+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Sala de máquinas

Transmutación de valores en Japón

 

Juan Bolea Juan Bolea
15/02/2019

De esta película extraordinaria, aunque muy triste, cabe destacar la alegría que late en el mal o lo bien que se lo pasan personajes malvados, capaces de hacer daño a los demás, sí, pero también de amarse y respetarse a sí mismos y a los suyos.

Esta paradójica condición del malvado humanizado, de la banalización o humanización del lado oscuro del hombre será precisamente lo que nos invite a reflexionar al salir de una cinta como Un asunto de familia, de Hirokazu Koreeda.

Su original argumento nos va a situar en el seno de una familia tan original como lo son sus propios miembros. Una pareja, un matrimonio normal, que vive con sus hijos pequeños y con una anciana, la abuela de los niños, en la ciudad de Tokio.

Hasta ahí, todo normal. Las escenas domésticas, cotidianas, seguirán una tras una mostrándonos su manera de ser en familia, de ganarse menesterosamente la vida y sobrevivir en un Japón competitivo y rico en el que ellos están en inferioridad de condiciones.

Sin embargo, pese a vivir en una casa hecha con cartones, son felices, ríen, juegan, comparten sus escasos recursos.

Poco a poco, los giros argumentales nos irán desvelando sorpresa tras sorpresa.

Ni ese padre ni esa madre, ni los adorables niños ni la bondadosa abuelita serán lo que aparentan ser. Sus respectivos pasados, celosamente borrados por ese presente feliz en el que dejan pasar el tiempo ocultan trampas, dolor, delitos de sangre, actos cuya maldad intrínseca no solo resulta intolerable, sino, lo que es ética y moralmente más grave, incompatible con la unidad familiar de que pretenden seguir disfrutando.

Una trama que plantea desde otro punto de vista la terrible paradoja de que las consecuencias de un mal acto, de una horrible acción, pueden ser más positivas que los efectos de una buena causa. Que, a través del mal, se puede hacer el bien a otros seres humanos.

Como seguramente, Adán y Eva, a pesar de haber pecado y haber sido forzados a abandonar el paraíso, tuvieron la oportunidad de volver a ser felices en una tierra donde regían otras normas.

¿Transmutación de todos los valores? (Nietzsche).

   
1 Comentario
01

Por Raimon 11:15 - 15.02.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Hola Juan, desde la mas tierna infancia soy bastante exceptico con la mayor parte de los dogmas de la historia sagrada,tambien del resto de la Iglesia Catolica, donde parece, por los crimenes que van saliendo a la luz se han refugiado, todos los "raros" psicologicamente hablando, enfermos mentales, obsexos sexuales pederastas, por no decir tambien el ansia por los demas placeres terrenales, manjares y buenos vinos, riquezas y propiedades, resumiendo, no pecan porque tienen la "facultad de absolverse" tras los imnumerables pecados que cometen, hasta aqui, salud escritor.