+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Tercera página

Tirón de orejas

Debemos exigirles a todos los extremos o ultras respeto a todas las ideas y valores de la educación ciudadana

 

Vicente Calatayud Vicente Calatayud
07/12/2018

La sociología indica que todos merecemos una oportunidad; aunque dudo que el ególatra, el insolente, ese atrevido y descarado personaje, orgulloso y desvergonzado, que aparece, con excesiva frecuencia en nuestra actual estructura social, política y cultural, merezca, esa única oportunidad, y menos representar al pueblo o dirigir un gobierno. A semejantes personajes, jamás deberíamos darles determinadas responsabilidades con los votos democráticos. Es necesario reflexionar, sin pasión, sobre el espíritu humanista y constitucional que debería caracterizar a cualquier tipo de sociedad evolucionada, donde debe primar el análisis de lo adecuado y lo chapucero, antes de lanzar a los ciudadanos a la calle. Debemos exigirles a todos los llamados extremos o ultras respeto a todas las ideas y a los valores de la educación ciudadana, que obligue a reducir, cambiar o modificar ese excesivo amor a sí mismo, olvidando intencionadamente el respeto democrático a la ciudadanía dificultando nuevas oportunidades.

No es misión cómoda ni agradable, pero se puede entender como deber profesional de «enseñar al que no sabe». Educar es preparar maneras de comportamiento social, son normas de cortesía que permiten la convivencia en un ambiente determinado, es ejercitar los sentidos y la sensibilidad por el gusto.

Si el comportamiento de los «personajes» no hubiese sido correcto, otrora, no tan lejana, se le «sancionaba» con una «censura» o un «no apto por unanimidad». Hoy son ungidos como políticos parlamentarios, senadores o portavoces, con escasa experiencia laboral, empresarial o docente, aunque siempre dispuestos a manifestarse como los más clarividentes, si bien deficientemente preparados parcos en cultura, y difíciles de apear de la nube en la que les subió su desvarío y desde donde pretenden dominar sermoneando sin descanso. Jamás expresaron una opinión equilibrada, frecuentemente modificada, sin admitir razonamientos, negociaciones o consensos. Sin posibilidad de admitir que pueden estar equivocados, y que su vanidad les hizo casi aborrecibles.

La mayoría de estos personajes, hoy, ante una sociedad conformista de la posverdad se han impuesto, arrasan, ordenan, mandan, espectacularizando la convivencia social y la política bajo la bandera de la sociología pedagógica de la libertad igualitaria y antibiologica.

Surge una pregunta: ¿como bajarles los humos, para que disminuyan su exagerado ego?, sin humillarles, pero abatiendo su vanidad y altivez de tal forma que la advertencia no quede en agua de borrajas, sino en reflexión, discreción y ponderación.

Y así estamos, debemos encontrar a alguien que tenga la adecuada sensatez moral, ética y social, para dar un tirón de orejas, a aquellos presuntuosos políticos, extravagantes populistas, corrompidos independentistas, vanidosos, rufianes y corruptos, sin que califiquen como fascista o facha a todos los que no comulguen con sus ideas. La convivencia social y política se debe hacer mas respirable.

*Catedrático emérito. Universidad de

Zaragoza

   
3 Comentarios
03

Por brainforspain 10:37 - 07.12.2018

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Imagino que "extravagante populista" también se podrá aplicar a Casado y compañía, en sus discursos dirigidos a las tripas de la gente en lugar de a la razón. Y que no por ello te califiquen de chavista o bolivariano. Hay que mirar hacia todos los lados, sr Calatayud.

02

Por Don Minervo 9:38 - 07.12.2018

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Señor catedrático, el fascista o facha esta bien definido y encuadrado desde hace muchos años y es precisamente ese señor/s que aborrece, repudia, odia y reprime si puede a todo aquel que no comulga con sus ideas. Es algo malo ser Idependentista para clasificarlo con los corruptos, "rufianes", vanidosos, corrompidos etc. Se puede ser independentista sin ser necesariamente lo otro, digo yo.

01

Por KAZYNSKI 9:34 - 07.12.2018

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Bien pero el problema Profesor es que la falta de Educación y Formación de las clases dirigentes y de los jóvenes que vienen por detrás, salvo excepciones que confirman la regla, de la que hemos sido, en parte, cómplices, admitiendo carros y carretas como doctores con trabajos ridículos, licenciados con faltas de ortografía y aprobados por compensación, bachilleres sin vocabulario, etc que ahora nos va a exigir una verdadera REVOLUCION EDUCATIVA: Pedir esfuerzo y sacrificio tan simple y tan complejo. Animo.