+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Apunte

Prepararse para una amenaza cada vez más cercana

 

Víctor Vidal Víctor Vidal
26/02/2020

No es ficción es real. Estamos viviendo día a día cierto temor ante la llegada de un nuevo virus a nuestro entorno. Lo peor de todo es que no disponemos de herramientas terapéuticas ni vacunas. Todo comenzó a finales de diciembre del pasado año, cuando se notificaron los primeros casos de un nuevo coronavirus en la ciudad china de Wuhan. Desde entonces el goteo de nuevos infectados va en aumento, extendiéndose por todo el planeta. La OMS ha puesto nombre al causante de la pandemia: Covid-19.

Nos encontramos ante una situación de alerta y debemos de prepararnos con la mejor arma: la prevención. La transmisión de persona a persona va en aumento. La mejor medida es aislar correctamente a los infectados y controlar fronteras y lugares confinados, para evitar su propagación a poblaciones vecinas. Hay que ser realista, ya que actualmente no disponemos de la vacuna. Por lo tanto las medidas de prevención deben ser prioritarias. No debemos olvidar que el periodo de incubación ronda los 14 días.

¿Qué síntomas tiene?

Una de las dificultades para su diagnóstico es la similitud de sus síntomas con una gripe o un resfriado y dificulta su diagnóstico precoz. Bien es cierto que las personas más vulnerables como los ancianos, embarazadas, pacientes con la inmunidad alterada y con patologías crónicas o cáncer, pueden desarrollar complicaciones mas serias.

En general, los síntomas principales de las infecciones por coronavirus suelen ser: secreción y goteo nasal, tos, fatiga, dolor de garganta y de cabeza, fiebre, escalofríos y malestar general, dificultad para respirar (disnea) e insuficiencia respiratoria (cuadro grave respiratorio).

El espectro clínico de este tipo de infecciones varía desde la ausencia de síntomas hasta síntomas respiratorios leves o agudos. Esta tipología suele cursar con tos, fiebre y dificultades respiratorias. Es frecuente que haya neumonía (infección que inflama los sacos aéreos de uno o ambos pulmones. Los sacos aéreos se pueden llenar de líquido o pus, lo que provoca tos con flema o pus, fiebre, escalofríos y dificultad para respirar).

Para determinar si el malestar que sufre un paciente proviene de un simple resfriado o de un coronavirus se debe realizar un cultivo de nariz y garganta, o incluso un análisis de sangre.
Con el fin de contener la transmisión, se efectúa una evaluación a aquellas personas que presentan los síntomas y que puedan ser proclives a contraer el virus.

Medidas de prevención

No alarmarnos, pero sí preocuparnos y estar alerta ante cualquier riesgo o sospecha de padecer una infección por coronavirus para poder tomar las mejores medidas y poner en marcha los protocolos médicos que se establezcan. Naturalmente será el médico quien determine el diagnóstico final, pero prevenir es trabajo de todos y la detección precoz de posibles contagios por coronavirus y evitar su propagación es clave. También hay que usar de desinfectantes específicos de manos en centros comerciales y en lugares de trabajo.

Proteger a la población más vulnerable, como ancianos, inmunodeprimidos y pacientes crónicos, actuando con medidas preventivas y evitar cualquier contagio (centros residenciales con planes de actuación ante posible contagio, control de acceso a residencias ….).

El uso de mascarillas y disponer de ellas es importante, ya que protegen y son de fácil manejo (si llevan filtro mejor). Su uso puede disminuir contagios, sobre todo en lugares con un gran volumen de público o medios de transporte colectivos. Si aparecen síntomas y evidencia de poder desarrollar un proceso vírico, mejor solicitar visita domiciliaria del médico, evitando su propagación para su posible estudio. Son importantes las medidas de control domiciliario para evitar no sobrecargar las urgencias en hospitales.

Es conveniente lavarse las manos con frecuencia y evitar el contacto con personas ya infectadas, protegiendo especialmente ojos, nariz y boca. Hidratación adecuada y evitar estornudar y toser sin usar pañuelos para no propagar el virus, ya que está presente en las gotículas que expulsamos al toser o estornudar.

El control de la temperatura es un excelente parámetro para detectar de forma rápida un proceso infeccioso y estar en alerta. Ya se aplican medidas con cámaras térmicas y termómetros digitales a las personas que llegan a un aeropuerto procedentes de zonas afectadas para detectar posibles casos del coronavirus Covid-19. También se realizan cuestionarios a los viajeros; en caso de sospecha, se les somete a evaluación y, en caso necesario, se les traslada a centros sanitarios.
Naturalmente, no viajar a zonas con un gran número de infectados y reducir al máximo la asistencia a lugares de riesgo (congresos internacionales, etc….).

Someter a cuarentena a pacientes sospechosos y adaptar centros hospitalarios con dotación de habitaciones de aislamiento respiratorio puede ser muy eficaz.

El aislamiento y estricto control de los infectados es por ahora una de las herramientas para evitar su propagación.

Los profesionales sanitarios y el Gobierno tienen un papel fundamental en prevenir y actuar de forma rápida y eficaz para evitar posibles complicaciones y avanzar en medidas preventivas y control estricto de mercancías y viajeros a España. 

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla