+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Sala de máquinas

Trata, prostitución, proxenetas

 

Juan Bolea Juan Bolea
23/01/2019

Una de las voces más autorizadas contra el fenómeno, la lacra de la trata de mujeres en todo el mundo, y particularmente en España, es la cineasta española Mabel Lozano. Desde hace ya más de una década, sus documentales vienen denunciando sin ningún tipo de filtro o tapujo la brutal realidad de miles de mujeres que son prostituidas, esclavizadas, humilladas, torturadas y, en no pocos casos, asesinadas, sin que este endémico desastre tenga visos de ser corregido.

En El Proxeneta (editorial Al Revés), Mabel Lozano nos cuenta la historia de un proxeneta o chulo, alias El Músico, cuyo testimonio, sencillamente increíble, vertebra este ensayo-denuncia con una cadena de hechos extremos, el más suave de los cuales pone los pelos de punta.

Miguel el Músico, en su vida de macarroneo, llegó a prostituir, según el mismo ha reconocido, a más de mil setecientas mujeres.

Si ustedes, para que no sea simplemente una cifra, las imaginan sentadas, por ejemplo, en el Auditorio de Zaragoza, todavía tendrían que ocupar, para caber, los pasillos. Una por una, esas chicas rumanas, colombianas, brasileñas y, cada vez menos, españolas, fueron captadas en sus lugares de origen por muy diferentes medios; engañosos, por lo general, a base de falsas promesas o de otras mujeres que hacían de gancho para las noveles víctimas.

En este extraordinario libro queda claro que la prostitución en España está controlada desde hace mucho por varios clanes de proxenetas, los mismos que rigen esos macroburdeles que pueden llegar a albergar a cientos de mujeres. De vez en cuando hay una redada, verdad, pero no lo es menos que el problema, la lacra, nunca se extingue del todo, volviendo a aparecer en cualquier otro lugar. ¿Controlar la prostitución, marginarla, prohibirla, abolirla...Qué hacer?

En nuestro país, la venta de carne humana no es legal ni ilegal, sino todo lo contrario. Y de esa establecida alegalidad los chulos, macarras, proxenetas o como llamárseles quiera obtienen situaciones favorables para sus corruptos intereses.

La lucha contra ellos no puede ser solo cosa de personas tan comprometidas y valientes como Mabel Lozano.

   
3 Comentarios
03

Por Don Minervo 17:33 - 23.01.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Pues si, razón tiene Proscrito. El Juego que se publicita en todas las cadenas de televisión está causando verdaderos estragos en nuestra sociedad, incluidos suicidios. A ver cuando escribe alguien un libro sobre esto y el señor Bolea nos habla de ello. Aunque no sabremos si lo que escribe es su opinión o lo que comenta el libro.

02

Por Hombreproscrito 17:03 - 23.01.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

" Qué le pregunten a los corruptos del PP y sobre todo a Villarejo, sobre los volquetes llenos de esas profesionales del amor ( naturalmente VIP ) , me parece que saben bastante del asunto ". Por otro lado en la literatura , y no digamos en la mafia ( que mas o menos se retroalimentan mutuamente, como no podría ser de otra manera -afortunadamente, puntualizo, sobre todo para la literatura- prostitución,drogas y juego son los clásicos del comercio " ilegal o ilícito " , el juego hasta promocionado de forma abrumadora y brutal por nuestras benéficas televisiones. . ."

01

Por Don Minervo 9:44 - 23.01.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Si la prostitución existe es porque hay demanda, como ha habido demanda desde el principio de los tiempos. Si la prostitución, tan necesaria ella, estuviese controlada, regulada y vigilada desaparecería en gran medida todo esto que usted comenta, algo parecido pasa con las drogas, si estuviesen legalizadas desparecerían el mercado negro, las mafias, los narcos, los asesinatos etc. Nada nuevo Bolea, excepto el libro de Mabel Lozano.