+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

La rueda

Tinder, Benidorm y Bilbao

Las víctimas de violación, al parecer, quedaron con los presuntos agresores por redes sociales

 

LILIANA Arroyo
14/08/2019

Llevamos un ritmo horrible este agosto: una denuncia de violación múltiple por semana. Algunos quieren ocultar el problema para evitar efectos llamada, cuando en realidad lo grave de hacerlo invisible es el riesgo de olvidar que existe.

El hit del verano debería ser terminar con estas prácticas abusivas y cobardes, algo imposible desde el silencio. Así que hay que romperlo y llegar a la opinión pública, pero hay que hacerlo a conciencia y con precisión. Dejemos el clic fácil para otro rato, porque enturbia.

Al parecer, las víctimas habían quedado con los presuntos agresores a través de redes sociales. En Bilbao fue a través de Tinder, mientras que en Benidorm la flecha llegó por Instagram. Fueron estas como podría haber sido cualquier otra red o app de citas. Es cierto que dichas plataformas son problemáticas y a menudo albergan dinámicas basadas en insultos, odio y cosificación. Obviamente las apps son responsables del tipo de comportamientos que permiten en su sistema, pero aclaremos que ni en Bilbao ni en Benidorm fueron las apps las que agredieron.

¿A quién se le ocurriría decir que una relación laboral terminó mal porque encontró el trabajo por Linkedin? A nadie. Porque entendemos que sea cual sea el origen del empleo, lo que ocurra una vez empieces a trabajar dependerá de muchas cosas. ¿Por qué no lo entendemos así cuando se trata de sexo? De hecho, cuando la chica llegó al parque de Bilbao y vio que había seis hombres en lugar de uno, quiso huir. Se dice que echó a correr pero no lo consiguió porque la retuvieron y la amenazaron. Dudo que la app tuviera nada que ver. Incluso si hubieran empezado conociéndose en un bar, seis a una pero todos de acuerdo. Aunque el plan inicial fuera jugar, la partida siempre se puede dejar a medias.

Si ella cambió de opinión, ellos cogieron el tablero del consentimiento para pisotearlo. Ahí está la raíz de la confusión, porque es más fácil demonizar una app que cambiar la mentalidad de quien la usa.

*Doctora en Sociología, especializada en transformación digital. ESADE