+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Aragón tiene gol

El tanto de Zapater en Alcorcón es el décimo oficial de aragoneses en este curso, con cinco de Pombo, tres de ‘Zapa’ y uno de Guti y Delmás H Además, han anotado cuatro de las últimas cinco dianas

 

El último por ahora 8 Zapater celebra el gol en Alcorcón. - DANI Sánchez

S. V.
05/02/2018

El gol tiene un marcado acento aragonés en este Real Zaragoza. Como hace mucho tiempo que no sucedía, además. El tanto que anotó Zapater el sábado en el Municipal de Santo Domingo ante el Alcorcón es el décimo oficial de un jugador de esta tierra en lo que va de temporada, una cifra a considerar. Pombo ha hecho cinco, tres en Liga y dos en Copa, Zapater lleva tres dianas ligueras y Delmás y Guti también han perforado la red del enemigo en una ocasión en esta campaña.

De este modo, teniendo en cuenta que el equipo zaragocista ha hecho 32 tantos en la temporada actual, 27 de ellos en Liga y cinco en Copa, el porcentaje de goles aragoneses es del 31,2%, prácticamente un tercio del total. Un dato que para nada es baladí y que refuerza tanto la apuesta por los canteranos en la temporada actual como el peso que estos han adquirido en el conjunto que dirige Natxo González, una repercusión además merecida por el buen nivel que han mostrado en la mayoría de sus encuentros.

Pero es que ese porcentaje aún es mayor si se miran los últimos partidos. En el 2018 el Zaragoza ha marcado cinco goles. Cuatro de ellos tienen firma aragonesa. Guti rubricó el empate ante el Barcelona B, Pombo, las victorias contra Tenerife y Córdoba y Zapater, las tablas en Alcorcón. Así, solo el gol de Grippo en la derrota en Granada se escapa de esta tendencia de los goles de la tierra en lo que va de este año que vive un Zaragoza al que le cuesta mucho hacer dianas en los últimos partidos, una papeleta que están salvando los jugadores aragoneses. De hecho, en el 2018 el equipo zaragocista solo ha hecho cinco tantos en otros tantos partidos.

Pombo, además de los goles decisivos contra el conjunto tinerfeño y el cordobesista, también firmó la victoria frente al Rayo Vallecano con un tercer gol cuando el conjunto rayista había nivelado el 2-0 a favor del Zaragoza. También marcó en la Copa del Rey en Mestalla el gol del honor (4-1) y cerró el triunfo copero frente al Granada (3-0). Por su parte, Zapater hizo de falta directa los goles en la derrota en Huesca (3-1) y uno de los dos del empate en Oviedo y marcó el sábado en Santo Domingo (1-1) llegando desde atrás. Guti anotó ante el Barcelona B (1-1) de un estupendo disparo y Julián Delmás dio el triunfo en Gijón (0-1) con su diana rematando un córner.

La comparación histórica

Estos datos todavía cobran mayor relevancia si se mira a la historia reciente, donde la presencia de canteranos y jugadores aragoneses y sobre todo su peso en el equipo no eran ni de lejos la de este curso. Ahora mismo, cuando aún quedan 17 partidos, solo en la 02-03, cuando Cani anotó seis goles y Soriano cinco en todo el curso, se superaría la cifra actual, aunque ya solo por un tanto. Es decir, una diferencia más que manejable para ser superada en lo que resta de competición. En aquel curso 02-03 el Zaragoza firmó el ascenso a Primera División con una plantilla que dirigía Paco Flores y en la que además de Cani y Soriano estaban otros dos aragoneses más, Cuartero y el meta Láinez

Y todo esto si se mira en las últimas 30 campañas en el conjunto zaragocista. Antes, la presencia de jugadores aragoneses era mayor, pero tampoco hay demasiados precedentes de tanta aportación goleadora de jugadores de la comunidad, solo 18 y todos excepto el citado curso 02-03 anteriores a la década de los 90. El récord histórico está en los 25 goles aragoneses en la 47-48.

   
1 Comentario
01

Por Franjo 9:15 - 05.02.2018

Menos mal de los canteranos, solo haría ahora que Delmas volviese a el lateral y que pitufo gruñón le de una oportunidad a Zalaya, que peor que Verdasca no creo que lo haga. Aunque a pitufo gruñón por estas cosas no se le puede preguntar por qué si no se levanta y se va.