+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

James se gusta

El centrocampista ha recuperado con Víctor Fernández la alegría tras una época irregular y está siendo clave tanto en ataque como en labores defensivas

 

James pugna por un balón con Nacho Méndez en El Molinón. - XURDE MARGARIDE

A. B. L.
09/01/2019

A muchos jugadores les ha sentado de lujo el cambio de Lucas Alcaraz a Víctor Fernández y ahí están los rendimientos individuales y los réditos colectivos obtenidos, pero quizá al que mejor le ha venido es a James Igbekeme. El nigeriano ha vuelto a su mejor nivel y a ser ese centrocampista que maravilló en las primeras jornadas con Imanol Idiakez antes de que una lesión y la posterior dinámica del equipo le diluyeran. Ahora, James se gusta y el zaragocismo disfruta de él.

Contra el Extremadura fue de los más destacados y ante el Sporting no solo mantuvo su nivel, sino que lo superó. Víctor Fernández ha sabido sacar el fútbol que el centrocampista lleva dentro y encaja en la idea del técnico a la perfección. Tiene a su lado a un Javi Ros menos móvil y más fijo, lo que permite al menudo nigeriano ser más libre para realizar sus clásicas conducciones.

Bien sea a través de pases o con la pelota controlada en los pies, la agilidad y rapidez de movimientos de James permite que pueda progresar en el campo y abrir un abanico de opciones ofensivas junto a los mediapuntas y el delantero de referencia, que está siendo Marc Gual con Víctor Fernández.

Venía de una época irregular. Fue suplente contra el Mallorca, jugó todo el choque en Alcorcón, fue sustituido a los 53 minutos contra el Cádiz y volvió a partir desde el banquillo en Riazor. La salida de Alcaraz fue un alivio para Igbekeme. Desde entonces, dos partidos completos, a muy buen nivel y sin esconderse en absoluto.

Solo ante el Granada y Alcorcón jugó los 90 minutos completos. En esos dos duelos hizo 36 y 28 pases respectivamente. Esa estadística contrasta con las dos últimas victorias del Real Zaragoza. Contra el Extremadura hizo 75 pases y 55 ante el Sporting. Víctor quiere tener la pelota y al nigeriano no le quema para nada. Se siente cómodo y se le ve que disfruta sobre el terreno de juego en los partidos.

Ha vuelto a ser el James que maravilló y poco a poco va mejorando su capacidad de asociación y ofensiva, todo ello sin desdeñar la gran labor defensiva que realiza en tareas de apoyo a los zagueros y centrocampistas. James está llamado a ser una pieza clave. Más si cabe.