+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

El artículo del día

¿Un ministerio español de la verdad?

Hay que vigilar y denunciar todas las decisiones que sobrepasen los límites de la decencia ética

 

Santiago Molina Santiago Molina
11/11/2020

En los últimos días la práctica totalidad de los periódicos españoles han publicado artículos en los que el propósito de sus autores era demostrar la coincidencia total y absoluta entre la estructura, los objetivos y el funcionamiento de la comisión para el control de la desinformación, creada por el actual Gobierno, y el ministerio de la verdad que describe Orwell en su novela titulada 1984. Lo más sorprendente de esos artículos es que sus autores no han mostrado el contenido de ambos textos, bien porque entienden que los lectores los conocen sobradamente, o bien porque han intentado ocultarlos de manera consciente para evitar que cada lector piense por sí mismo. Honestamente, considero que para saber si existe esa coincidencia solo hay un procedimiento válido: comparar las características y los objetivos de ambas estructuras políticas.

Según Orwell, los funcionarios del Ministerio de la Verdad (la Policía del pensamiento) tienen por objeto ocuparse de las noticias con el objetivo de que los periodistas no publiquen cosas que vayan en contra de la verdad, entendida tal y como la entienden los miembros del Gobierno. De ahí que la principal labor de esos funcionarios sea la elaboración de listas de periódicos que difunden noticias contrarias a los intereses del Gobierno y de libros que relatan hechos históricos contrarios a la única verdad posible (la que decreta el Gobierno). Para ello, creó una nueva lengua con el propósito de reducir el pensamiento propio e independiente, ya que la ortodoxia equivale a no pensar, a no tener necesidad de pensar. O dicho con otras palabras: la ortodoxia es la inconsciencia. Dado que los niños pertenecen al Gobierno, se procurará que nazcan a través de la inseminación artificial y se educarán solo en instituciones públicas que respeten estos principios fundamentales: la ignorancia es la fuerza, la libertad es la esclavitud y la guerra es la paz. Unas instituciones públicas en las que los libros de texto sean escritos por los policías del pensamiento y supervisados por el comité dirigente del Ministerio de la Verdad. Un ejemplo de cómo deben ser esos libros de texto lo ofrece Orwell en las páginas 91-92 (a pesar de su enorme interés, no copio aquí el contenido por falta de espacio).

No conviene olvidar que esa novela fue escrita en el año 1948, recién acabada la segunda guerra mundial, cuando estaban en pleno apogeo las terroríficas purgas de Stalin en la Unión Soviética contra los que entonces llamaban disidentes. De hecho, todos los exégetas de esa obra coinciden en afirmar que es un alegato contra la deriva autoritaria del régimen soviético. Por tanto, es en ese contexto histórico en el que hay que interpretarla.

En cambio, la Orden PCM/ 1030 de 30 de octubre, en la que se describe el procedimiento de actuación contra la desinformación, aprobado previamente por el Consejo de Seguridad Nacional, ha sido publicada en el Boletín Oficial del Estado del día 5 de noviembre de 2020. Según los redactores de esta orden ministerial, el contexto histórico que la motiva es el predominio de las noticias falsas (fake news) que pululan sin control por las redes sociales, siendo por tanto necesario acabar con ellas. El problema es quién determina lo que es desinformación y qué es una noticia falsa. Como en dicha orden ministerial no se hacen esas disquisiciones teóricas, todo queda en manos de quienes van a dirigir dicha Comisión de la Verdad.

Veamos a continuación cuáles son algunos de los objetivos de esta comisión: actuar contra la desinformación; examinar el pluralismo en los medios de comunicación y, por tanto, vigilar la desinformación de manera coherente, considerando la necesidad de examinar los medios que se utilizan para interferir en los sistemas democráticos. A la vista del párrafo anterior, resulta evidente que, tal y como aseguraba Orwell, una de las funciones prioritarias de esta neolengua es embarullar el texto para que parezca que dice algo sin en realidad decir nada concreto. En esta norma legal no se dice nada acerca de las penas que recaerán sobre los medios de comunicación que los vigilantes y censores (o dicho en términos orwellianos: los policías del pensamiento) determinen que no respetan los estándares de veracidad establecidos por esos funcionarios. Sin embargo, si se analiza lo que dijo el general José Manuel Santiago (Jefe del Estado Mayor de la Guardia Civil) en el mes de marzo, queda bastante claro que todas aquellas noticias que critiquen al Gobierno en las redes sociales entrarán en la categoría de desinformación.

Como es lógico, la ministra de Asuntos Exteriores ha dado una respuesta mucho más sutil que ese general: «La principal función de esa comisión es limitar que se puedan vehicular falsedades a través de radios, televisiones y plataformas digitales». ¿Quién define lo que son falsedades? Si se comparan ambos textos hay que reconocer que la comisión creada al amparo de esa orden ministerial no es semejante al Ministerio de la Verdad desde un punto de vista existencial, aunque sí lo es desde un punto de vista esencial y finalista. O dicho de otro modo. Pienso que, en sentido estricto, la estructura creada por el actual Gobierno español es equivalente en potencia a la diseñada por Orwell y, por tanto, en cualquier momento puede transformarse en un Ministerio de la Verdad. Por ello, entiendo que la única manera de evitar que triunfen las ideas totalitarias que subyacen en la creación de ese peligroso engendro, es estar muy vigilantes y denunciar todas y cada una de las decisiones que sobrepasen los más elementales límites de la decencia ética y democrática, tanto si las justifican apoyándose en la situación excepcional de pandemia que padecemos, como si el pretexto es limitar los enormes poderes de las grandes multinacionales que controlan las principales redes sociales.

 
 
12 Comentarios
12

Por José S. 1 19:53 - 12.11.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Al hilo de este asunto, me viene a la memoria una niña de muy corta edad que murió semanas atrás en Zaragoza capital a manos de su padre quien daba en un primer momento síntomas coherentes con la sicosis según informaba «El Periódico de Aragón». No sabemos si el presunto homicida era consumidor de drogas o, si lo era, cuáles tomaba: *¿dónde está el seguimiento de estas informaciones, además haciendo hincapié en la repetida presencia de estupefacientes concretos, si hubiere lugar, en la vida de los presuntos o convictos perpetradores?*. A lo que voy es a que en estos momentos se está haciendo un seguimiento exhaustivo de las francamente poco útiles restricciones por el SARS-CoV-2 en los medios de comunicación social pero no de la peligrosísima marihuana u otras drogas ilegales en la vida de personas con horrorosos historiales delictivos. Esto me parece hipócrita, vergonzoso y peligroso a partes iguales. La connivencia de la mayoría de los medios de difusión con los respectivos gobiernos en la gran trola de la pandemia en términos de la innecesaria y equivocada sobrerreación política de su gestión debe ser objeto de una tesis doctoral en el futuro. Por último, habiendo leído extensamente a Eric Blair, doy las gracias al señor Molina por su estupendo análisis de «1984» aplicado a la actualidad española de que trata su artículo. Un saludo.

11

Por José S. 1 19:52 - 12.11.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Deseo añadir unas cosas más a mi aportación anterior. Hasta ahora el asunto de salud pública sobre el que había comentado más eran las drogas ilegales en general y la *peligrosísima* marihuana en particular, que de recreativa e inofensiva no tiene nada de nada pero bueno, de eso volveré a hablar más en su momento. En fin, me resulta especialmente desalentador y preocupante ver fotos en los medios de difusión españoles de agentes de Policía específicamente supervisando a los ciudadanos mientras se relajan conversando y tomando algo en las terrazas de cafés, bares o restaurantes: ¿hemos sido invadidos por una fuerza militar extranjera? Además, es curioso ¿cuándo se ha dedicado tanto esfuerzo a luchar contra la presencia de narcóticos ilegales en nuestro país? Algunos políticos gobernantes de primera línea comparan, sin conocimiento médico alguno o de su impacto social, la marihuana con “un ron” y, parece ser, en un ataque de superioridad divina verían bien legalizar esta letal sustancia.

10

Por earagon59 20:23 - 11.11.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Por aryastarck No te esfuerces que estos progresistas que largan por aqui deben estar muy cotizados, no tienen solución son casos crónicos, estos progresistas no eran los que iban a quitar la Ley mordaza? ah y tambien la reforma laboral, la inmunidad diplomática, las puertas giratorias, nada nuevo bajo el son éstos no van a hacer nada de nada de lo que prometen igual que los anteriores y los que vengan, dicen lo que la gente quiere oir, en resumidas cuentas lo mismo de siempre, no digo nada más no vaya a ser que se ofenda alguien por mentiras que creo que no he dicho.

09

Por José Z. 20:16 - 11.11.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Sr. Molina, por mucho que se repita una falsedad no deja de ser una falsedad, la Orden ministerial responde a una directiva europea para luchar contra las injerencias extranjeras, no para controlar a los medios de comunicación. Por otro lado, ¿en serio ha visto todos los comentarios igual de respetuosos? Querer quedar bien con todo el mundo es la mejor manera de no quedar bien con nadie. Saludos.

08

Por Santiago Molina García 19:33 - 11.11.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Después de leer los 5 comentarios (todos ellos respetuosos y llenos de sentido común), solo me resta hacer estas preguntas: ¿Quién controla al controlador? ¿Quién determina lo que es verdad y lo que es falso? ¿Cuáles van a ser los contrapesos parlamentarios?

07

Por manolinmira 19:29 - 11.11.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Que buenos son, que buenos santos y de votos, de votos para ellos, para la izquierda radical para el comunismo puro y duro al que nos conducen. Como no nos rescate Europa y no con dinero precisamente, estamos acabaos como nación, como nación libre y, seremos un cáncer para este viejo continente

06

Por Don Minervo 19:25 - 11.11.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Aryasfake, entiendo que esté usted más rabioso de lo normal, la derrota del trompetas les ha afectado a ustedes mucho. Por mucha calidad de demócratas que vayamos perdiendo la mayoría de los que aquí comentan siempre seremos un millón de veces más demócratas que usted que sigue esperando el santo advenimiento de otro caudillo, por supuesto por la gracia de dios. Sigue siendo usted un pendenciero, solo busca bronca todos los días y con quien sea. Vaya patriotazo.

05

Por aryastarck 14:23 - 11.11.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Vale, perfecto, para Minervo y José Z la Orden es perfectamente válida porque anteriormente el PP quiso hacer algo similar. Por cierto, los partidos actualmente gobernantes salieron en tromba contra aquello y felizmente no salió adelante. Pero ahora los mencionados progres ven perfectamente esta Orden que sí se ha publicado en el BOE y como dijo la Ministra de Asuntos Exteriores no es solo para controlar las injerencias de países extranjeros en redes sociales con noticias falsas/fakes, ahora vale para cualquier medio informativo y no es una agencia independiente quien decide no, es la oficina del presidente. ¡Vaya pareja de demócratas de pacotilla!

04

Por José Z. 11:00 - 11.11.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Vamos a ver, esta Orden ministerial no se la ha sacado de la manga el gobierno bolivariano, comunista, radical y filo-etarra, esta Orden proviene de una Directiva europea tendente a luchar contra las injerencias de terceros países, como Rusia, en los asuntos internos de los países de la Unión, elecciones o "brexit" por ejemplo. Lo que sí veo criticable, y mucho, es la falta de coherencia de todos, PP, PSOE y Podemos. Cuando esto mismo lo quiso hacer el PP, todos se echaron las manos a la cabeza, y ahora que lo hace el PSOE, es el PP el que brama como toro en celo. Ya vale de cachondeo y de intentar mentir miserablemente a la gente, no somos niños, somos adultos.

03

Por Don Minervo 10:42 - 11.11.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Llevamos décadas en que una buena parte de la prensa e inagotables periodistas, tergiversan, maquillan, disfrazan, silencian. ignoran, cuentan medias verdades o directamente mienten según sean los intereses del partido, político o ideología a la que apoyan o pertenecen. Porqué nos escandalizamos ahora ?, porqué los que ahora se escandalizan no lo hicieron cuando su partido propuso más o menos lo mismo y todos los defendieron a capa y espada y no hace mucho tiempo. Nos escandalizamos ahora de que el ser humano y la mentira caminan juntos desde siempre aquí y en Pernambuco. Por no hablar de las redes sociales, un descontrolado mentidero de nuestros días desde donde se hace política. Que es lo que ha cambiado, cual ha sido la sorpresa. Desinformación o mentir, que más da, que novedad.

Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla