+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Sala de máquinas

PP: Solo ante el peligro (de Pablo Casado)

 

Juan Bolea Juan Bolea
01/05/2019

La prensa internacional ha destacado la victoria electoral de Pedro el Hermoso o del socialdemócrata Pedro Sánchez como un triunfo de una izquierda moderada últimamente de capa caída o regresión en medio mundo. Pero he aquí que el todavía joven dirigente político español ha encontrado la manera de hacer triunfar sus viejos ideales y sacar brillo a su mortecina estrella.

Y ya como un sheriff, como un Gary Cooper solitario la ha prendido en su solapa paseando a pecho descubierto por la calle electoral. Otros vaqueros que, hombro con hombro con él, hicieron frente a los cuatreros quisieran también esa estrella para sí, pero en los gobiernos, como en las películas, sólo hay un protagonista, y Pedro, como Cooper, se basta a sí mismo para mantener la paz y el orden en las ciudades sin ley.

¿Es Sánchez un héroe solitario o un político solo? Pablo Iglesias ha hecho todo lo posible por cabalgar a su lado, por desempeñarse, aunque fuera a su sombra, de ayudante de marshall, de vicepresidente, de ministro... pero el eremita que gobierna en Sánchez lleva mal las compañías. Solamente solo, si puede, gobernará.

En cambio, a Pablo Casado, las malas compañías le han jugado peor pasada.

Sin haber sido nunca un héroe, ni un solitario, también quería para sí la estrella de sheriff. Ser un crac, un Aznar, un John Wayne, e imponer su ley. Con la ayuda de Abascal había puesto coto a Andalucía y ahora tocaba depurar el rancho grande, el español, de pieles rojas rastafaris, tribus catalanas, perroflautas, y comanchería vasca. Pero en el duelo con Sánchez, Casado se quedó sin munición, sin hombres, sin caballos, para acabar refugiándose en un tapial con dos escoltas hábiles en dispararse a los pies: Javier Maroto y Teo García Egea. A lomos de cimarrones huyeron de la quema electoral, no para buscar retiro, según preveían los tabloides, sino para conjurarse de nuevo y poner precio a la cabeza de Pedro el Guapo.

Empecinados, Pablo Casado y sus hombres volverán a la carga en las elecciones de mayo, a un nuevo rodeo donde demostrar si son capaces de aguantar las coces del toro de Vox o el rejoneo de Albert Rivera.

Casado pudo ser el sheriff, pero estuvo lento y no supo desenfundar sus ideas.

   
3 Comentarios
03

Por Don Minervo 12:40 - 01.05.2019

¡Hombre Raimundo!, andaba yo preocupado con su ausencia, me había dado hasta hoy de plazo antes de dar parte de su desaparición a las autoridades. Respecto al artículo de Bolea puedo estar de acuerdo en el fondo (en algunas cosas), pero la forma a mi modo de ver más que a un escritor todo terreno me recuerda a una redacción de 3º de bachiller (el de nuestros tiempos), pero bueno, para los gustos están los colores. Por cierto Raimundo va a volver usted al centro ?.

02

Por Raimon 12:00 - 01.05.2019

Hola Juan, tu intervención de hoy demuestra, una vez mas que eres un escritor todo-terreno, que se mueve bien en la novela negra, pero que atesora un excelente humor y que puede desenvolverse en cualquier tema, otra cosa es que tus opiniones no coincidan siempre con las del respetable,pero la vida es asi, vivimos martirizados por la climatologia, las enfermedades el amor y las religiones, salud escritor.

01

Por José Z. 11:39 - 01.05.2019

¡¿Qué ideas?! Si desde que está al frente del PP sólo se ha dedicado a insultar, y a soltar majaderías por su boca intentando desesperadamente que Vox no se le comiera la tostada. Ahora dice que es de centro-derecha, ¿habrá quien le crea? Entre éstos y el resto del trifachito, menuda legislatura nos espera, esta gente no soporta perder el poder.