+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

LA CRÓNICA DE JORGE OTO

Adiós, mundo cruel

El Zaragoza sufre en el último suspiro una derrota increíble tras malograr muchas ocasiones, incluido un penalti

 

Eguaras se lamenta tras fallar el penalti. - JAIME GALINDO

J. OTO
17/11/2019

Tomeu Nadal debe de ser familia de Rafa, el tenista que hace milagros. En los genes tiene que hallarse la explicación a la aparición divina del meta del Albacete en La Romareda. Salvó a los suyos y acabó con un Zaragoza estupendo que se estrelló en un portero extraordinario que se despidió de la grada deseando suerte a la afición a la que acababa de amargar la noche y los días que vendrán. Nadal, ya se sabe, hace milagros. Quedó claro.


Hasta media docena de ocasiones claras malogró el Zaragoza, cinco de ellas en los últimos veinte minutos. Más bien fueron siete en total. Porque entre ellas figura el inexplicable fallo de Eguaras al no embocar el rechace de Nadal en un penalti que el navarro ya había ejecutado mal. El meta desbarató casi todas. La última, en el descuento y justo antes del increíble tanto del Albacete. Luis Suárez había enviado fuera un mano a mano que no suele fallar, pero falló. Solo el Zaragoza mereció ganar, pero perdió. Tan real como cruel. Tan increíble como inexplicable.


Salvó Nadal al Albacete, sí, pero al cuadro aragonés también le condenó su incapacidad para superarlo. No pudieron Suárez ni Eguaras. Pero tampoco Kagawa ni Guitián ni Álex Blanco. Y todos ellos gozaron de ocasiones diáfanas. Inoperancia para unos e infortunio para otros. Seguramente, un poco de todo.
Estaba claro que no iba a ser fácil perforar el escudo de un Albacete especialista en dejar su portería a cero y que rentabiliza como nadie los pocos goles que anota. Se imponía derrochar profundidad por ambos costados para encontrar agujeros en la férrea defensa manchega y, a su vez, extremar las precauciones con precisión en la entrega para evitar las contras. Y el Zaragoza no hizo mal ninguna de las dos cosas en una primera parte en la que fue superior en fútbol aunque sin apenas ocasiones claras. De hecho, solo tuvo una. Eguaras remató ajustado un centro desde la derecha de Vigaray tras una gran jugada con Suárez y Kagawa, pero Tomeu Nadal evitó el gol con una gran intervención.


Hasta ahí habían llegado los minutos de tanteo entre ambas escuadras. Un acercamiento sin peligro de Susaeta y un más que posible penalti no pitado de Karim sobre Suárez fueron los únicos sobresaltos antes de que Guitián se jugara la expulsión con una patada por detrás a Zozulia que el árbitro decidió castigar con amarilla para cabreo de los albaceteños y alivio de un zaragocismo que se temió lo peor.
El cuadro aragonés movía bien la pelota. Con Kagawa más activo y Guti en todos los lados, los locales hacían muchas cosas bien, pero no encontraban ese último pase definitivo. En estas circunstancias, cualquier equipo medio normal encontraría una vía de escape en la estrategia, pero en esto el Zaragoza no es un equipo cualquiera, sino mucho peor. Las tres últimas jugadas de la primera parte son el fiel ejemplo de ello. Todas las sacó en corto y todas acabaron en el limbo o con el balón en el contrario. Un desastre para hacérselo mirar. Y ya.


Las sensaciones eran buenas y mejoraron aún más con la entrada al campo de Álex Blanco, que le dio al equipo la profundidad que necesitaba. El alicantino ensanchó el campo y mejoró a un Zaragoza que se lanzó a la yugular de su oponente en una última media hora para enmarcar. A base de presión alta y un derroche de energía, el equipo de Víctor maniataba a un Albacete que bastante tenía con mantenerse en pie y que se encomendaba a su portero como la única forma legal posible para salir vivo de La Romareda.


Poco antes del ecuador tras la reanudación empezó el baile. Kagawa se quedó solo ante Nadal tras aprovechar una nefasta cesión de Álvaro, pero el japonés estrelló en el poste un balón que luego se paseó por la línea de gol sin rebasarla. Ya entonces, el Zaragoza, que no sufría atrás, merecía la victoria.
Pero lo peor estaba por venir. Víctor recurrió a Linares y la entrada del aragonés contribuyó decisivamente a endurecer la ofensiva. Guitián, en el primer córner rematado por un zaragocista en mucho tiempo, también se estrelló con Nadal, a esas alturas ya convertido en Don Quijote. Pero fue a dos minutos del final cuando el recital del portero alcanzó su punto álgido al desviar el penalti de Eguaras y un rechace posterior al que nunca debió llegar con opciones. El Zaragoza estaba negado, aunque faltaba la de Suárez, que mandó fuera la suya en el descuento.


La Romareda se tiraba de los pelos. No se lo podía creer, pero el drama se convirtió en tragedia en el 94, cuando Silvestre mandó a la red un rechace de Guitián tras una falta innecesaria de Pombo. El fútbol, a veces, es un asco. 

R. Zaragoza: Ratón; Vigaray, Guitián, Grippo, Lasure; Soro (Pombo, m.79), Eguaras, Raúl Guti, James (Alex Blanco, m.59); Kagawa (Linares, m.72) y Luis Suárez.

Albacete: Tomeu Nadal; Alvaro Benito, Arroyo, Azamoum, Fran García; Alvaro Jiménez (Ojeda, m.72), Eddy Silvestre, Capezzi, Susaeta (Olabe, m.81); Pedro y Zozulia (Acuña, m.90).

Árbitro: Ais Reig (Comité Valenciano). Amonestó con tarjeta amarilla al local Guitián (m.33) y a los visitantes Azamoum (m.25) y Capezzi (m.66).

Gol: 0-1. m.94. Edy Silvestre.

Incidencias: partido correspondiente a la decimosexta jornada de Liga de Segunda disputado en el estadio de La Romareda de Zaragoza ante unos 20.000 espectadores

   
7 Comentarios
07

Por Norman 18:43 - 17.11.2019

Este equipo es una pena. Las jugadas a balón parado, tanto en ataque como en defensa son para temblar. El centro del campo, el único que da la talla es Guti, los medias puntas no ven puerta ni aunque se vaya el portero contrario a tomar café. Y la delantera, si falla Suárez no existe. En resumen, negro panorama si se quiere ascender, negrisimo.

06

Por Norman 17:30 - 17.11.2019

De acuerdo totalmente con el comentario n. 1, la falta de sangre de Eguaras a la hora de tirar el penalti y sobre todo a su parsimonia para ir al rechace del portero fue de traca. Y por favor, sr. Fernández, a ver cuando vamos a jugar un partido con 11 en lugar de jugar con 7 ú 8 que ya está bien.

05

Por greg_orio 11:41 - 17.11.2019

Eguaras es un jugador tan frío y calmado, que con su técnica y clase hará una excelente carrera como entrenador de jóvenes promesas. Como líder de un equipo rabioso que se quiere comer el mundo y subir a primera, no. Pero era algo evidente: de lo contrario jamás el Athletic lo hubiera dejado escapar.

04

Por sarolo 11:38 - 17.11.2019

Eramos pocos y ....ya lo que nos faltaba : nos ha llegado el virus del"hacemos las cosas para ganar y acabamos perdiendo ".Ya hacía tiempo que no se veía un partido así. Con el contrario tirando a puerta una vez o dos en 88 minutos y llevándose los 3 puntos. Por cierto en el Español está un tal POL LOZANO -centrocampista de la selección española sub 21.Ahí lo dejo.

03

Por Alamaño 10:00 - 17.11.2019

Nadie habla del fallo de Ratón... El balon era parable

02

Por chemito 8:23 - 17.11.2019

El equipo tiene tres problemas ( urgentes en resolver) uno el mediocentro fuerte, alto y rápido en el corte que sea el primer filtro a la defensa, cada contra del contrario es un peligro real, en los balones aéreos tiene que bajar Luis Suarez a ayudar porque quitando a los defensas no hay nadie que ayude (todos son de estatura baja), por eso sufrimos tantos goles, y finalmente un jugador de segunda linea, a poder ser por el centro (NO tenemos ningún rematador de cabeza), y por supuesto un delantero centro centro QUE VAYA EXTRAORDINARIAMENTE BIEN DE CABEZA.

01

Por Sensatez 8:08 - 17.11.2019

El único consuelo que nos puede quedar , que jugando así es imposible volver a perder incluso empatar! Mas que el gol en contra aún me ha dado mas rabia ,ya no el penalti fallado que le puede pasar a cualquiera ,es la falta de sangre para remachar lo que era mas fácil que el propio penalti. Eso sí que no tiene perdón!