+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

NOTICIA PATROCINADA

La energía que renueva los pueblos

Extremadura bulle con la energía solar

 

La capacidad de los parques será de 126 MW (378.000 paneles solares) y estarán en funcionamiento a finales de este año. - SERVICIO ESPECIAL

Se evitarán 160.000 toneladas de CO2. - SERVICIO ESPECIAL

EL PERIÓDICO
11/06/2019

Quizá resulte familiar esta frase: “Haz lo que puedas, con lo que tengas, donde estés”, pronunciada por el vigésimo sexto presidente estadounidense Theodore Roosvelt. Tan familiar que los vecinos de la localidad cacereña de Logrosán parecen haberla hecho suya.

Del espacio cerrado de las minas han pasado a levantar la vista al sol, con amplios terrenos que se han convertido en un referente en el desarrollo de los parques fotovoltaicos en España. 

Hace años que Logrosán enterró su pasado minero, el que le llevó a extraer la mitad del fosfato de calcio producido en toda España para fabricar fertilizantes químicos. Ahora, sus vecinos cuentan con una nueva fuente de recursos y prosperidad para el municipio.

Algo grande se está cimentando en esta pequeña villa extremeña. Un plan relacionado con las energías renovables; un proyecto comprometido por la sostenibilidad. 12 parques fotovoltaicos están en construcción en Logrosán y  61 proyectos más en tramitación (de los que 25 han recibido ya autorización administrativa).

Extremadura bulle con el negocio de la energía solar fotovoltaica y Logrosán es uno de sus claros exponentes. Prueba de ello es el parque fotovoltaico que Enel Green Power España (EGPE), la filial de energías renovables de Endesa, está construyendo en la localidad. La inversión para levantar este parque ronda los 94 millones de euros y, cuando concluyan las obras a finales de este año, podrá generar energía equivalente al consumo de 61.000 familias.

Transformación inminente

La localidad de Logrosán, como muchas otras, ha experimentado la creciente despoblación rural que se está sufriendo en muchos municipios de España. Son poco más de 2.000 habitantes, un tercio de los cerca de 6.600 vecinos contabilizados en 1960. 

“Levo 31 años siendo el pediatra de Logrosán. Desde los años 2000 para acá, ha habido un evidente descenso de nacimientos”, apunta Juan Carlos Hernández, que es también el alcalde de la localidad.

Sin embargo, el pueblo lleva transformándose durante los últimos meses. ¿La razón?: El parque fotovoltaico. Muchos vecinos han encontrado empleo en el mismo, han llegado trabajadores de otras localidades, no hay un piso vacío y el ambiente se nota en la calle, en los bares, en los restaurantes… Se respira de otra forma.

Juan Franco es uno de los trabajadores que se han trasladado a Logrosán para  la construcción del parque fotovoltaico. Él tuvo que emigrar para encontrar trabajo a Turquía, Brasil y Uruguay, pero ahora está de vuelta a casa.

El responsable de la planta de EGPE en Logrosán nació en Extremadura. Nada más  conocer que se abría un proyecto en su tierra no lo dudó ni un instante. Ahora se enorgullece de lo mucho que están cambiando los pueblos de la zona gracias al desarrollo de las renovables y presume de la calidad de la materia prima local: “En Extremadura tenemos el mejor sol de España y diría que hasta de Europa”, afirma.

El extremeño no lo ha podido explicar mejor, pues los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) indican que la  provincia de Cáceres contabiliza 3.000 horas de sol al año.

Así, el sol es aún más la principal fuente de energía de esta localidad. Está atrayendo a numerosas empresas del sector energético y está abriendo también nuevas oportunidades de empleo en la región, que arrastra una tasa de paro del 22,5%.

Y en ocasiones, las oportunidades de trabajo aparecen en el momento más inesperado, como le ocurrió a Anabel Guillermo. Ella llegó hace seis años a Logrosán y fue hace meses cuando vio un anuncio en Facebook sobre la próxima construcción de un parque fotovoltaico en el pueblo. Se informó en el ayuntamiento y fue uno de los 265 vecinos que realizó uno de los cursos gratuitos de montaje de placas y estructuras organizados por la filial de Endesa.

Desde enero trabaja en las obras, comprobando que todos y cada uno de los 378.000 paneles solares que se están colocando estén bien montados.

265 vecinos de Logrosán reciben cursos para trabajar en parques renovables. // SERVICIO ESPECIAL

Mucho más que empleos

La construcción del parque no solo ha traído beneficios en forma de empleo. Al margen de los 650 puestos de trabajo directos e indirectos generados en la fase de construcción, el proyecto que desarrolla Enel Green Power España trae otras ventajas para Logrosán.

La empresa realizará auditorías energéticas para reducir el consumo energético en 15 edificios públicos de la localidad y, en tres de ellos, se instalarán placas fotovoltaicas de autoconsumo.

Uno de esos edificios es la residencia de mayores gestionada por la Asociación para la Formación y el Empleo de Mujeres en el Ámbito Rural (FEMAR). Una asociación que nació hace 18 años con un doble objetivo: aumentar la empleabilidad de las mujeres y mejorar la vida de los vecinos de más edad.

Así recuerda sus inicios Isabel Villa, la directora de Femar. Hoy conviven en el centro 67 mayores y 40 trabajadores (en su inmensa mayoría mujeres). Isabel se siente realizada y afirma que es una buena iniciativa para que la mujer se posicione en el mundo laboral y a su vez, los más mayores se sientan cuidados y arropados.

FEMAR también se ve beneficiada por el nuevo parque. La trabajadora hace sus cálculos para saber cuánto se van a ahorrar en la factura energética: por un lado, con la auditoría energética y los cambios de iluminación a tecnología led, más eficiente y, por otro, con el autoconsumo.

EGPE instalará en el tejado las placas fotovoltaicas que actualmente se están utilizando para dar electricidad a la zona de construcción del parque: 10 KW de potencia, con lo que “vamos a reducir en un tercio el gasto en electricidad” y, además, “la duración de las placas es de 25 años, por lo que no es una ayuda puntual, se va a notar a lo largo de los años”, apunta satisfecha.

Por su parte, el alcalde de Logrosán se siente feliz con lo que se está llevando a cabo en el municipio. Esta otra cara de los proyectos fotovoltaicos, las medidas en beneficio de la comunidad, en las que se invertirán 230.000 euros, son, para él, un ejemplo claro de lo que deben hacer las empresas en el siglo XXI. “Deben aportar no solamente riqueza puntual, dando trabajo o generando algunos impuestos en la comunidad donde se insertan, sino que también deben de implicarse más en día a día de la comunidad”, señala.

De momento, la pujanza de las renovables promete dar nueva vida a la zona, incluso a las minas, abandonadas hace años. Maripaz Dorado, arqueóloga, se muestra esperanzada en que los recursos que las renovables van a aportar a las arcas públicas  puedan destinarse a invertir en otros proyectos como, por ejemplo, la explotación turística de las minas.

A lo largo de su recorrido por las galerías del la Mina Constanza, donde hace décadas se extraía el fluorapatito que fue el combustible de la economía local durante años, se muestra confiada en que la despoblación provocada por el fin de la minería en Logrosán se revierta, al menos parcialmente, con la explotación de nuevos recursos energéticos. Esta vez a cielo abierto.