+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Sala de máquinas

Política líquida o liquidación política

 

Juan Bolea Juan Bolea
13/06/2019

El término líquido, utilizado por el filósofo Zygmunt Bauman, ha calado en el argot de la casta política, que usa y abusa de él, de la misma forma que los seguidores de Bauman están plagiando con descaro su idea de la disolución ideológica y referencial de Occidente, como si la antaño brillante superficie intelectual y artística de España, Francia, Italia, etcétera, se hubiera tornado abrasiva por el ácido de la demagogia y por las amenazas antidemocráticas de la izquierda radical y de la extrema derecha...

El caso es que el adjetivo sustantivado líquido me ha venido a la cabeza a tenor de los pactos que estos días combinan los diferentes partidos de la España, más que de las autonomías, de los cantonalismos.

Como ya pasó en los Cantones de la I República, no rigen en los actuales pactos la norma estatal ni las normas de los partidos estatales, sino la excepción, el albur, la conveniencia y capricho de los dirigentes locales. Nada nuevo bajo el sol español, pues abunda en ejemplos nuestra historia. Ya en el XIX, el federalismo defendido por Pi y Margall brillaba sobre el papel, pero al aplicarlo sobre el barro de la realidad hizo borrones (y cuenta nueva con los Borbones).

En apariencia, los partidos centralistas se están esforzando estos días en centralizar sus decisiones pactistas, en aplicar una norma, una sola, y universal, a todas sus federaciones; pretendiendo mostrarse ante la opinión pública como instrumentos coherentes y lógicos de la gobernación, y no como una banda de oportunistas; presumiendo de cordura ideológica y respeto al votante, no de traficar con los votos; insistiendo en trabajar por la estabilidad del mapa institucional, no por su fractura... Para luego hacer, como de costumbre, lo que a cada uno convenga, en esa filosofía, tan hispánica, tan antigua, del sálvese quién pueda.

Así, en el alambre de los pactos veremos contorsiones de derecha a izquierda e izquierda a derecha, bilocaciones, estiramientos imposibles, volteretas y saltos mortales dobles o triples. Justificando nuestros gimnastas del poder sus acrobacias en base a continuar el espectáculo.

Que seguirá, pero solo hasta que se torne líquido o alguien lo liquide.

   
1 Comentario
01

Por Raimon 11:15 - 13.06.2019

Hola Juan, aqui en España no hay ningun problema con las ideologias, quedaron licuadas y extinguidas en 1936, lo que ha quedado bajo el dominio de las diferentes castas, son etiquetas para distinguirse unos de otros, y , si son una hueste de oportunistas, que viven bien desollando a los ciudadanos modestos, porque a las elites no pueden pillarlos y a los del todo gratis tampoco, slud escritor.