+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Editorial

Retorno al pasado en América Latina

 

Un vendaval de cambios cruza América Latina en todas direcciones. Lo que empezó siendo un repliegue conservador después de más de una década de programas reformistas triunfantes se ha convertido en un verdadero huracán que restablece el viejo orden social o al menos lo pretende de la mano de políticos que, con mayor o menor intensidad, cabe considerarlos seguidores ideológicos y aliados seguros del presidente de Estados Unidos, Donald Trump. Nada de cuanto sucede de Colombia a Chile y de Ecuador a Brasil es ajeno al rearme político de una extrema derecha que es a un tiempo neoliberal en economía e iliberal en su compromiso democrático, que añora quizá el sombrío continente de las dictaduras y la autoridad en los cuarteles.

Los acontecimientos que se suceden estos días en Bolivia abundan en una realidad harto conocida: la injerencia del Ejército y de la policía en el funcionamiento de las instituciones y la usurpación de facto del poder por fuerzas ultraconservadoras que rescatan las peores tradiciones de la historia y la política latinoamericanas, incluidas las apelaciones a la religión.

Con características sociales diferentes en cada caso, pero con el objetivo final común de neutralizar programas reformistas, cabe decir algo parecido de las crisis en Chile, Perú y Ecuador, de la orientación ideológica de Iván Duque en Colombia, de las dudas que asoman en Paraguay. Y por encima de todos estos casos, debe subrayarse el liderazgo del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, en la nueva configuración del escenario latinoamericano.

Hoy no es exagerado hablar de un cierto retorno al pasado porque la reacción neoconservadora tiene su anclaje principal en la Casa Blanca, del todo decidida a revertir la herencia de Barack Obama cueste lo que cueste. Todo resulta familiar en esta nueva-vieja estrategia, incluida la excepción argentina con el regreso a la presidencia de un peronismo poliédrico y a menudo indescifrable. Nada de cuanto sucede se aleja y deja de recordar episodios anteriores vividos por los países latinoamericanos, por sociedades en las que muchas veces la opulencia y la economía de subsistencia apenas están separadas por la anchura de una calle.

Ni el desprestigio irreversible de propuestas radicales en el ocaso –Cuba, Venezuela, Nicaragua– ni los errores acumulados por el reformismo legitiman volver a las andadas y, todavía menos, justifican depositar en las ofertas ultraconservadoras un gramo de esperanza. Las desigualdades lacerantes que caracterizan el grueso de las sociedades de América Latina son consecuencia directa de la ocupación histórica del espacio político por líderes sometidos a minorías que han litigado por el poder, se lo han repartido a su antojo y han buscado siempre la ayuda de los generales. Que cuando parecía posible una moderada corrección de tales inercias reaparezcan los viejos hábitos, es la peor de las noticias porque supone bloquear la posibilidad avizorada no hace tanto tiempo de que era factible atenuar las peores injusticias de la dualidad social.

   
4 Comentarios
04

Por Coocun 20:47 - 18.11.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

EEUU pasó de ¿defensor? de las libertades mundanas, al menos en las películas, a revulsivo y mantenedor del fascismo mundial. Sin ser creyente, alguna velita irá con dedicación exclusiva contra ............... Lo penoso es la incultura generalizada y falta de memoria de muchas masas sociales; pensando y votando a las hordas asesinas de toda la vida. Realmente, la historia siempre ha tenido un grupo de jetas a un lado y multitud de borregos al otro.

03

Por el manchonero 11:12 - 18.11.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Para todo este tinglado harían falta una ministra Celalla que enseñara en cada uno de estos paises el significado de la palabra libertad. Vaya repaso, serena y con buen temple, que ha dado esta ministra a todas la peroratas derechonas y con sotanas. A una persona con esta capacidad de poner al alcance de cualquier mortal el verdadero significado del artº 27, delante de los bigotes de la concertada, habría que nombrarla ministra vitalicia. Serana, tranquila y argumentando. Ole y olé...

02

Por Don Minervo 10:19 - 18.11.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Hace unas décadas en America latina prácticamente todo eran dictaduras desde Argentina a Venezuela, poco a poco se fueron democratizando y acabando con sus dictadores, pero desde la llegada de Trump hemos vuelto al pasado, hasta en Es España la extrema derecha se atrevió a salir del gran armario del PP. Gracias Trump limpiar el planeta.

01

Por Don Minervo 10:08 - 18.11.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Es sorprendente que con todo lo que se ha hablado y escrito sobre Venezuela, hubo un tiempo gobernando Rajoy que algunos hablaban más de Venezuela que de España, hablaban más de Venezuela que de la desaforada corrupción que azotaba a su partido, digo que es sorprendente que todos estos Venezuelos ahora callan con lo que está suciendo en Bolivia, un auténtico golpe de estado donde la Bolivia blanca se ha impuesto por la fuerza a la Bolivia indígena, entre los cadáveres los hay hasta con tiros en la nuca y por supuesto la presidenta se autoproclamado en el cargo y saca una ley que exculpa a las fuerzas armadas de todo delito. Ahora toca silencio en nuestra noble y honrada derecha, aquellos luchadores por la libertad y la democracia y que tanto les preocupaba Venezuela.

Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla