+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Sala de máquinas

Podemos y los vestíbulos del poder

 

Juan Bolea Juan Bolea
25/01/2019

Los movimientos en la izquierda resultan muy difíciles de comprender para el conjunto de los electores, de todos aquellos que solo observan, aunque sea con cierto detenimiento, la actividad política en nuestro país, siempre efervescente y siempre permanente, cambiando todo de continuo para que todo prosiga más o menos como estaba.

La nueva izquierda, Podemos, atraviesa una crisis interna derivada de su competencia de liderazgos y de su incompetencia a la hora de establecer un modelo de partido. Guste o no, un partido es una pirámide, un fortín, una jerarquía. Por eso muchos ciudadanos, en especial los que se consideran independientes, no logran encajar sus hábitos ideológicos y democráticos en los idearios de una fuerza, de una sigla cualquiera, para seguir remando en paralelo o a la contra. Miles de esos insatisfechos vieron en Podemos una nueva luz al final del camino de la Transición y se subieron al barco, sin miedo a las mareas que, antes de azotar su casco, simplemente lo mecían.

La navegación comenzó a zozobrar cuando esos ilusionados marineros consideraron ilusas algunas de las promesas de Pablo Iglesias y débil su mano al timón de la nave. No les falta razón. Si un líder anuncia un liderazgo compartido, la cohabitación en el santuario del poder, la renovación constante, una suerte de asamblearismo tiránico, antes o después, más bien pronto que tarde, le hará lógicamente víctima de su propio adagio. Es por eso que las dictaduras de izquierdas están decoradas con cabezas cortadas, de Danton a Trotsky.

Iglesias, sin Errejón, sin Bescansa, sin Santisteve, sin Carmena, es un poco menos líder y comienza peligrosamente a recordar, con otra estética, al lento pero constante declinar de una Izquierda Unida fagocitada no por Podemos, sino por la mediocridad de su mejor intencionado y peor dirigente, Alberto Garzón. Hoy, en el vestíbulo electoral, las familias de Podemos se disputan las habitaciones de la casa del poder, pero no hay para albergarlas a todas y por eso algunas se descuelgan y otras se plantean llamar a otras puertas, donde el espacio electoral sea más amplio y confortable. Muchas dudas, tantas como taifas, y pocas respuestas.

   
5 Comentarios
05

Por Antonio L.N. 21:18 - 25.01.2019

1 ls de podemos liberan violadores y asesinos como el de Laura Lueno y se forran con.pisos como BLACK ESPINAR.....Y NI VAN ARMADOS PQ SON AMIGOS DE ETA O DE LOD INDEPES

04

Por Hombreproscrito 15:21 - 25.01.2019

Bolea, es usted un facho. . .y no es un insulto, es una definición como El Pilar de grande.

03

Por Miguel M1 12:44 - 25.01.2019

Los que se financian con dinero iraní van arrasar y los que se financiaron con dinero iraní van a la baja, los que se financiaron con dinero iraní venden pisos de protección oficial y contratan empleados sin seguridad social, a otro perro con ese hueso.

02

Por Miguel M1 12:43 - 25.01.2019

Los que se financian con dinero iraní van arrasar y los que se financiaron con dinero iraní van a la baja, los que se financiaron con dinero iraní venden pisos de protección oficial y contratan empleados si seguridad social, a otro perro con ese hueso.

01

Por Don Minervo 10:05 - 25.01.2019

De momento Podemos no tiene políticos encarcelados, imputados ni sospechosos habituales. A ninguno le han pillado cuentas en paraisos fidcales ni han tirado de testaferros, tampoco van armados por la calle, ni venden pisos a la empresa de su hijo, no defendienden el honor y la obra del dictador ni perdonan ni comprenden a violadores. Por decir algo, podría extenderme. Mañana nos habla usted de los que se auto proclaman presidentes o los que se financian con dinero de la oposición Iraní.