+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

VICTORIA DEL ZARAGOZA JUVENIL EN EUROPA

Estreno triunfal en la Youth League

Un gol de Borge dio la victoria al Zaragoza frente al Kielce ante 12.000 personas en La Romareda

 

Los jugadores del Zaragoza celebran el gol de Borge. - Chus Marchador

JESÚS CHUECA
09/10/2019

El División de Honor juvenil ha firmado su página más dorada en la historia del Real Zaragoza al derrotar por la mínima al Korona Kielce en la ida de los treintaidosavos de final de la UEFA Youth League gracias a un tanto de Borge en la primera mitad. Los chicos de Iván Martínez no olvidarán el espectáculo que dieron ante las 12.000 personas que se acercaron a La Romareda en plenas fiestas del Pilar para demostrarles a los futbolistas que la ciudad entera está detrás de ellos.

El Zaragoza volvió a las competiciones europeas de una forma inmejorable. Desde el primer minuto, los campeones de España demostraron las razones por las que se habían ganado a pulso un billete para la máxima competición continental. El miedo escénico al debutar en el estadio de sus sueños se quedó en el vestuario. Ante la atenta mirada de Víctor Fernández y alguno de los jugadores de la primera plantilla –Vigaray, Delmás, Clemente o Soro–, los de Iván Martínez comenzaron a hacer lo que mejor saben desde el primer momento. Los aragoneses intentaron ahogar al Kielce en su campo con una presión muy alta ejercida por Carbonell y Sancho, que partían como puntas de lanza.

Sin salirse del guion habitual, que hasta el momento le ha valido para sumar seis victorias en seis partidos, el Zaragoza se hizo el dueño del partido a través del balón frente a un equipo polaco que no había saltado todavía al campo. Puche gozaba de la primera ocasión antes de llegar al segundo minuto y su disparo alto levantó los ánimos del público. Las líneas adelantadas de los zaragozanos hicieron acular hacia su área al Kielce, que se dedicó a bascular cerrando espacios. El camino estaba por las bandas y Francho lo sabía. El pivote dio una espectacular clase magistral de mover el balón de lado a lado aunque las ocasiones no llegaron hasta pasado el ecuador del primer tiempo.

Los aragoneses no encontraban espacios ante la cerrada defensa polaca, que conseguía achicar agua a base de despejes imprecisos que caían fácilmente en las botas de los zaragocistas. Carbonell, que es un futbolista sacado de un videojuego, aprovechó su verticalidad para hacer verdadero daño en ataque. El joven delantero se dedicó a enseñar su carta de presentación para los que todavía no le conocían. Suya fue la primera ocasión clara del partido. Borge encontró petróleo por la derecha y puso un pase de la muerte para que Carbonell remachase a gol con la mala suerte de que su disparo se encontró con el cuerpo de Sancho.

Con esa subida, Borge descubrió que había una mina por su costado y se dedicó a explotarla.Una triangulación entre Castillo y Puche dejó solo al lateral derecho, que fusiló al palo corto del portero polaco para abrir el marcador cuando solamente faltaban tres minutos para llegar al descanso. Los de Iván Martínez por fin habían encontrado el camino del gol después de mucho tiempo mereciéndolo. El Kielce despertó de su letargo y logró su primer disparo a puerta, que acabó fácilmente despejado por Acín.

EL FÍSICO, ASPECTO CLAVE 

Sin estar acostumbrados a jugar entre semana, ambos equipos pegaron un bajón físico importante durante la segunda mitad. El Zaragoza salió con la intención de dejar sentenciada la eliminatoria y tener un cómodo viaje a Polonia. Sin embargo, el Kielce cambió completamente su imagen. Los polacos crearon más peligro en los primeros cinco minutos que en toda la primera mitad. Eso sí, sin disparos a puerta. Lo único destacable fue una caída dentro del área zaragocista que fue muy protestada desde el banquillo.
El Zaragoza también cambió de planes y decidió dejar a un lado la elaboración para centrarse más en el juego directo. Hernández y Francés repartían la bola más rápidamente hacia los delanteros sin pasar por el mediocampo. Puche y Carbonell combinaron con una pared de tacón pero la puntería seguía sin estar correctamente afinada. El vendaval de los aragoneses fue calmado por el meta polaco, que salvó un suave toque con la puntera de Sancho tras un perfecto movimiento entre líneas. Sin marcar el segundo, el crono marcaba el minuto 60 y llegó el bajón físico de ambos equipos, que pedían a gritos el final del partido.

Como en toda eliminatoria, el Zaragoza tuvo que sufrir. Pirog se plantó solo contra Acín para poner el empate pero el meta se hizo gigante y salvó a los suyos. El susto fue grande y los aragoneses, ya que no habían conseguido sentenciar, empezaron a jugar con el tiempo y con el resultado. Iván quitó la artillería y metió más trabajo en el centro del campo para cortar las ofensivas del Kielce, que lo intentó ante una defensa aragonesa, que no sufrió. Así se llegó al final, el Zaragoza guardó su ventaja para la vuelta en Polonia, que se disputa el próximo 23 de octubre, sin haber recibido gol.

Ficha técnica: 

Real Zaragoza:Acín; Borge, Javi Hernández, Francés, Ángel López; Francho, Castillo (Soler, m. 90); Sancho (Marvin, m. 90), Puche (Marín, m. 81), Esteban (Vela, m. 68); y Carbonell (Iván Azón, m. 81).

Korona Kielce: Osobinski; Wieckowski, Pretnik, Bujak, Kloc (Cukrowski, m. 65); Sewerzynski (Konstantyn,m.73), Lisowski (Kaczmarkski, m. 65); Gorski, Sowinski, Dawid Lisowski; y Pirog (Rogocinski, m. 86).

Gol: 1-0, m. 42: Borge.

Árbitro: Kristoffer Karlsson (Suecia). Amonestó a Wieckowski en los visitantes y a Castillo en los locales.

Estadio: La Romareda ante 12.000 espectadores.