+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Un sabor agridulce

 

08/12/2004

Albergar la cumbre hispano-francesa permitió que asuntos que atañen a Zaragoza y a todo Aragón estuviesen presentes tanto en las conversaciones de los líderes reunidos como en las sesiones de trabajo interministeriales o en las propias ruedas de prensa. Las comunicaciones interpirenaicas y el apoyo francés a nuestra candidatura a la Exposición Internacional del 2008 salieron a relucir (el presidente Chirac bromeó asegurando que Zapatero, Iglesias y Belloch le habían preguntado sucesivamente por la Expo).

La reunión de ayer acordó crear una nueva conferencia específica dedicada a las comunicaciones transfronterizas. Allí estarán ambos gobiernos centrales y los de las comunidades y regiones limítrofes de ambos lados del Pirineo. Está decidido que en ese foro se siga estudiando el proyecto de túnel de baja cota por el Vignemale. Mucho más oscuro es el futuro de la línea férrea por Canfranc, ante la cual Francia no muestra mayor entusiasmo.

No cabía esperar más concreciones de una cumbre genérica como la celebrada ayer en Zaragoza. Por eso el acontecimiento deja un sabor agridulce. Todo estuvo muy bien, pero las reivindicaciones de Aragón vuelven a quedarse para más adelante.