper con la monarquía repuesta por el franquismo.

04

Por el manchonero 15:09 - 17.10.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Sr aryastark pues yo en la sexta me como con patatas todos sábados las soflamas de Maruenda e Inda acompañados de la portavoz de Colon. Supongo que estos inclitos no seran de la camada bolivariana.

03

Por el manchonero 13:13 - 17.10.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Nos dicen que la justicia emana del pueblo, o sea del parlamento, de dónde si no salen las leyes. Pues vistos los resultados, como en cualquier empresa, habría que empezar a despedir incompetentes que surgen de las familias que se montan dentro de los partidos políticos. Parece muy simple lo que digo pero es lo fundamental, para que no se desarrollen estructuras que dan privilegios en cubierta.

02

Por aryastarck 12:59 - 17.10.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Y le recuerdo Marquesán, usted que duda de la imparcialidad de los jueces y la pone en entredicho, que algunos de estos jueces instruyeron casos contra el partido gobernante, que fueron juzgados, sentenciados y condenados con ese mismo partido en el poder y que, incluso, derivaron en una moción de censura. Por lo tanto, y a su pesar, no siempre escuchan la voz de su amo si fuera el caso. Y en lo que si estoy de acuerdo con usted es en lo de la manipulación a la opinión pública por unos medios masivos y concentrados. No hay más que oir y ver la SER, la Sexta, Telecinco, RTVE y la Cuatro, por tierra, mar y aire por la mañana, al mediodía, por la tarde y noche, atacando a la oposición y, en cambio, lamiendo las botas y lo que no son las botas, de un pésimo gobierno que lleva en su mochila ser el peor gestor mundial de la pandemia, como acreditan muchos medios internacionales.

01

Por aryastarck 12:19 - 17.10.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

El articulista expone los riesgos de judicializar la política en un momento que los miembros del CGPJ son elegidos por las Cortes con un mínimo del 60% de sus miembros. Entonces, en la situación actual que el gobierno socialcomunista quiere modificar el sistema para que con un 50,1% de los votos sea suficiente para la elección, cómo lo definimos. ¿Es esto democrático cuando uno de los partidos que proponen y capitalizan esta aberración solo tiene 2,5MM de votantes, es el cuarto partido por número de votantes? Marquesán además añade que algunos partidos quieren conseguir con las togas lo no alcanzado por las urnas y yo le preciso, en las pasadas elecciones los diputados que votaron la investidura del trolas Sánchez fueron 167 que representaron a 10.920.950 votos, mientras que los que votaron no fueron 165 diputados que representaron a 11.360.610 votos. Curioso eso de lo conseguido en las urnas y luego tamizado por nuestro pésimo sistema electoral.

Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla