+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

¿Votar o no votar en mayo?

Cabe preguntarse si el Parlamento Europeo es una institución florero dentro de la UE

 

ANTONIO Aramayona
05/02/2014

En mayo de este año se celebrarán en la Unión Europea las elecciones al Parlamento Europeo, de las que saldrán los diputados que integrarán la Eurocámara hasta 2019. Está convocada, pues, a tales elecciones la ciudadanía española, de la que solo el 57% se siente hoy ciudadano europeo, frente al 69% en 2009.

Personalmente, he sido siempre partidario de una Europa de la ciudadanía, recorrida desde hace miles de años, entre otros muchos, por Homero, Platón, Ovidio, el Humanismo y la Ilustración, Locke, Leibniz, Kant, o Habermas. Por su parte, Ortega y Gasset explicaba que la europeización de España forma parte de su propia identidad, de su propia "circunstancialidad", y nuestro Joaquín Costa tampoco concebía el regeneracionismo de España al margen de su europeización. Esta Europa en la que creo, aunque maltrecha, sigue viva y en pie, si bien tiene muy poco que ver con esa mole burocratizada llamado Unión Europea (UE) a cuyas elecciones parlamentarias estamos convocados en mayo. Hoy la UE real, la UE que junto con el FMI decide sobre nuestras vidas y nuestro bienestar, la UE de los mercados que privilegian solo a los ricos y a los potentados, muy poco o nada tiene que ver con la Europa unida en la paz universal propugnada por Emmanuel Kant.

Hoy nuestro porvenir económico, político y cultural se cuece y se decide fundamentalmente en los verdaderos centros de toma de decisiones sobre nuestro presente y futuro como trabajadores y ciudadanos: Bruselas (especialmente, la Comisión Europea), el BCE y el FMI. Pues bien, a ninguno de sus miembros he podido elegir jamás, por la clara y simple razón de que no son elegibles.

Concretamente, los 28 componentes de la Comisión Europea (uno por cada Estado miembro, más el presidente), no son elegibles por parte de la ciudadanía, sino nombrados por el Consejo Europeo, que tampoco puedo elegir. Ciertamente, se requiere la aprobación final por parte del Parlamento Europeo, pero todo hace prever que los próximos comisarios estarán al servicio y al dictado de los intereses, los lobis y los poderes de siempre. Pues bien, todo este entramado denominado Comisión, asistido por 38.000 funcionarios, es el que decide, sin vergüenza y sin sensibilidad alguna, la sistemática reducción de salarios, el recorte de derechos y libertades, y la subida de impuestos a las clases más depauperadas.

SON EL FONDO Monetario Internacional (FMI), el Banco Central Europeo (BCE) y Bruselas los que están arruinando la vida de la ciudadanía siguiendo fielmente la doctrina económica neoliberal. Por ello es posible preguntarse si el Parlamento Europeo, el único organismo elegible por la ciudadanía, no deja de ser, de hecho, una institución florero dentro de la UE, aunque se le otorgue gran relevancia protocolaria.

Un órgano similar en importancia para la toma de decisiones es el Eurogrupo. Pues bien, el Eurogrupo es una reunión informal, de discutible naturaleza jurídica, que congrega al menos una vez al mes a los ministros de Economía y Finanzas de los estados de la unión cuya moneda es el euro, al presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, al comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, Oli Rehn, y a su propio presidente, Jeroen Dijsselbloem, a los que tampoco nadie puede votar o elegir.

El jueves de la semana pasada, el Fondo Monetario Internacional volvía a proponer recortes salariales hasta un 10% para crear empleo, y el presidente del Eurogrupo pedía a España trabajar "más largo y más duro", así como también más reforma laboral. Ninguno de ellos, repito, es elegible o votable en las próximas elecciones, circunscritas exclusivamente al Parlamento europeo.

El Parlamento Europeo, ha sido, en buena parte y con honrosas y reales excepciones, una institución harto criticada, cuyos miembros trabajan tres días a la semana, y viven, cobran y viajan a cuerpo de rey (tengo aún clavada en la memoria un programa de Salvados, de Jordi Évole, donde se describe con detalle la sibarita cotidianidad de gran parte de los europarlamentarios y la influencia de los lobis en su programación y agenda). Se reúnen una vez al mes en Estrasburgo, mientras que los comités y los grupos políticos y algunas sesiones complementarias tienen lugar en Bruselas. Por su parte, la Secretaría general del Parlamento Europeo, que a su vez cuenta con diez direcciones generales, tiene su sede en Luxemburgo, uno de los paraísos fiscales más atractivos de la UE (completamente legal, faltaría más).

¿Votar en mayo? Acuden a mi mente todas las personas que dieron su vida o su bienestar por el derecho a votar en una democracia, y me caben pocas dudas para acudir a las urnas. A la vez, acuden a mi mente esas mismas personas, que no entregaron su vida o su bienestar solo para ir a votar a instituciones que, de hecho, están desconectadas de los órganos realmente decisorios en los derechos y las libertades de la ciudadanía, lo cual es una real usurpación de la vida democrática, y concluyo que hace ya tiempo estaba indeciso, pero ahora ya no estoy tan seguro de ir a votar en mayo.

Profesor de Filosofía

 
 
23 Comentarios
23

Por José Aced 18:39 - 06.02.2014

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Chomsky dijo hace muchos años que votar es un acto efectivamente poco impactante, pero fácil. Sirve para empujar un poco en la dirección que se quiere, se participa en la sinergia que mueve la política. No votar como participación política sólo vale si se integra en una estrategia revolucionaria, esto es, de derribo total del sistema político.

22

Por entabán 20:24 - 05.02.2014

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

yo,refrendando a Aramayona en todo lo que dice, iria a votar solo por motivos sociologicos siempre que la Izquierda real sea capaz de aglutinarse en una lista unica. En Europa pinchamos menos que Pichorras en Pastriz, pero si hay que darle una vuelta a esto hay que crear tendencia desde ya. Mucha gente se deja arrastrar, y si arrasa el bipartito estaremos verdaderamente jodidos.

21

Por enrique 20:02 - 05.02.2014

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Si votamos, los políticos ya no sabrán qué tienen más que hacernos para desanimarnos.

20

Por Isadora Duncan 19:36 - 05.02.2014

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

El acto de ejercer nuestro derecho al voto significa ser democrata aunque muchas veces te requiebre el anima porque no sabes exactamente para que sirve ya que a quien votas se salta olimpicamente todo su programa Pero hay que hacerlo ya que sino beneficias a otros partidos

19

Por José S. 19:09 - 05.02.2014

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Se puede añadir poco a todos los interesantísimos comentarios que me anteceden-- o al buen análisis que hoy publica el señor Aramayona. Solo decir que, en mi opinión, el cronista tiene razón, toda la razón, en una cosa: la Unión Europea es de lo más antidemocrático que jamás nos pudimos imaginar. Aparte de los europarlamentarios, cuya elección de alguna manera trata de lavar la cara de lo que después es un gran ejemplo de inútil y costosísima burocracia, los ciudadanos europeos no elegimos a nada ni, mucho menos, a nadie. La persona que remplace a José Manuel Durâo-Barroso como presi de la poderosa Comisión Europea, no será elegida por nosotros, los votantes europeos. Pero ello no debe ser óbice para que no votemos o, siquiera, tengamos dudas sobre nuestra participación en los próximos comicios europeos. Sin votar no se puede protestar después, pienso. Que el articulista no esté «... tan seguro de ir a votar en mayo» para mí tiene la equivalencia --con perdón--, y siempre salvando las distancias, a aquellos que absurdamente propugnan el boicoteo de los productos de otras regiones de España o del mundo por no estar de acuerdo con la política de sus respectivos gobiernos. En ambos casos estamos hablando de expreasar nuestro desacuerdo con la forma de hacer de unos gobernantes que no con el pueblo que los padece. De ahí que la solidaridad entre las personas de bien pase por ayudarnos mutuamente a quitar de en medio a quienes no producen la clase de sociedad para la que los elegimos. Votar en las elecciones europeas significa tratar de cambiar el rumbo insolidario en el que ha estado embarcada la Unión estos últimos cinco años, por ejemplo. Además, a los ciudadanos nos gustaría una Unión Europea que administre mejor nuestro dinero sin la mastodóntica burocracia que duplica o triplica todo tipo de arreglos a nivel nacional. Sin votar no se puede ejercer ningún tipo de cambio. ¿Dónde están las dudas al respecto entonces? Gracias por este espléndido artículo. Saludos.

18

Por Apuntador. 16:58 - 05.02.2014

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

SigfridoR2 las reflexiones,actividades y reivindicaciones hay que hacerlas siempre y no como observamos algunas veces que segun quien gobiwerna no se notan o no se ven tanto.

17

Por Sigfrido R2 15:31 - 05.02.2014

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Cambiar opinion o experiencia en los foros de El Periodico siempre es enriquecedor y gratificante. Y más si cuentas con la comprensión y amabilidad de los participantes. Todas las opiniones son respetables y dignas de reflexión. Solemos hablar desde nuestra ideología y experiencia. Mi experiencia en la paticipación ciudadana o estrictamente política ha sido muy positiva. Del codo a codo con muchos aragoneses he aprendido mucho. Confío en el voto selectivo como punto de partida. Pero podemos no quedarnos ahí. En el lapso entre elecciones podemos trabajar en entidades vecinales, podemos trabajar como militantes de base de un partido político, de un sindicato. Ahora estoy un tanto aparcado por razones de salud, pero he disfrutado compartiendo reflexiones, actividades y reivindicaciones con aragoneses de temple y entrega ejemplares. Hoy nuestras aportaciones las motiva un ciudadano admirable: el profesor Aramayona. Su presencia en la calle Alfonso es un estímulo y ejemplo para llegar al límite de lo democrático en la defensa de los derechos básicos. Su artículo semanal un cesto de estímulos para la reflexión y el compromiso. Todo un referente de lo que puede ser nuestra actitud en el interregno electoral.

16

Por PROSKRITO 14:14 - 05.02.2014

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

A falta de una revolución ORGANIZADA y que no habría que confundir con nuestros deseos y con la realidad de la correlación de fuerzas que nos es tan esquiva. . .convendría decir que la abstención ( hay que decir bien alto que mucha abstención es incluso de extrema derecha. . . ) no le va a hacer ningún daño a los poderes que menciona el profesor Aramayona, casi tanto como el voto hacia una opción de izquierda verdadera. . .pero le falta el casi. Así que yo creo que no nos queda otra que votar y hacerlo por I.U. o en su defecto por cualquier otro partido de izquierda real ( desde luego no por el psoe ).No votar equivale a reconocer que HEMOS SIDO DERROTADOS. . .y después de èsto, no cabe mas que la posición estética del puro nihilismo, la salida individual del " sálvese quién pueda ", que es lo que busca precisamente el sistema. . .

15

Por Paradoja 13:21 - 05.02.2014

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Me gusta mucho el comentario de Sigfrido, pero yo saco otras conclusiones. Es paradójico, pero cuanto más sigo la política a todos los niveles menos ganas tengo de votar. La democracia está perdiendo tanto contenido que empieza a incluir la base de la participación ¿Qué sentido tiene el voto cuando es interpretado como un cheque en blanco? La legitimación de la democracia es algo tan simple como perder diez minutos cada cuatro años en pasearse hasta el colegio electoral y luego a dormitar, porque, claro, como ya votaste una opción si salió interpreta la mayoría como patente de corso. Y si no salió tu opción la mayoritaria se convierte en dictadura del número y vemos espectáculos como el reciente de las Cortes de Aragón en que se presentan más de mil enmiendas y se aceptan menos de una decena ¿Esto es democracia realmente?

14

Por Europeo. 12:11 - 05.02.2014

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Yo votare ya que nos cuestan bastante las "flores".

Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla