+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

LA BÚSQUEDA DE REFUERZOS EN EL ZARAGOZA

A por dos delanteros

El Real Zaragoza busca ahora un punta, del mercado del paro o por la baja de Dwamena, y quiere traer otro más en enero

 

Lalo Arantegui, al final de una rueda de prensa. - NURIA SOLER

21/10/2019

El Real Zaragoza va a intentar firmar a dos delanteros entre el mercado actual, ceñido ahora hasta que LaLiga autorice la baja de larga duración de Dwamena a los jugadores en paro y, cuando se logre esa autorización, a los futbolistas que militan en España, y el que se abrirá en enero, mucho más amplio y con más posibilidades para reforzarse. El club, tal y como contó este diario, dispone ahora mismo de 540.000 euros de excedente que no se gastó en verano del límite salarial fijado por la LFP y que fue de 7,56 millones. Además, Víctor también pidió en agosto un centrocampista físico y con salida de balón y esa posibilidad está en la lista, aunque habrá que ver si la disponibilidad de la entidad llega para todo.

Los trámites de la baja médica de Dwamena aún no están acabados, aunque nadie duda en el Zaragoza de que el ghanés se va a tener que retirar de forma inmediata del fútbol. Una vez que el club logre acreditar esa baja, teniendo en cuenta que el futbolista está cedido por el Levante, lo que también alarga el proceso, tendrá 20 días hábiles para fichar, pero entre unas cosas y otras ese posible refuerzo no llegaría hasta noviembre. Para ese fichaje, el club puede disponer del 80% de lo que a Dwamena le restaba por cobrar con cargo al límite salarial de la próxima temporada.

Los números de Dwamena

El Zaragoza asumía la totalidad de la ficha del ariete (800.000 euros), por lo que más o menos podrá disponer de alrededor de medio millón de euros, que se pueden añadir al remanente que quedó en verano. Eso sí, la opción que da LaLiga es solo para cubrir la baja de Dwamena. Si el club abre esa posibilidad y no ficha en el periodo establecido ese excedente autorizado desaparece.

La ventana que se le abre al Zaragoza con Dwamena tiene la ventaja de que el resto de clubs no pueden fichar, pero no es fácil que un delantero de Primera quiera salir en octubre o en noviembre y que su club y su entrenador accedan a esa marcha sin poder sustituirlo. Tienen que ser casos muy especiales de futbolistas que no cuenten en absoluto. Así, una de las tres vías que el Zaragoza tiene abiertas es la del punta del Celta Claude Beauvue.

Así que el Zaragoza, que también ha barajado esperar hasta enero y no reforzarse ahora, estudia incorporar a algún delantero del mercado del paro y para ello no tendría que esperar a la autorización de LaLiga por la baja de Dwamena, sino que como tiene ese margen de 540.000 euros y fichas disponibles puede incorporarlo en cualquier momento. Con todo, la entidad tiene claro que no va a fichar por fichar y los jugadores que vienen del paro lo hacen tras varios meses sin estar en la dinámica de un equipo. Los que acabaron en junio su vínculo llevan unos cinco meses y los que rescindieron antes del final del mercado de verano algo menos, aunque en uno y en otro caso siempre necesitan un periodo de adaptación física y competitiva al equipo.

Si el Zaragoza ficha a un punta del mercado del paro en los próximos días puede destinar lo que LaLiga le autorizará para sustituir a Dwamena si solicita su baja para incorporar a otro jugador, que en este caso sería un centrocampista, y quedando así para enero la tarea pendiente, al menos, de buscar un segundo delantero para reforzar la punta de lanza zaragocista. Ese remanente de 540.000 euros se puede subir con acuerdos de patrocinio que firme estos meses el club, una vía que en todo caso está muy exprimida, con ampliaciones de capital y, más fácilmente, con la venta de algún futbolista o su salida si esta implica una liberación del salario que le resta por cobrar en este curso.

El perfil 

Hay que recordar que el Zaragoza no logró finalmente en verano traer el delantero que pidió Víctor Fernández, que era Sergio García y que no llegó al conjunto aragonés por la falta de acuerdo económico para esa incorporación. El exzaragocista finalmente no fichó por ningún equipo y a sus 36 años apunta a la retirada. Ahora, el delantero que se busca es de otro perfil, un ariete mucho más físico, de mayor potencia, que fije a las defensas con su envergadura y que tenga buena capacidad aérea. Es decir, se busca un sustituto para lo que Dwamena suponía en el equipo.

El ariete ghanés, que ha regresado a Zaragoza y que estuvo el domingo en el palco de La Romareda, anotó dos goles en los nueve partidos que disputó, pero su ausencia se ha revelado como vital por todo el trabajo que realizaba en el frente de ataque, una labor de la que se beneficiaba Luis Suárez, cuya aportación goleadora se ha frenado en seco desde que no está Dwamena.

La situación de orfandad en el ataque zaragocista se ha visto agravada con la baja de Pombo, que sufrió contra el Fuenlabrada una fractura en el suelo de la órbita ocular del ojo derecho, por la que fue intervenido el sábado y que le va a tener unos tres o cuatro partidos más de baja. Víctor utilizó a Pombo como ariete ante el conjunto madrileño y frente al Mirandés el domingo dio sus primeros minutos de la temporada a Linares, con el que no ha contado hasta ahora y al que le abrió la puerta en verano. Además, ha reclutado para los entrenamientos al ariete del filial Marcos Baselga. Con todo, el defícit de jugadores en ataque es evidente y el Zaragoza va a intentar satisfacer a Víctor con la llegada de esos dos delanteros.