+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Me quiero divorciar, ¿qué debo saber?

Antes de iniciar un proceso de divorcio hay aspectos a tener en cuenta, como los tipos de divorcio que hay y lo que dura cada proceso. Analizamos todas estas cuestiones con Simón Lahoz, abogado de divorcios en Zaragoza y experto en derecho de familia

 

Las demandas de divorcio aumentan tras los periodos de vacaciones. - Freepik.com

Laura Rabanaque. Monográficos
01/07/2020

Todas las parejas pasan por crisis en algún momento de su relación. En algunos casos, estos baches se superan con comunicación y entendimiento, y la pareja sale reforzada. En otros, el conflicto no se soluciona, el amor se acaba y llega el momento de tomar la decisión de divorciarse o separarse.

Es entonces cuando ambos cónyuges deben sentarse a hablar e intentar llegar a acuerdos para que el divorcio o separación pueda hacerse de manera amistosa.

Son muchos los aspectos sobre los que hay que decidir: la guarda y custodia de los hijos si se tienen, el régimen de visitas, cuidado de los hijos, régimen de comunicación, la pensión de alimentos, la pensión compensatoria, quién se queda en la vivienda y durante cuánto tiempo, o cómo se reparten los bienes que la pareja tiene en común.

“Durante un proceso de divorcio y separación pueden surgir numerosos conflictos, y lo primero que hay que entender es que negociar es ceder”, explica Simón Lahoz, abogado especialista en divorcios de Zaragoza 

Aproximadamente la mitad de los divorcios se resuelven de manera amistosa, o de mutuo acuerdo por ambas partes, pero en la otra mitad las diferencias son insalvables.

“En estos casos hay que interponer una demanda de divorcio contencioso que, y hasta que se dicta sentencia, puede transformarse en un divorcio de mutuo acuerdo”, detalla el experto en derecho de familia.

Durante un proceso de divorcio o separación pueden surgir numerosos conflictos. Foto: Freepik.com

Durante un proceso de divorcio o separación pueden surgir numerosos conflictos. Foto: Freepik.com

Tipos de divorcio: divorcio express, de mutuo acuerdo o contencioso

A la hora de divorciarse o separarse, existen distintos tipos de divorcio: express, de mutuo acuerdo y contencioso.

  • El divorcio express es un tipo de divorcio ante notario para parejas sin hijos o con hijos independientes económicamente.
  • En un divorcio de mutuo acuerdo o contencioso da igual que haya hijos o que no los haya.

En el caso de que la pareja no esté casada y tenga un hijo, se debe iniciar un procedimiento de familia de hijo no matrimonial, que también puede ser contencioso o de mutuo acuerdo.

El pacto de relaciones familiares es un convenio regulador relativo a la custodia y autoridad de los hijos. Foto: Freepik.com

El pacto de relaciones familiares es un convenio regulador relativo a la custodia y autoridad de los hijos. Foto: Freepik.com

¿Es necesario un abogado para divorciarse?

Las parejas pueden tener el mismo abogado y procurador, por lo que el gasto se reduce a la mitad, o ir cada uno con su abogado y procurador para alcanzar el mutuo acuerdo.

Tanto en el divorcio express como en el divorcio de mutuo acuerdo, ambas partes firman un pacto de relaciones familiares.

El pacto de relaciones familiares es un convenio regulador que contiene todo lo relativo a custodia, autoridad familiar de los hijos, visitas, pensiones y atribuciones del uso de la vivienda.

También, en su caso, este documento incluye la disolución y liquidación de la sociedad de gananciales (o consorciales en el derecho aragonés), relativo a las situaciones económicas del matrimonio.

Cuando la pareja no consigue ponerse de acuerdo se debe recurrir entonces al divorcio contencioso.

En este caso, cada cónyuge debe contratar los servicios de un abogado y un procurador para que estos negocien el acuerdo.

“Un divorcio contencioso hasta que se dicte sentencia puede transformarse en un divorcio de mutuo acuerdo”, apunta el abogado Simón Lahoz.

Una vez se tiene la sentencia de divorcio contencioso, se inicia entonces otro procedimiento para la liquidación de la sociedad de gananciales o consorciales en su caso.

En este se realiza un inventario de los bienes, con valoración y peritación de los mismos y, o bien se reparten con acuerdo, se les adjudican por lotes o se venden a terceros.

Simón Lahoz destaca que las sentencias de divorcio o procedimiento de familia de hijo no matrimonial no son inamovibles. “Si en algún momento hay variación sustancial de las circunstancias, se puede instar un procedimiento de modificación de medidas”.

En el caso de impago de las pensiones se puede iniciar un procedimiento civil de ejecución de títulos judiciales o penal interponer una denuncia por delito de abandono de familia o impago de pensiones.

O por ejemplo, si a uno de los cónyuges se le atribuye el uso de la vivienda familiar y entra una tercera persona a esa vivienda de forma esporádica, temporal o permanente, se puede solicitar el cese del uso de la vivienda por perder el carácter de familiar.

La duración de un procedimiento judicial de divorcio depende del tipo de divorcio. Foto: Freepik.com

La duración de un procedimiento judicial de divorcio depende del tipo de divorcio. Foto: Freepik.com

¿Cuánto puede durar el proceso de divorcio? 

Muchas parejas también se hacen esta pregunta cuando deciden poner fin a su relación matrimonial.

La duración del proceso de divorcio depende del tipo de divorcio.

Como su nombre indica, el divorcio express se puede tramitar el mismo día en la notaría.

En el divorcio de mutuo acuerdo, o de hijo no matrimonial de mutuo acuerdo puede pasar en torno a un mes y medio desde que se presenta la demanda hasta que se dicta sentencia, dependiendo del procedimiento judicial.

La duración del proceso de un divorcio contencioso depende de diversos factores aunque puede ser en torno a unos seis meses desde el momento en el que se presenta la demanda.

Sin bien, “en la misma demanda se puede solicitar medidas provisionales para que las cuestiones más urgentes como pensiones de alimentos, uso de la vivienda, custodia o visitas no se demoren tanto tiempo y se puedan resolver en el plazo de un mes o mes y medio”, aclara Simón Lahoz.

Además, hay que tener en cuenta que “las solicitudes de divorcio o de familia de hijos no matrimoniales suelen dispararse tras los periodos de vacaciones”, recuerda el abogado, que indica que la duración también depende de la comunidad autónoma, aunque “en Aragón suele ser bastante rápido”.

El abogado zaragozano especialista en divorcios y derecho de familia, Simón Lahoz. Foto: Chus Marchador

El abogado zaragozano especialista en divorcios y derecho de familia, Simón Lahoz. Foto: Chus Marchador

¿Cómo elegir un buen abogado de divorcios?

La última cuestión importante que hay que saber antes de divorciarse es cómo elegir a un buen abogado matrimonialista para que nos ayude y acompañe a lo largo del proceso.

El principal consejo que nos da Simón Lahoz es elegir un abogado especialista en esta materia.

“Al igual que no iríamos al oculista a tratarnos el corazón, para este tema debemos recurrir a un abogado especialista en derecho de familia”, compara.

Debemos fijarnos también en la especialización y experiencia que tenga ese despacho.

Aunque para el abogado especializado en familia, el aspecto más importante a tener en cuenta en la elección son las cualidades que un buen abogado de divorcios debe tener.

“Un buen abogado experto en divorcios debe ser una persona conciliadora, con talante para llegar a acuerdos, actuar como bombero y no como un pirómano”, concluye.