+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

A fondo

¿Volver a la normalidad?

 

Desde el domingo pasado, los menores de 14 años pueden salir a la calle acompañados por un adulto. - EFE

Antonio Piazuelo Antonio Piazuelo
03/05/2020

Mes y medio después de poner nuestras vidas entre paréntesis (¿quién le iba a decir a Sabina que eso de robarle el mes de abril era mucho más que una metáfora arriesgada?), desde el Gobierno y con todas las cautelas del mundo se empieza a hablar de la vuelta a la normalidad...

Lo que ocurre es que suelen añadir un adjetivo a esa normalidad: será nueva. Nadie aclara muy bien en qué consistirá la nueva normalidad y, como mucho, se alude a las precauciones que habrá que seguir manteniendo hasta que la covid-19 quede definitivamente derrotada, vacuna mediante.

Mascarillas y guantes para ir por la calle, evitar aglomeraciones, guardar las distancias, dejar besos, abrazos y achuchones para más adelante… y mantener la alerta por si al maldito bicho le da por resucitar. ¿Algo más? Pues digo yo que sí. O, por lo menos, que conviene detenernos un rato a pensar si merece la pena una vuelta a la normalidad, entendiendo por normalidad la situación que había antes del coronavirus. Por decirlo de otro modo, si merece la pena ganar el presente y perder el futuro.

Es natural que, cuando se han perdido tantas cosas valiosas de las que disfrutábamos hasta hace unas semanas, añoremos ese tiempo anterior en el que podíamos ir a un concierto o al teatro, tomar una cerveza mientras arreglábamos el mundo con los amigos en la barra de un bar, viajar, ir a la playa, ver a nuestros hijos o a nuestros nietos y, en fin, todas esas pequeñas cosas a las que casi no dábamos importancia.

Sanidad pública

Es natural, sí, pero también es posible que la añoranza nos haga idealizar ese pasado tan cercano, pensar que vivíamos en el mejor de los mundos, en la mejor sociedad posible. Pero eso no es cierto. Vivíamos en una sociedad injusta y desigual, en un planeta amenazado de muerte por la ceguera de las élites económicas y financieras, en una enloquecida marcha atrás para desmontar el Estado del Bienestar y aumentar la distancia entre esas élites y el resto de la población. Si algo tengo claro es que, pese a los errores y titubeos de los gobiernos europeos (de todos, no solo del español) ante esta pandemia desconocida, si la estamos doblegando es gracias a la existencia de sólidos sistemas de sanidad pública, y gracias a la profesionalidad y la entrega de sus trabajadores. Eso y que, si no hubiésemos sufrido los brutales recortes anteriores en esa sanidad, en la asistencia social y en ciencia e investigación, las consecuencias de la enfermedad habrían sido mucho menores.

Pues bien, ¿es a esa normalidad a la que queremos volver? ¿Basta con superar esta crisis y sentarnos a esperar la próxima, o debemos extraer las enseñanzas que nos ha brindado la enfermedad sobre nuestras sociedades? En la forma de abordar la lucha contra el coronavirus han quedado de manifiesto ya las diferencias ideológicas en las que se mueve nuestro mundo. Entre otros, Trump en Estados Unidos, Bolsonaro en Brasil y los primeros pasos de Boris Johnson antes de enfermar él mismo, van en una dirección: primero los intereses del capital económico y financiero y luego, si acaso, la salud. No tengo duda de que el tándem Casado-Abascal habría hecho lo propio si hubiese gobernado. Europa, de momento, ha optado por lo contrario.

El virus será vencido en un plazo de meses, o de pocos años en el peor de los casos, pero enseguida habrá que pensar en la forma de superar el batacazo económico que se sumará a las consecuencias, aún demasiado visibles para muchos, de la crisis de 2008. Keynes vuelve a estar de moda en Europa y se avivan los recuerdos de Mr. Marshall, agitados con fuerza por algunos dirigentes como Pedro Sánchez o Macron. Pero los países del norte (o, por decirlo con más exactitud, los países más ricos) se resisten a esos esfuerzos solidarios y aún coquetean con las soluciones austericidas de tan ingrato recuerdo. En los próximos meses vamos a asistir a una nueva confrontación entre los que quieren una Europa más justa, más solidaria y más igualitaria, de acuerdo con los principios fundacionales de la UE, y los que simplemente quieren volver a la normalidad anterior, durante la que obtuvieron tan pingües beneficios. Incluso si ello supone poner en riesgo la propia idea de Europa.

Que se salgan o no con la suya depende en buena medida de que nuestras sociedades acepten el reto de cambiar el paradigma de normalidad en esa dirección de justicia e igualdad, o prefieran permanecer sujetas al dogma neoliberal, a esa falsa verdad única que crea masas de pobreza cada vez mayores y pequeños núcleos de riqueza cada vez más ricos.

Cimientos de la democracia

Cambiar la sociedad, digo, no cambiar el sistema ni alterar los derechos y las libertades que tanto costó alcanzar y por los que ahora se preocupan tanto nuestras aguerridas derechas y ultraderechas, después de haber combatido contra esos derechos y esas libertades durante mucho tiempo. El sistema, nuestro sistema, es la democracia, esa por la que luchamos tantos españoles cuando en la trinchera de enfrente estaban los de siempre, esos que solo defienden la democracia cuando ganan. Los discursos de las cúpulas de PP y Vox durante estos meses son una prueba evidente.

Yo comprendo que la derecha no puede secundar un cambio social como el que propongo, desde mi posición de izquierdas (iría en contra de su propia naturaleza), pero me preocupa la actitud beligerante de esas cúpulas, y en particular la del PP, porque para cambiar o no la sociedad es preciso que esa sociedad no se nos venga abajo. Hay, primero, que reforzar sus cimientos después de este terremoto, y luego enfrentarse democráticamente sobre los objetivos a largo plazo. Y en la tarea de reforzar esos cimientos es imprescindible que participe la derecha democrática, como vienen señalando muchos, aunque la dirección de los populares no parece acabar de entenderlo.

Hablo, insisto, de su dirección nacional. En otras comunidades, y Aragón está entre ellas, los dirigentes del PP han entendido bien lo que significa hacer oposición en estos momentos. Como parece haberlo entendido Ciudadanos en términos generales. Ese sigue siendo para mí un motivo de esperanza.

 
 
5 Comentarios
05

Por José S. 1 18:17 - 03.05.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Ahora, ¡qué paradoja!, en España nuestra Policía nos reparte caretas que nos hacen sonar la voz como si lleváramos la cabeza metida en una caja de cartón con aberturas para los ojos y ¿con objeto de qué exactamente? Los médicos están divididos acerca de su eficacia. Según una información al respecto en el servicio digital de difusión internacional alemán Deutsche Welle --DW-- «El portador de una mascarilla puede protegerse de los gérmenes e infecciones, pero de *forma muy limitada*»[*mi énfasis]. El distinguido patólogo británico John Lee decía no hace mucho en un artículo que publicó en la revista semanal de su país «The Spectator» que, traduzco: “Cuando una persona está infectada de un virus se estima que podría propagar mil millones de partículas virales al día --lo que son unos diez millones de partículas por exhalación. Una máscara no impedirá poner estas partículas en el aire de nuestro alrededor. De hecho, con una máscara humedecida [a resultas de la respiración regular] se estarán expulsando aerosoles y partículas más grandes lateralmente, dirigidas directamente a nuestros compañeros socialmente distanciados dos metros». ¿No será entonces la máscara otro control gubernamental --¡uno más!-- sobre los ingenuos ciudadanos a sumar a la orden de aplaudir por las tardes a la hora indicada a los servicios sanitarios? Muchas gracias por un sugerentísimo artículo, señor Piazuelo. Un saludo.

04

Por José S. 1 18:16 - 03.05.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

El epidemiólogo jefe de lo que en español llamaríamos una Agencia Estatal de Salud Pública aconsejó a los suecos que no dejaran de ir a los bares, restaurantes y escuelas; los negocios y centros deportivos han permanecido abiertos mientras que se ha concienciado a la población de la importancia de controlar al SARS-CoV-2 manteniendo una distancia prudencial entre las personas y cuidar de la higiene personal. Si en España se hubiera hecho esto además de atender mejor a las personas mayores en sus respectivas residencias --la cuarentena nacional en estos centros hubiera estado justificada-- y le hubiesen proporcionado el vital equipo de protección individual a los servicios sanitarios otros gallo nos cantaría. En este sentido, al señor Piazuelo le asiste la razón de los hechos: la política conservadora en en nuestro país los últimos años ha sido la de destruir al Sistema Nacional de Salud, donde España estaba mucho peor preparada para una pandemia dados unos servicios sanitarios asfixiados de la mínima inversión requerida. Véase también el parecido caso del Servicio Nacional de Salud --NHS, en inglés-- Británico después de casi diez años de recortes y externalizaciones de la sanidad pública del Gobierno 'tory', para que ese mismo servicio le haya salvado la vida a Alexander B. Johnson quien ha vuelto a disfrutar de la paternidad con el nacimiento de un hijo en un hospital igualmente estatal. Pero decía antes que al desastre por innecesario en mi modesta opinión del cierre casi total de la sociedad, le sigue una desescalada plagada de engañifas, la más cruda de las cuales tiene que ser la famosa mascarilla. Hace creo un par de veranos vi por la tele la para mí vergonzosa actuación de la Gendarmería Nacional francesa que obligaba a una mujer sentada en la playa a quitarse el velo que vestía.

03

Por José S. 1 18:13 - 03.05.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Si queremos aprender de verdad desde un estricto punto de vista de salud pública, la lección más importante que nos está dando la COVID-19 es que si se ha de cerrar la sociedad casi por completo ha de hacerse lo antes posible. Para cuando en nuestro país --al igual que en Francia, Reino Unido, Italia o los EE. UU., por ejemplo, y sin que sirva de consuelo-- se decretó el arresto domiciliario de la población una catastrófica interrupción social carecía de sentido otra que no fuese el control político-gubernamental de la población. La así denominada desescalada plagada de engañifas cumple pues un objetivo dual. Por un lado, un afianzamiento del control de las personas que facilite el avance de una agenda gubernamental concreta --de ahí que se reserven aclarar en qué consistirá la “nueva normalidad” pues será lo que el poder desee en cada momento-- y, por otro, justificar el descalabro de la equivocada política de un parón casi total de la economía o viceversa. Un cese de la actividad económica que va a producir tanta o más miseria económica y, por ende, de salud pública que la COVID-19 sin nuestra inestimable ayuda jamás habría conseguido. Veníame esto a la mente leyendo la futura, realística visualización, que del futuro inmediato hace el señor Piazuelo: «Mascarillas y guantes para ir por la calle, evitar aglomeraciones, guardar las distancias, dejar besos, abrazos y achuchones para más adelante…». Este pensamiento del columnista congenia con la política sueca para con la COVID-19 por recomendación de Anders Tegnell para atajar la pandemia desde el principio que no, como observa Antonio Piazuelo, a modo de prevenir un supuesto rebrote-trola de COVID-19.

02

Por el manchonero 15:23 - 03.05.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Sr. Piazulo, a la izquierda timorata sólo le han dejado algún caballo y los peones, el resto se lo ha quedado la derecha "domocrática". Las reinas de la corona, electricidad, gas, banca, en manos de fondos buitres. La enseñanza con sotana nos habla de libertad, ellos eligen y el pueblo paga. Y seguiría....... usted también fue participe por acción u omisión

01

Por miguel Garcia 9:46 - 03.05.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Normalidad no significa sólo normalidad productiva y consumista, mantener una buena salud y establecer normas para evitar los contagios debe de ser la "normalidad habitual"

Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla