+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

EL ARTÍCULO DEL DÍA

Reconocer un error

 

Alguno de los presos del 'procés'. -

Antonio Piazuelo Antonio Piazuelo
11/01/2021

La mayor parte de los españoles (y casi todos los catalanes) observan con preocupación los pasos que puedan darse, con las elecciones de febrero en el horizonte, para superar el conflicto en el que sigue sumergida Cataluña, y ello con independencia de las posiciones que cada uno sostenga en torno a él. A mí me preocupa por partida doble: porque soy español y porque tengo fuertes vínculos familiares, sentimentales y vitales con la comunidad vecina, en la que paso buena parte del año desde hace mucho tiempo.

Sobre el origen de ese conflicto ya se ha hablado lo suficiente. De las responsabilidades de unos y otros (reales o imaginarias), de las intenciones que lo avivaron (nobles o bastardas) y de los errores cometidos (ciertos o exagerados). Insistir en ello sería inútil porque el único hecho relevante ahora es que la situación se ha enquistado y, entre los muchos problemas que acucian a este país después del fatídico 2020, hay que ir pensando ya en la forma de abordar este, que es primordial porque afecta a la médula del Estado.
A mi juicio, la mejor manera de hacerlo es tener presente la realidad. Y la realidad es que, nos parezca bien o mal, existan o no motivos para ello, hay un sentimiento de agravio contra España que comparten muchísimos catalanes. Un sentimiento que, sin duda, han generado los sectores independentistas aprovechando torticeramente competencias como la Educación para propagar falsedades durante décadas y conformar entre la población una idea de Cataluña tan alejada de la verdad histórica como acorde a sus intereses.

Eso es así, pero también lo son los errores cometidos durante esas mismas décadas por gobiernos españoles de uno y otro color, que toleraron esa mixtificación para no enajenarse la voluntad del nacionalismo, de la que en muchas ocasiones dependían. Y, en todo caso, no creo que merezca la pena llorar por la leche derramada. Lo que urge es buscar soluciones a un conflicto que envenena las relaciones entre Cataluña y el resto de España, y las que mantienen entre sí los catalanes, incluso dentro de una misma familia.

Vías para el acuerdo

Se trata, y soy consciente de la enorme dificultad de hacerlo en un clima político tan enrarecido como el que vivimos, de encontrar vías para el acuerdo entre todos, por diferentes que sean los puntos de partida. Pero no un acuerdo para salir del paso, un parche que tapone el problema durante poco tiempo para volver a las andadas a la vuelta de la esquina. Hace falta un acuerdo duradero, tan duradero por lo menos como el Estatut de Sau, que sirvió para treinta años. O, lo digo de paso, como la reforma del Estatut de 2006 que, con todos sus defectos, consiguió que los catalanes la votaran masivamente en referéndum, lo que hubiera hecho imposible a los independentistas ponerla en cuestión durante mucho tiempo. El nuevo texto estuvo en vigor tres años y nada grave ocurrió en ese tiempo, ni se rompió España ni tenía trazas de hacerlo. Pero la polémica sentencia del Tribunal Constitucional (salpicada de incidentes y recusaciones) dio pie a que el nacionalismo, cada vez más radicalizado, se considerase defraudado y, por fin, pudiera plantear la independencia como la única vía posible para sacudirse «el yugo» de las instituciones españolas. Y para justificar su decisión de avanzar unilateralmente hacia ella.

Ese, pues, no es el camino. Hace falta aprovechar que el unilateralismo ha entrado en crisis y que ERC parece apostar por el diálogo entre España, en su conjunto, y Cataluña. Y aquí aparece una pregunta que conviene formular en toda su crudeza: ¿hay alguien que crea en serio que se puede llegar a un acuerdo con los líderes secesionistas en prisión? Los indultos, claro que sí, de eso hablo. Aunque caigan sobre mí las iras de los que plantan banderas de España kilométricas por Navidad y se ofenden como ursulinas porque las vacunas contra el covid 19 hayan llegado con una pegatina que tiene esos mismos colores y la leyenda «Gobierno de España».

Limar asperezas

Para llegar a un acuerdo es preciso antes limar asperezas ( de eso no falta, por uno y otro bando). Pero también hay que reflexionar sobre las condiciones de un indulto posible (y creo que necesario) para que no se convierta en pan para hoy y hambre para mañana. O, como dicen algunos, para que no invite a la reincidencia dando a entender que la violación de las leyes sale gratis, o muy barata.
Los que se oponen al indulto, esgrimen el hecho de que los dirigentes encarcelados no se han arrepentido de los actos por los que fueron condenados. Supongo que lo hacen porque son conscientes de que no pueden arrepentirse en público de unas ideas que comparte su electorado. Por lo tanto, pedir que se arrepientan es pedir un imposible, algo en lo que una parte de la política (española y catalana) se ha especializado.

Pero existe otra posibilidad: que reconozcan que cometieron un error al elegir la vía unilateral y hagan firme propósito de no volver a intentarlo de ese modo. En mi opinión, eso sería suficiente para que el ejecutivo que preside Pedro Sánchez abordase esa difícil decisión que, sin embargo, puede desbloquear la situación para avanzar en el diálogo. Si reconocen el error del 'procés' para seguir defendiendo la independencia, solo tienen la vía constitucional: Reformar la Constitución, por la vía legal. Supondría la desactivación del problema a corto plazo y su desaparición a largo. ¿Es mucho precio para un indulto?
Alguno pensará que soy un optimista incorregible y tal vez acierte, pero solo trato de ser realista y estoy convencido de que la solución a este problema endiablado pasa exactamente por ahí. En cuanto a la voluntad de quienes se sitúan interesadamente en los extremos… mi optimismo flaquea, la verdad. 

 
 
13 Comentarios
13

Por José S. 1 15:55 - 13.01.2021

A 11 moqtadir 19:41 - 12.01.202. Muchas gracias por su aportación que me parece muy informativa, excelente. Además, está **estupendamente** escrita. También concurro con usted en 9 moqtadir 17:34 - 12.01.2021cuando asevera: «…ser defensor de la independencia es algo tan respetable como no serlo». Es algo que hubiera dicho en mi propio comentario --aunque lo observé comentando los trabajos de José Luis Trasobares-- pero que me vi imposibilitado de hacer debido a que escribía desde mi trabajo --como casi siempre-- durante un pequeño descanso y desde que comenzó la pandemia de COVID-19 nuestros turnos se han ido extendiendo hasta 72 horas seguidas en momentos críticos, de ahí que no pueda refinar mis aportaciones como desearía a veces. Un saludo. José S.

12

Por Don Minervo 10:47 - 13.01.2021

Por su puesto que sus señorías tienen mucho que ver en esto, en esto y en todo lo que tiene que ver con el PP. Seguro que no hay partido en toda Europa que judicialice más acontecimientos que el PP, sabe que ahí tiene su brazo armado, por eso se niegan a renovar nada, ellos y sus señoría, que después culpan a los políticos, pero ellos no mueven un dedo para que cambien las cosas. Como dijo Cosidó: "la sala segunda es nuestra". El PP ha sido una fábrica de independentistas.

11

Por moqtadir 19:41 - 12.01.2021

Aryastarck, en mi intervención anterior señalo que la derecha, con ayuda de la judicatura, y haciendo uso de los recursos que le facilita la democracia viene haciendo un uso interesado de de la misma. Efectivamente, como usted dice, el Constitucional declaró no acordes a la ley 14 artículos del “Estatut”, previo recurso del PP. Lo que resulta llamativo (pero no extraño, por habitual) es que el PP recurriera sólo, única y exclusivamente 30 artículos del “Estatut” (por su animadversión manifiesta y conocida hacia esa comunidad y su cultura), pero que no lo hiciera contra el articulado del Estatuto de Andalucía que calcaba los mismos. Queda pues muy clara cuál es la coherencia de dicho partido; ¿cómo interpretar, si no, que defienda una determinada postura ante un Tribunal referida a una comunidad y no lo haga en el caso de otra? Así nos encontramos con el absurdo de que lo que es legal en Andalucía no lo es en Cataluña, gracias, por lo que parece, al gran sentido de Estado del partido recurrente.

10

Por aryastarck 17:45 - 12.01.2021

Robespierre, el Tribunal Constitucional votó contra varios artículos del Estatuto de Cataluña porque eran anticonstitucionales. Y lo hizo con 8 votos a favor por 2 en contra. El legislador no puede incumplir la ley. Lo que tiene que hacer es cambiar la ley o hacer una nueva. El hecho de que unos ciudadanos aprueben algo ilegal no lo convierte en legal. Ya con su apodo nos da una idea de por donde va su idea de cumplir la Ley (con mayúsculas) si no es su ley (con minúsculas)

09

Por moqtadir 17:34 - 12.01.2021

Efectivamente, Robespierre One, ahí radica el quid del problema, en no haber respetado el resultado del referéndum sobre el Estatut ni la aprobación del mismo por los parlamentos catalán y español. Quienes tanto alardean de la constitución, y de defensa de la democracia son precisamente los que nunca han creído, ni creen, en ninguna de ellas, aunque las utilizan interesadamente, en combinación con la judicatura, para sus particulares propósitos. Pero es lo que la derecha lleva haciendo en España desde hace varios siglos, según el contexto histórico. Por otra parte, ser defensor de la independencia es algo tan respetable como no serlo.

08

Por Robespierre One 14:11 - 12.01.2021

Antes del golpe de Estado judicial al Parlamento Español en el 2010, protagonizado por los jueces al servicio del PP, colocados convenintemente en su dia...las estimaciones estadísticas sobre población proclive al independentismo en Cataluña oscilaba entre el 15 y el 20% según las encuestas de los diferentes medios. La cerdada o marranada judicial, pasándose por sus azulados huevos al Parlamento Español, al Parlamento Catalán y al referundum LEGAL de aceptación del Estatuto, creó el lógico descontento y creo sinceramente que en el porcentaje actual de independentistas hay mas mala hostia contra aquello que un verdadero espíritu secesionista que por otra parte sí existe en determinados dirigentes tanto de la izquierda como de la derecha catalana a los que se les han dado razones emotivas , creo que a idea, para que de momento la cosa esté como esté. Es mi visión del asunto y por supuesto, a la luz no solo de aquella resolución sino de otras...tengo CLARÍSIMO que el poder judicial en sus mas altos cargos...no es mas que una lamentable correa de transmisión de las derechas de España, con fallos ( nunca mejor dicho) a la medida de quienes los colocaron allí. No tienen vergüenza ni la han conocido.

07

Por Miguel M1 12:53 - 12.01.2021

Par dar un indulto a los golpistas lo primero que tienen que hacer es pedir perdón por el golpe de estado que dieron, lo segundo que no lo volverán hacer mientras vivan y lo tercero que lo pidan ellos mismos, que hasta ahora no lo han pedido, lo demás son proclamas para beneficio de golpistas y separatistas.

06

Por Manué manué 12:24 - 12.01.2021

Amigo Toni: Hace muchos años que nos conocemos; hace muchos años que transitamos por los mismos caminos; leo siempre con mucha atención lo que escribes, me gusta, y así procuro hacértelo saber.......... pero hoy, NO. No, porque te has metido en un terreno pantanoso a más no poder, (lo del indulto), pues NO, Toni, NO, esos señores, por llamarlos de alguna manera que no merecen, están condenados por un delito muy grave, y deben continuar en prisión hasta que cumplan la totalidad de su pena, que para mi, déjame añadir, es sumamente leve; o sea que deberían haber sidocondenados a unos cuantos años más, y ello, para cumplirlos todos, obviamente. Lo siento , amigo Toni. Lo siento.

05

Por aryastarck 11:44 - 12.01.2021

Lo vengo diciendo desee hace tiempo. Quizá, deberíamos aceptar un referendum (pactando las contraprestaciones económicas por deuda, infraestructuras, seguridad social, pensiones…) y si se quieren marchar, pues puerta y adiós muy buenas. De entrada nos quitaríamos a un montón de mugreprogres catalanes que dejarían de dar la matraca, con lo que seguramente las izquierdas con los populistas comunistas no volverían a ganar las elecciones generales en décadas. Y si se quieren quedar, a pasar por el aro.

04

Por earagon59 10:15 - 12.01.2021

el origen del lío le puede Vd. dar las gracias al mozo este que nos contaba que era de izquierdas y que en vez de pactar con Izquierda desunida de Anguita pactaba con CIU el que empezó todo era de sus siglas socialistas FELIPE GONZALEZ, y son peores los charnegos que los propios catalanes, y si yo deseo que se vayan bien lejos éso si echando cuentas y pagando el justiprecio de todos los inmuebles de españoles que tienen allí y que no quieran ir allí si se independizan, y luego una valla electrificada y solucionado el tema, no puede ser que cada año para conseguir votos los de unas siglas o los de otras toda la pasta para allí y vascongadas y las sobras para el resto, creo que ya vale, y yo de momento llevo 25 años que no compro nada de nada que venga de allí es lo que tendriamos que hacer todos para arreglar esto, y lo hago mas que nada para no robarles.