+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

El Independiente

Periodismo, el de antes

 

La película Los archivos del Pentágono (Spielberg, Streep, Hanks) ha vuelto a ponernos sobre la pista de aquel periodismo que tiraba p’alante contra viento y marea. Por si no habíamos tenido bastante con Spotlight y sus revelaciones sobre la pederastia que corroía a la Iglesia Católica en EEUU, el Washington Post le da relevo al Boston Globe con el tema de aquellos papeles que demostraron las mentiras de varios gobiernos norteamericanos en relación con la guerra de Vietnam (papeles, por cierto, que el New York Times también aireó).

Estas pelis a mí me llenan de nostalgia. Hubo un tiempo, antes de internet, en que la prensa, como mascarón de proa de un complejo informativo que incluía radio y televisión, sostuvo la idea (ficción tal vez, pero suficientemente verosímil) de que el periodismo era capaz de tenerse de pie frente a los poderes institucionales y de facto. En el nombre del pueblo y de sus derechos democráticos. Ahora, sin embargo, ya no somos capaces ni de fingir semejante desafío. Pobres de nosotros.

Los viejos periodistas (estoy pensando en la intervención de Gregorio Morán en el último Congreso de Periodismo Digital celebrado en Huesca) nos empeñamos en sostener que, en lo referido a la información, cualquier tiempo pasado fue mejor o al menos más interesante.

Todos nos acordamos de la entrevista que Iñaki Gabilondo le hizo a Felipe González en TVE a cuenta de los GAL y el señor X. La ves ahora, pillándola en Youtube, y flipas. Qué tensión (la del interrogatorio) y qué independencia (la del periodista). ¿Se imaginan ustedes que ahora Mariano Rajoy accediera a dejarse preguntar en directo por Ana Pastor... para aclarar su presunta relación con la caja B del PP? No, claro. El actual presidente del Gobierno español no entiende la información como democracia deliberativa sino como algo que ha de ser controlado, domeñado y manipulado sin contemplaciones. En eso coincide con Nixon, claro. Solo que a Dick el Mentiroso las revelaciones periodísticas le costaron la dimisión, mientras que a nuestro Mariano... Pues eso.

   
6 Comentarios
06

Por Esloquehay 22:15 - 22.01.2018

Y por cierto... Lo único semejante a la entrevista de Gabilondo a Felipe es una de Inda a Rajoy.

05

Por Esloquehay 22:13 - 22.01.2018

Gabilondo como mascarón de proa de la investigación del GAL... en 1995! Más bien hizo las entradillas a Felipe después de que la SER y el País hubiesen comprado y cerrado Diario 16, Antena 3 Radio... Y cuando el Tribunal Supremo obedeció voto a voto la no inculpación de su jefe, hacen el paripé a ver si lograba Felipe la reelección. Mientras los periodistas que investigaron como los de El Mundo eran tratados de mentirosos por los becarios de Gabilondo, cuando no amenazaban destruir la vida personal de alguno con video incluido. Hasta Interviú investigó los GAL a finales de los 80, mientras el País trataba de tapar el llamado caso Amedo tachando durante 10 años el caso como una conjura de la prensa. Venga Trasobares... Juegue limpio por una vez

04

Por JC1 18:14 - 22.01.2018

Lamentablemente la característica fundamental del periodismo en la actualidad es el sometimiento al poder. Véase El Pais como ejemplo vergonzoso y los Marhuendas e Indas entre otros muchos como paladines del "nuevo" periodismo. El dinero manda!

03

Por manuel garcía gracia 16:57 - 22.01.2018

Cuando la prensa era PRENSA, habitualmente y por directores y periodistas comprometidos, se consideraba que la critica al poder establecido era la esencia del periodismo y el sostenimiento de la empresa era cuestión de los ejemplares vendidos en el mercado. Los lectores habituales teníamos fe en la información que se nos daba y eso era el motivo de nuestra compra diaria. Se dice que las redes sociales han sustituido al periodismo profesional, si esto a sido así, no toda la culpa será de las redes sociales porque estas nunca pueden proporcionar una información de investigación y profundidad como puede elaborarla un buen periodista. Las subvenciones del poder como mantenimiento de la empresa periodística, es algo inevitables pero, al igual que ha sucedido con los sindicatos obreros, que han perdido su eficacia, para la prensa “independiente” corren malos tiempos. Y esto es injusto, pues todos los grandes casos de corrupción siempre son sacados a la luz y puestos en conocimiento de la ciudadanía, por periodistas de oficio La “información” de algunos medios, sobre todo en TV, nos obliga a muchos ciudadanos a darle al botón de apagar y esta manipulación o falsa información, también es causa del descrédito del periodismo en general. La frase que coreaban en el despropósito del independentismo catalán de “prensa española manipuladora” no es para echarla en saco roto.

02

Por Don Pantuflo 11:09 - 22.01.2018

Veo que hoy el malvado periodista trata de hacernos creer que hoy en día la práctica titularidad de los medios de comunicación están en manos de personas decentes y de orden las cuales ejercen un férreo control de la información que se publica en los mismos mediante los habituales sistemas de ocultación y manipulación de la misma, no permitiéndose el menor desliz, (cosa que antes ocurría con demasiada frecuencia) y menos aún en lo relativo a la libre opinión que exceda mínimamente la línea editorial impuesta por la propiedad. Eso es cierto, gracias a Dios, ya que si no fuera así sería un desmadre absoluto donde cada cual podría escribir lo que quisiera (como pretende cierto filosofo al que a veces incluso se le tolera escribir aquí), situación que irremisiblemente nos abocaría al caos y la anarquía y a la destrucción del orden social. Pero esta placida y deseada realidad no implica en absoluto que no exista la libertad de prensa, ya que un mismo propietario de medios puede ofertar al mercado su mismo producto (sea un diario o una cadena de televisión) envuelto de diferente manera según sea el público que se dirija, es decir una cadena o un diario, para el cliente de derechas y otra para el cliente de izquierdas, abarcando de esta manera todo el mercado potencial para poder vender el mismo producto a todos. Esa es la auténtica libertad de elección, que se inventó en el país más libre del mundo, el poder elegir libremente beber Coca-cola o el poder elegir libremente beber Pepsi-cola.

01

Por Don Minervo 9:52 - 22.01.2018

A Marianete, al gobierno, al PP todo lo que suene a verdad les produce cólicos nefríticos. La derecha, el PP, antes AP y antes el régimen se sustentan de la mentira, la manipulación y la trampa del todo absoluto. Lo que importa en esta vida es ganar mucho dinero como sea.