+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

LA PREVIA DEL ZARAGOZA-MÁLAGA

La hora de la confirmación

El Real Zaragoza busca ganar al Málaga en La Romareda este domingo (18.15 horas) para mirar hacia arriba con un calendario muy cargado de partidos por delante

 

Los jugadores zaragocistas, durante un entrenamiento en la Ciudad Deportiva. - JAIME GALINDO

S. VALERO
17/10/2020

Siete puntos de nueve posibles acumula el Real Zaragoza después de que Competición le diera el miércoles la victoria en Alcorcón como un regalo merecido por el error del rival con las fichas no profesionales y que dejan al equipo de Rubén Baraja con mejores datos que sensaciones, pero lo que vale es la tabla y esa sitúa al Zaragoza en la zona media, pero con dos partidos menos, los que corresponden a su aplazado inicio de Liga. Tras ganar al Albacete la semana pasada con un gol en los últimos instantes, este sábado repite compromiso casero en La Romareda ante el Málaga de Sergio Pellicer (18.15 horas, Gol), un equipo que se ha transformado en este verano entre tremendas limitaciones, pero que no ha empezado mal el campeonato, con siete puntos de 15 posibles. El choque es de obligada victoria para mirar hacia arriba con el colchón de las dos citas que le faltan y con la vista puesta en el denso calendario que le espera al conjunto de Baraja.

En quince días, hasta el 1 de noviembre, tiene que recibir al Málaga, al Sabadell y al Mallorca y dirimir compromisos intersemanales en Leganés y Miranda de Ebro, por no hablar de que a principios de noviembre el calendario puede ser igual de asfixiante si se juegan entre semana los choques aplazados ante el Girona y el Almería. En este sentido y ante la gran montaña que viene, el Zaragoza de Baraja, hasta ahora con el viento de costado, muy a favor, en sus partidos, tiene la hora de su confirmación para empezar a ver sus posibilidades en la eterna Segunda que sigue tan condicionada por el coronavirus, empezando por una ausencia de público en las gradas que tiene en el equipo zaragocista, como se demostró en el final del curso pasado, a uno de sus grandes damnificados.

Sin embargo, estas son las circunstancias y con ellas hay que lidiar y el Zaragoza de Baraja al menos puede presumir de haber empezado con un balance bueno y con una seguridad defensiva que está en el guion del técnico como premisa principal. Ese orden desde el 4-4-2, con un estilo más directo y más agresivo en la presión y con mucho fútbol desde los costados. Por ahí pasan los mandamientos del nuevo entrenador, que de momento ya ha logrado que el Zaragoza acumule dos jornadas consecutivas sin encajar. Es una buena señal, sin duda, sostenida en la mejoría defensiva, en una zaga donde Atienza y Guitián están echando el candado y con la feliz irrupción de Tejero y Chavarría, aunque este hoy podría jugar más adelantado para dejar sitio a Nieto en el lateral. Falta que Cristian caliente guantes y motores bajo los palos. 

Es básico también que el Zaragoza dé un paso adelante con más decisión, que muestre más pólvora, la que ahora enseña a cuentagotas. Quizá el retorno de Vuckic (también regresa Jannick tras cumplir sanción), en plena vena de aciertos con Eslovenia ayude, aunque el ariete apunta más al banquillo tras jugar tres partidos en siete días. En todo caso, al equipo le cuesta generar ocasiones y gobernar los partidos, aunque eso último en el libro de estilo de Baraja preocupe algo menos. Con todo, la dupla en la medular que conforman Eguaras y Javi Ros sigue lejos de ofrecer un nivel de candidato al ascenso, sobre todo por el lado de 'Egu', que ha empezado el curso con la batuta de la dirección oxidada. El inminente retorno de James, aún no este domingo, puede ayudar en la medular donde no hay un sustituto de Guti y tanto se echa en falta. No es Adrián, en todo caso, que también esperará turno en el banquillo, aunque lo hará en un partido muy especial, ante su equipo en las tres últimas temporadas.

El Málaga llega a La Romareda con la intención de volver a ganar tras dos semanas sin conocer el triunfo. Sergio Pellicer, que logró la permanencia el curso pasado, afronta el más difícil todavía en un proyecto con muchas limitaciones, con un tope salarial de 2,5 millones de euros y solo 18 fichas. A su equipo le pasa como al Zaragoza, con severos problemas en la creación y en el remate, aunque el técnico castellonense tiene muchos más motivos para justificar la falta de acoplamiento cuando solo siguen dos futbolistas del curso pasado, Lombán, novedad en la citación malaguista, y Benkhemassa, porque Juande y Luis Muñoz tenían ficha del filial. El defensa Ismael Casas se une a Orlando Sá, Joaquín y Hicham como bajas y en el once es segura la entrada de Calero en el lateral diestro. Puede haber algún cambio más y el Málaga de Pellicer augura presión fuerte y versatilidad táctica. No es un enemigo sencillo, en todo caso, para la confirmación blanquilla.

Alineaciones probables:

Real Zaragoza: Cristian Álvarez; Tejero, Atienza, Guitián, Chavarría o Nieto; Larrazábal, Eguaras, Javi Ros, Zanimacchia; Toro Fernández y Narváez.

Málaga: Dani Barrio; Calero, Juande, Mejías, Matos; Rahmani, Luis Muñoz, Escassi, Jairo; Cristian Rodríguez y Caye Quintana.

Árbitro: Ortiz Arias (Comité Madrileño).

Estadio: La Romareda.

Hora: 18.15. Gol

 
 
1 Comentario
01

Por opinante 19:22 - 18.10.2020

LA HORA DE LA CONFIRMACION: Sí, la confirmación de que tenemos la peor defensa de segunda división, la confirmación de que la media (Eguarás y Ros) ni crean ni cortan, la confirmación de que la delantera no hace una jugada combinativa ni es capaz de meter un gol, la confirmación de que el señor Baraja no es capaz de crear un sistema que funcione y, por tanto no se comerá los turrones. La confirmación de que somos un equipo de entre los cinco últimos. Y por fin la confirmación de que se quitan las ganas de ver al Real Zaragoza hasta por televisión. En el descanso, el Málaga con un presupuesto de un tercio del Zaragoza, nos está dando sopas con honda. Es para sentir vergüenza, aunque la propiedad y el equipo técnico no la sentiran porque igual no la conocen.