+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

la opinión de alfonso hernández

El nuevo Real Zaragoza pide una gran defensa

 

El nuevo Real Zaragoza pide una gran defensa -

Alfonso Hernández Alfonso Hernández
10/07/2019

El cuerpo técnico del Real Zaragoza, el actual con Víctor Fernández a los mandos de la sala de máquinas y del timón, busca un ascenso exprés que se le ha negado al equipo aragonés en las últimas seis temporadas con diferentes estrategias deportivas y una losa de la que no logra liberarse, una deuda muy pesada y una falta de atractivo inversor que le hacen ligero y vulnerable como una pluma en el tornado. Esta vez, el entrenador lidera un cambio que busca más madurez y fiabilidad en los fichajes pero marcado de nuevo por las estrecheces financieras, lo que condiciona el éxito a un acierto total en las contrataciones y a un rendimiento pleno de la plantilla, de los nuevos y de los residentes.

La ruta persigue una mayor solidez defensiva y un ataque muy solvente, sin experimentos. También un centro del campo musculado. La plantilla exige una reconstrucción muy profunda, sin duda bastante mayor de lo que da el bolsillo si el objetivo es volver a Primera en 42 jornadas o por la vía del playoff. Por el momento se ha visto poco (Bikoro y Mingotes aparte): han llegado Atienza, un central alto y veterano,  Luis Suárez, un joven delantero guerrillero sin demasiada pegada, y Álex Blanco, extremo con desborde procedente de la cantera valencianista. Están al caer cesiones varias para los extremos y la medular, pero en ese partida, la carta señalada como indispensable es la adquisición de un artillero contrastado. Después de un curso con el peor registro anotador individual de la travesía por Segunda, los diez dianas de Álvaro Vázquez, esa figura asoma imprescindible para el proyecto.

¿Pero es el delantero la clave? En absoluto. El Real Zaragoza ha tenido depredadores para esa posición y en ningún caso se ha conseguido subir. Los 22 goles de Borja Iglesias, los 21 de Ángel o los 22 de Borja Bastón le han aproximado al éxito con un par de promociones, siempre perjudicado por un sistema defensivo intolerable para un pretendiente a la élite. El equipo aragonés ha sido una vez el cuarto más goleado; en otra, el sexto, y en dos ocasiones el séptimo. Un año fue el octavo que menos encajó y otro ejercicio, el mejor en este aspecto, se quedó séptimo en esa lista. Nunca ha entrado en el club de los seis más seguros. El fútbol agradece los festejos en la portería contraria, pero en el caso de que no haya un equilibrio de rendimiento en las dos áreas, premia al que mejor guarda la suya. Hablamos de una premisa innegociable.

Una muestra con las diez últimas temporadas en Segunda y los dos clubes que han ascendido de forma directa, descubre cuál es el secreto a voces. 14 de los 20 conjuntos que se han hecho con las dos primeras plazas terminaron en el podio de los menos goleados. El Granada, el más reciente. Los nazarís fueron quienes mejor protegieron su portería para hacer suficientes los 10 tantos de Antonio Puertas, su pichichi. Elche, Sporting, Deportivo, Eibar, Deportivo, Villarreal, Alavés, Leganés, Hércules y Real Sociedad son otros ejemplos. Toquero metió nueve tantos para los vascos; Alexander Szymanowski, 12 para los pepineros; Guerrero, 11 para los asturianos; Uche, 14 para el Submarino; Jota Peleteiro, 11 para los armeros: Cormoninas, 12 para los ilicitanos: Borja Bastón, 10 para los de Riazor; Dănciulescu y Delibasic, 10 y 9 respectivamente para los alicantinos, y Carlos Bueno, 12 para los donostiarras. Con estas cifras de los futbolistas referentes arriba, hubiera sido imposible ascender sin un poderoso blindaje.

Levante y Betis y Celta rozaron la perfección en la balanza. Los valencianos, liderados por Roger (22) y Jason (10) se cerraron a cal y canto y además protagonizaron el tercer mejor ataque del campeonato. Los andaluces volaron sin rival con el brillo ofensivo de Rubén Castro (31) y Jorge Molina (19) y solo Sporting y Girona tuvieron un mejor comportamiento defensivo. Iago Aspas (23) y Orellana (13) capitanearon un Celta perfecto de punta a punta, sin fisuras, compacto. El caso del Huesca resultó muy singular. Logró una armonía sublime: tercero más goleador con Melero (17) y el Cucho (16), y tercero menos goleado.

Por supuesto, hay una excepción, aunque con matices importantes. Una equipo que hizo valer su extrema puntería para compensar su flojera defensiva. Fue el caso del Rayo cuando saltó a Primera impulsado por las 24 dianas de Raúl de Tomás y las 12 de Trejo. Esa inspiración atacante corrió un tupido velo sobre su talón de Aquiles: aunque fue el campeón, quedó muy lejos, en la posición 11º, de las escuadras más sólidas.

El Real Zaragoza necesita recuperar a su delantero. Indiscutible. Aun con todo, sea de nombre o promesa ese futbolista, Víctor Fernández deberá reparar con preferencia los agujeros de la cañería defensiva, por donde se han fugado todos los proyectos anteriores, arrastrando jugadores, directores deportivos y entrenadores. Con Delmás, Guitián, Atienza, Clemente, Grippo, Nieto y Lasure (a la espera de que se sume o no Nolaskoain y un lateral derecho de nivel, Calavera), no le da para un largo recorrido competitivo ni con Cristian Álvarez un ejercicio más mereciendo la santidad. Por encima de gustos o estilos personales, una leyenda domina la cabecera de todo equipo ganador: el mejor ataque reside en una buena defensa y la aplicación de sus conceptos en un imprescindible marco colectivo. Nada nuevo en el horizonte, sobre todo en una categoría sin firmamento.

   
1 Comentario
01

Por Artimaño 13:37 - 09.07.2019

Amén.