+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Políticamente incorrecta

El vómito

 

Lola Ester Lola Ester
03/05/2018

El voto particular del juez de La manada va a marcar un antes y un después en la investigación y enjuiciamiento de los delitos de carácter sexual. Y no solo por la rabia y la indignación que ha generado la sentencia sino porque cientos de miles de mujeres la están utilizando como espejo, se reconocen en la imagen que proyecta y se están enfadando mucho. En dos días, más de 250.000 españolas han removido sus dolorosos silencios para airear una realidad que sigue tapada por el miedo y la vergüenza, y larvada con ansiolíticos. Algunas no pueden dormir con edredón, porque era su cárcel a los cuatro años y el hombre que más debía protegerlas, su carcelero. Otras nunca han tenido pareja, porque solas se sienten más seguras; alguna aún no sabe cómo pudo zafarse de un coronel del Tercio que intentó violarla en un tren nocturno. «Ya te habría gustado», le ha replicado el mardano de turno en Cuéntalo, el hashtag creado por la zaragozana Cristina Fallarás, en el que cientos de miles de mujeres están vomitando sus experiencias más traumáticas. Esta especie de terapia colectiva da idea de las dimensiones del problema y explica que las calles se llenen de mujeres y hombres clamando contra ese juez que solo ve jolgorio en lo que para cualquier ser humano medianamente racional es una repugnante violación grupal. Para los expertos, sin embargo, ese jolgorio solo es sexo entre budsexers, hombres heterosexuales que se excitan entre ellos y solo necesitan un cuerpo femenino para perforarlo por todos sus orificios. Pero estos expertos no están en los juzgados.

*Periodista

   
1 Comentario
01

Por Carlos V 19:34 - 03.05.2018

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Pues nada, quizás la articulista abogue por privar de la presunción de inocencia a la mitad de la población española, la masculina. Quizá podemos ceder a la tentación de volver a instalar patíbulos públicos donde se ajusticie a la gente sin juicio previo por el mero hecho de haber sido señalado por los medios noticiarios. A mí no me gusta la sentencia, pero he de reconocer que hay muchas sentencias que no me gustan y no por ello me dejo llevar de mis más bajas emociones para dar rienda suelta a lo peor del ser humano. Las sentencias deben ser dictadas por los jueces en los tribunales no por las hordas furibundas muchas veces manipuladas con intenciones que poco tienen que ver con la empatía con las víctimas de los delitos.