+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Tres en uno

Saldremos juntos

 

Carmen Lumbierres Carmen Lumbierres
02/06/2020

Por mucho que molesten las campañas institucionales encierran una verdad inevitable, estamos juntos, en el amor o en el odio. En nuestro libre albedrío está elegir a cuál de las dos emociones sucumbimos. En nuestra capacidad crítica encontrar el resorte para escapar de los dogmas dirigidos sobre a quién debemos detestar o como de profunda es la trinchera que nos separa de los otros.

Encontrar un enemigo común al que repudiar además de evitarnos ejercer nuestra propia responsabilidad es la forma más permanente de unión. El amor pasa, pero el odio sobrevive a generaciones. Quienes están tratando de alentarlo saben de su utilidad para crear ejércitos de 'hooligans' imprescindibles en su victoria, pero luego y como siempre, les dejarán solos cuando ya no les sirvan. Y ahí, nos tendremos que volver a reencontrar de uno en uno sin más protección que las debilidades que todos llevamos encima.

El circuito del odio identifica un patrón de actividad cerebral igual al del amor romántico, pero a diferencia de este no implica la pérdida del juicio y del razonamiento. Se construye con maniobras calculadas para la destrucción del otro, no es solo un estallido emocional como el del miedo o el enfado.

Cuanto más consigamos odiarnos, más largo se nos va a hacer el camino de vuelta. Incluso cuando el estallido termina en algunos de los cientos de conflictos civiles que la historia nos recuerda, vuelve el reencuentro, a no ser que hayas sido aniquilado antes. Llega ahora el momento de la resistencia cívica frente a los instigadores. Igual que el virus no se propaga si no ponemos de nuestra parte saltándonos la distancia física, el desprecio no se extiende sin nuestra colaboración. Nos parecía difícil soportar el confinamiento y lo conseguimos. La tarea ahora es más ardua, impermeabilizarnos en medio de severas restricciones al continuo ejercicio de provocación de parte de nuestras élites. Caeremos más de una vez, requiere de una tenacidad en una voluntad ya castigada, pero es la única manera de forzar un viraje en aquellos que esperan sacar rédito político, editorial o empresarial. Si el odio no les es útil buscarán otro medio para alcanzar sus objetivos, y pararemos así el círculo de réplicas y contrarréplicas inagotable. Que clamen en el desierto, mientras nosotros trabajamos para aceptar la discrepancia de opiniones, para expresar la tuya y aceptar la contraria, como recordaba la canciller Merkel la semana pasada. Siguiendo con los eslóganes institucionales, eso sí que nos haría más fuertes.

 
 
6 Comentarios
06

Por Eduardo 18:18 - 02.06.2020

"Saldremos juntos", ¿quiénes? ¿los de siempre?. En cada crisis que hemos sufrido se han quedado miles de aragoneses y españoles en el camino. Por ahí pululan sin que nadie se digne a mirarles. Parecen invisibles. ¿Pensáis que en esta crisis va a ser diferente? ¿Qué nadie se va a quedar en la cuneta? Por poner un ejemplo. ¿Quién se acuerda de los autónomos mayores de 60 años en situación de paro desde la crisis del 2008, víctimas, en su mayoría honrados e inocentes, de personas sin escrúpulos que sí salieron de su crisis a base de no pagar sus deudas y de arruinar al pequeño autónomo. ¿Sabéis que en España hay más de 100.000 autónomos mayores de 52 años con más 30 años cotizando y creando empleo, que por edad jamás va a ser contratado por nadie? ¿Y que carecen de economía y ánimos para iniciar un nuevo proyecto empresarial? ¿Sabéis que estos 100.000 autónomos no tienen derecho a ninguna ayuda social, ni siquiera a esos 436 euros que recibía cualquier parado del régimen general que haya cotizado 6 años?¿Sabéis que tiene más derechos cualquier delincuente recién salido de la cárcel o un inmigrante que ha saltado la valla en Ceuta golpeando a un policía, que cualquiera de estos autónomos? ¡No!, ¡No saldremos todos juntos, todo es palabrería sin hechos!

05

Por Don Minervo 12:27 - 02.06.2020

Desde las elecciones de noviembre no han dejado de pedir la dimisión de todo el gobierno, uno a uno y en bloque, han llegado a exigir un gobierno de emergencia, han incendiado la calle, han conseguido que haya ruido de sables, pero ojito, que no se cese a uno de los suyos que el pollo que montan es de dimensiones bíblicas. Es imposible caminar con estos "compatriotas", no hay manera, estan siempre en pie de guerra. Sino gobiernan la bronca permanente está asegurada, lo que pasa es que ahora van muy subiditos e indignaditos, les han puesto a un peligroso comunista en el gobierno y esto no lo pueden aceptar, es superior a sus fuerzas y a su nivel democrático tan arraigado en ellos.

04

Por el manchonero 9:39 - 02.06.2020

Todos matices que se exponen en el artículo son correctos, pero subyace en el fondo unas ideas anclaje en la estructura cognitiva de aquellos sectores donde todo viene dado de cuna y por la gracia de dios y que en España se reafirme en los pupitres debido a la segregación escolar donde la Iglesia sigue influyendo en nuestras emociones. No es una cuestión democrática es una idea supremacista y propietarista que quiere gestionar el destino de los "vencidos" desde el 39 hasta ahora.

03

Por Don Minervo 9:03 - 02.06.2020

Han echado mano de la pandemia, de los muertos, de los contagiados, del material sanitario que era muy difícil conseguir, de los inagotables insultos, de bulos y mentiras, del ejército, de la guardia civil, han filtrado falsos informes, todos los dias nos ofrecen un mezquino espectáculo. Hay que conseguir el poder como sea, por la buenas o por la malas, por las buenas no lo consiguieron (las urnas), y desde entonces están en las malas.

02

Por Don Minervo 8:57 - 02.06.2020

Es difícil aislarse de este peligroso patrioterismo de cacerola, han llegado a tal punto que están revolviendo al ejército y la Guardia civil, sabedores que en estas instituciones hay muchos de los suyos. Esto es más peligroso de lo que parece, intentar sumar a su patria cruzada a los que tienen las armas, no es para estar tranquilos. Si hubiesen ganado las elecciones (por duplicado) no necesitarían estas sordidas maniobras, pero como no las han ganado en las urnas, hay que buscar otras fórmulas para poder gobernar.

01

Por Lagerzgz 8:53 - 02.06.2020

A veces no es fácil el camino que usted propone pero sin duda es el más civilizado y democrático. Esta actitud en un sistema donde vige la ley y no la arbitrariedad pienso que lleva al progreso material y sobre todo humano.