+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Un equipo de diez

El Zaragoza confirma su transformación de la mano de Víctor con una nueva remontada en un gran encuentro

 

Álex Muñoz cabecea en la jugada que supuso el tanto del empate del Zaragoza en El Molinón. - XURDE MARGARIDE

Guti, Ros y Pombo celebran con la afición desplazada a Gijón el tanto del primero. - XURDE MARGARIDE

Jorge Oto Jorge Oto
06/01/2019

Algunos dirán que este no es el Zaragoza. Que se lo han cambiado. Falso. El impostor era el de hace un mes. Un equipo cadavérico, arrastrado y capaz de acumular ignominias y deshonras. No. El de ahora es el Zaragoza de siempre. El que da gusto ver. El que trata al balón como un objeto preciado al que mima y protege. Nada que ver con aquel ejército cobarde que huía de él como si de una granada de mano se tratara. No. Este Zaragoza divierte porque juega y juega porque divierte. Gusta y se gusta. Balón, pase, movimiento y, sobre todo, valentía. Por eso gana. Porque ya no tiene miedo de sí mismo. Se reconoce y le gusta lo que ve. Y eso le otorga tanta fuerza y poder que amedrenta. Casi todos por delante de la pelota cuando hasta hace tres semanas se trataba de acumular centrales y pavor. Ya está. Tarde pero a tiempo. El Zaragoza de Víctor es el Zaragoza. Con un estilo único apartado de rombos y dogmas. Solo manda el fútbol.

Hasta que llegó el técnico zaragozano, el equipo había ganado tres partidos. Con él suma ya dos de dos. Con Alcaraz se habían conquistado cinco puntos de 24 posibles. Con Víctor ya se llevan seis. Dos remontadas en otros tantos partidos cuando en casi dos años solo había logrado una. Otra historia. Vida.

Ganó el Zaragoza donde nadie lo había hecho hasta ahora, en un Molinón rendido a la superioridad de un conjunto aragonés que casi siempre fue mejor. Solo en los primeros diez minutos estuvo a merced de un Sporting mejor colocado que presionaba arriba a un rival que formaba en 4-1-4-1 con Eguaras de pivote y Pombo tirado a la izquierda. Precisamente, una pérdida de balón del navarro en su propia frontal estuvo a punto de provocar el primer tanto del choque cuando el relol ni siquiera había alcanzado el minuto 9, pero el disparo de Djurdjevic se estrelló en el poste izquierdo de Cristian, que volvía al equipo tras su lesión.

El Sporting sacudía a un Zaragoza dormido encomendado a su portero. Geraldes y Salvador se toparon de bruces con el argentino poco antes de que Djurdjevic aprovechara un balón suelto tras un saque de esquina para marcar y obligar a los aragoneses al enésimo ejercicio contracorriente. Pero ya nada queda de aquel derrotismo. Ni rastro de esa incapacidad para reaccionar ante un golpe. El Zaragoza, que ya había mirado a los ojos de Mariño con disparos de Ros y Guti, encontró a Eguaras y, sobre todo, Eguaras se encontró a sí mismo. Palabras mayores. Un centro medido de Ros encontró la cabeza de Álex Muñoz, que, de forma impecable, se elevó por encima de todos para enviar el esférico lejos del alcance de Mariño. Antes de la media hora, el partido ya era del Zaragoza, que solo sufría cuando Carmona contactaba con el balón.

Apenas diez minutos después, una apertura magistral de Eguaras a Lasure deparó un centro del canterano que no acertó a rematar Gual y acabó en la bota derecha de Guti que, en semifallo, mandó el balón a la red poco después de que Blackman hubiera perdonado ante Cristian. El Zaragoza lo había vuelto a hacer. Premio a la valentía.

El comienzo del segundo periodo fue tremendo. Durante dos minutos, el Sporting ni siquiera olió el cuero. El Zaragoza tocaba en línea de tres cuartos, siempre con mucha gente por delante del balón y con las espaldas bien cubiertas por dos centrales a un gran nivel. Guti, derroche de fuerza y Ros, en otro impresionante partido, secundaban bien a un Eguaras que ponía la exquisitez. Los laterales encontraban siempre el camino y Pombo elevaba el nivel del fútbol, pero si alguien destacó ayer por encima de todos fue James, un futbolista espectacular que entiende este juego como usted y yo. Como Víctor. Hacia delante siempre. En vertical. Brutal en la circulación y la entrega, desequilibrante en el arranque, decisivo en el regate y descomunal en ayudas y coberturas. Un futbolista tremendo para casi todos.

El Sporting solo llegaba a base de contras y en indecisiones de su rival. Una de ellas, de Guitián, acabó con un disparo lejano de Méndez poco antes de que Pombo probara de nuevo a Mariño. Víctor movió el banquillo y tiró de Papu y Zapater en sustitución de un mareado Guti y de un cansado Eguaras. Y el Zaragoza siguió controlando el partido, aun cuando el Sporting, presa del cronómetro, recurrió al balón largo en busca del dos contra uno a Delmás, poco ayudado por Papu. Pero solo dispuso de una ocasión clara. Fue de Djurdjevic, aunque su cabezazo lo salvó Cristian.

Víctor pidió ambición y personalidad para ganar en Gijón. No entiende una escuadra sin ambas cosas. El Zaragoza fue eso y mucho más en El Molinón. Fue un equipo, como le gusta decir al propio Víctor, de diez.

   
6 Comentarios
06

Por Artimaño 17:49 - 06.01.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Por encima de todos otra vez Christian y la Virgen del Pilar que nos salvaron del empate. También hay que destacar otra exhibición de Guitián que hace mejor a su compañero Álex. Luces y sombras Eguaras capaz de lo mejor generando fútbol y previsible en la salida de balón que casi nos costó un gol. Coladero el lateral derecho de Delmás maquillado por el trabajo de Guti mientras tuvo gasolina. Lasure ha vuelto. Trabajadores Ros, Igbekeme y Gual (por otro lado negado en el remate). Pombo, si se pone, es decisivo.

05

Por kabauter 16:03 - 06.01.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Había que ser ciego para no ver qué equipo era el base para jugar. Sobre todo quitar a Verdasca y Perone. Luego recuperar a Eguaras, Papu, Guti, es que se caía por su propio peso.

04

Por Miguel Angel 14:47 - 06.01.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

En cualquier grupo donde se trabaje para un bién común...es compulsorio tener un sentido de pertenencia; cuando no es así ....sobrevive la mediocridad. Solo los buenos maestros pueden revertir las actitudes. Nuestro nuevo jefe de campo.. es el que necesitamos. !Aupa Zaragoza!

03

Por Carcali1 13:54 - 06.01.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Espectacular cambio con Victor ,si conseguimos mantener a los canteranos y un par mas que puedan salir tenemos equipo para años y en primera , Alcaraz el entrenador mas nefasto en la historia del Zaragoza y mira que ha habido malos Milla ..Agne...Carreras...para el año proximo si como parece no seguirá Víctor tenemos a Loreto...que tome buena nota de como trabaja Victor y tenemos entrenador.

02

Por RAFAELRAMÓN 12:59 - 06.01.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Pues imaginaos cuando tengamos un delantero y juguemos con 11...

01

Por Norman 11:23 - 06.01.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Nada que oponer al articulo de J. Oto en cuanto al desarrollo del partido y la actuación individual de los jugadores. A mi me gusto tambien especialmente Pombo, creo que ha modificado su forma de jugar, no es tan individualista, y se le vé una clase de jugador de categoría. Espero que la directiva le ofrezca de una vez la renovación que merece. Buen regalo de Reyes para la afición los tres puntos. Ahora a seguir asi e incluso a mejorar cosas que hay que mejorar, pero vamos, como en todos los equipos del mundo.