+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Desde mi rincón

Primero pacto, luego ley

 

María Jesús Ruiz María Jesús Ruiz
21/11/2020

Desde que tengo recuerdos sobre la actualidad política y legal de este país las leyes de Educación han sido un conflicto. Jamás han contentado en mayor o menor medida a todos y ya hasta he olvidado el número de normativas que he visto pasar, eso sí, todas con el mismo destino: ser sustituidas en el siguiente cambio de Gobierno.

En Aragón, que solemos tener muy buenas prácticas, aunque no siempre se nos reconozcan, o simplemente no sepamos venderlas, en el año 2009 se aprobó la primera legislación desarrollada desde la participación ciudadana y, ciertamente, nació del consenso social. Fue la Ley de Servicios Sociales de Aragón. Ni la mejor ni la peor, simplemente la ley que nos hicimos a nosotros mismos, sabiendo, eso sí, que la última palabra la tenían las Cortes. Desde que este hito tuvo lugar, el modelo de legislar en Aragón cambió para siempre y la sociedad civil ha jugado un papel fundamental. A mí, me gusta decir que, en Aragón, primero pactamos y después legislamos. Es cierto que en ocasiones no se ha llegado a buen puerto, ni siquiera haciendo las cosas bien, pero es que los tiempos cambian y los actores también y todos no están siempre a la altura. Pues aquí estamos en el 2020 en medio de una pandemia tremenda a bronca viva con una propuesta estatal de Educación. ¡Otra más! La ‘ley Celaá’ tiene el propósito de sustituir a la Wert , y que será sustituida por la ley de fulanita o fulanito a la vuelta de la esquina electoral.

¡Que barbaridad! Siempre a vueltas con la Educación, con uno de los pilares fundamentales de nuestra sociedad. Desde mi rincón apelo al Gobierno a que dirija la mirada a Aragón y aprenda de nuestra capacidad para pactar, para generar acuerdos. Pero también a quien no forma parte de él para que se pongan a remar, porque la Educación no es patrimonio de ningún partido. La Educación en un país en el que la tasa de abandono escolar prematuro se sitúa en el 17,3%, en el que el 40% de la población posee estudios que no superan la enseñanza secundaria obligatoria no requiere una ley, lo que requiere es un Pacto de Estado que la blinde y que garantice no solo su universalidad sino su calidad, y que establezca criterios correctores para que el Derecho a la Educación llegue a todos los ciudadanos en función de sus necesidades (equidad) y a lo largo de toda su vida.

Que tal y como se hizo con el sistema de pensiones en el conocido Pacto de Toledo tengamos un gran Pacto de Estado, cuasi sagrado, y ya vendrán las leyes para ir adaptándonos a cada momento, pero demos estabilidad al sistema. Espero y deseo que seamos capaces y que nuestros políticos estén a la altura.

 
 
6 Comentarios
06

Por José S. 1 21:25 - 22.11.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

A 5 moqtadir 18:25 - 22.11.2020. Muchísimas gracias por sus amables apuntes y aclaraciones. No entiendo casi nada del asunto que aborda la señora María Jesús Ruiz y aprecio que se haya tomado el tiempo en explicar a otros lectores este asunto con los pertinentes datos. Un estupendo comentario. Cordiales saludos. José S.

05

Por moqtadir 18:25 - 22.11.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

#1 Eduardo, lo que dice es mentira. Los alumnos españoles no catalanohablantes de Cataluña (aragoneses o no) no fracasan el doble que los de Aragón. El informe al que alude, que es un informe “de parte” de la asociación ultraespañolista Convivencia Cívica (le falta añadir Catalana), no cumple con ningún estándar objetivo de análisis e interpretación de datos estadísticos. Y dicho pseudoinforme (por no llamarlo panfleto) habla especialmente de fracaso en los niños inmigrantes hispanoamericanos poniendo como excusa el desconocimiento del idioma, cuando lo que realmente ocurre (cosa que sabe perfectamente cualquier docente que tenga o haya tenido este alumnado, normalmente de la enseñanza pública) es que el bagaje escolar de la mayoría de los países americanos es sustancialmente inferior al de cualquier comunidad española. Los últimos datos disponibles sobre lenguaje del informe PISA (estos sí, realizados con parámetros científicos, internacionales y neutrales) son de 2018, ya que los del 2019 fueron anulados por anómalos, especialmente en la Comunidad de Madrid. En dicho informe la diferencia entre Cataluña y Aragón es muy poco significativa (500 frente a 506; Aragón ocupa, entre las comunidades autónomas, el número 5 y Cataluña el 7, habiendo aún 10 comunidades por detrás de esta última). Por último lo que dice de las comunidades aragonesa y asturiana respecto a sus “fablas localistas” (sic) son ganas de sembrar odio, pues ni el asturiano en Asturias, ni el aragonés o el catalán en Aragón son lenguas de enseñanza curricular, como mucho disponen de un reducido número de horas en el currículo escolar para quienes “voluntariamente” deciden estudiarlas, en algunos casos menos horas que las dedicadas a la religión.

04

Por José Z. 18:41 - 21.11.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

He puesto Vert, ya me hacía algo de daño en los ojos, y es Wert, mil perdones.

03

Por José Z. 18:38 - 21.11.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

En este pobre y desgraciado país, los que nunca están a la altura de nada son el PP y el resto de las derechas patrias; cuando no están en el poder es casi imposible pactar nada, salvo que sea algo con lo que estén descaradamente de acuerdo, como la reforma exprés de la Constitución, verbigracia. Ya tuvimos una ley de educación que tenía el máximo consenso entre todos los actores que tenían que ver con la educación, la ley de Gabilondo y ¿qué pasó? Pues que el PP no estaba dispuesto a consentir que el PSOE se apuntará semejante tanto, beneficioso por lo demás para todo el mundo, menos para la derecha, por lo que se vio. Así que, menos equidistancias y más pedirle explicaciones a los que impiden de verdad un pacto por la educación. Posdata: La ley Vert reconocían que era un truño hasta los de sus filas, algo más sensatos que el que la perpetró.

02

Por el manchonero 17:39 - 21.11.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Que es muy fácil de resolver, pública o privada. Entonces qué pasa, pues que la demanda la tienen que cubrir entre ambos. La privada necesita plazas concertadas para cuadrar cuentas y la pública no dispone de aulas suficientes para garantizar el derecho de todos los españolitos que quieren ejercer su "libertad". Pero en este juego la privada lleva ventaja, ellos mandan y el que paga es el estado, los profesores a libre elección y los papichulos no quieren que sus hijos se mezclen con la "chusma". Con la iglesia hemos topado, Sancho.

01

Por Eduardo 10:21 - 21.11.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

La ley Celaá va a agravar el problema Los hijos de aragoneses escolarizados en Cataluña fracasan el doble que los que viven en Aragón. Un informe de Convivencia Cívica en base a los resultados de PISA 2015 revela que este alumnado tiene un rendimiento escolar seis puntos inferior al del que reside en su comunidad de origen. Esto es lo que significa para los aragoneses y resto de españoles la inmersión lingüística en Cataluña y en las comunidades bilingües donde se aplica de forma fanática y sectaria. Y esto es un toque de atención para las comunidades como la aragonesa o asturiana, en la que una minoría muy minoritaria empieza a encaminarse en la misma equivocada y estúpida dirección con sus fablas localistas. Una cosa es proteger las lenguas minoritarias social y culturalmente y otra es levantar fronteras con ellas. Sin duda, la ley Celaá va a agravar el problema.

Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla