+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Virando a babor

La práctica de la tolerancia

 

Imagen de archivo de una protesta contra el Concordato, en Zaragoza. -

Miguel Miranda Miguel Miranda
04/02/2020

La práctica de la tolerancia, afirma Victoria Camps, no es sino «el respeto a la libertad de cada cual a ser como quiera ser, pero respeto unido a la exigencia de que no se pierdan los principios que suponemos que han de valer universalmente». Tolerancia es respeto a la diferencia, al otro que no es, ni piensa, ni dice lo que yo soy, lo que yo pienso o lo que yo digo y además sin ningún viso de superioridad hacia el diferente. Las sociedades más tolerantes son precisamente las menos homogéneas, las que son multiétnicas, las que en su interior conviven gente con distintas religiones o con ninguna, las que comparten identidad sobre la base de la libertad individual y colectiva. No hay nada más intolerante que aquello de un solo pueblo y una sola religión al servicio del Estado. Eso se llama totalitarismo. Las sociedades abiertas, como las llamaba Karl Popper, son plurales, respetuosas con la diferencia y profundamente democráticas. Naturalmente hay límites a la tolerancia. O sea, hay cuestiones que no se pueden tolerar. Hay ideas, actitudes, propuestas que son intolerables. En general lo que va contra los derechos humanos es intolerable. Disfrazar de «violencia intrafamiliar» lo que no es sino machismo asesino, es intolerable. Atacar el derecho a la igualdad de hombres y mujeres es intolerable. Intentar imponer una forma de vivir o de morir, una moral (la mía, naturalmente) es intolerable. Sorprendentemente, a estas alturas, se intenta volver al totalitarismo del nacionalcatolicismo. Por eso hay que volver a decir que el Estado debe de ser laico (en el que las creencias religiosas o no religiosas se desarrollen en libertad), la Escuela pública ha de educar en la libertad, no en el adoctrinamiento, y los medios públicos han de fomentar precisamente la tolerancia. Y denunciar el Concordato de una puñetera vez.  *Profesor de universidad

 
 
3 Comentarios
03

Por Esloquehay 20:05 - 04.02.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Menudo figura el articulista. Digno reflejo de la universidad que pasta aborregada y endogamica. Porque claro, el trasfondo de todo su argumentativo es... Acudid a las trincheras, votad a mis buenos amigos, esos que se preocupan que los despachos vayan a hijos sobrinos, amigos... Ah, la universidad... Por eso tiene tan buena fama la española, y es espejo para las anglosajonas... Porque ahí no quieren parecerse a los demás los progres, no vaya a ser que les quiten el juguete dónde colocar a la prole y la prole de la prole.

02

Por Phrancis 16:52 - 04.02.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Raca, raca, raca. monoargumento, raca, raca, raca, ideas fijas, raca, raca, raca, maniqueismo, raca, raca, raca, nacionalcatlicismo, raca, raca, raca, profesor de universidad, raca, raca, raca, derecha caca, raca, raca, raca, izquierda buena, raca, raca, raca

01

Por Don Minervo 12:17 - 04.02.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

La tolerancia es buena siempre que se aplique con las actuaciones de los nuestros por muy indecentes que sean. La tolerancia de los otros es buenismo.

Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla