+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

LAS CONSECUENCIAS DEL CORONAVIRUS

La opción de suspender la Liga sin descensos y con dos ascensos gana peso

LaLiga y la Federación mantienen la idea de acabar, aunque sea en verano y a puerta cerrada, pero en caso de cancelación la alternativa que dejaría al Zaragoza en una Primera División de 22 equipos gana adeptos. Eso sí, la decisión final aún tardará en tomarse y dependerá de una comisión entre los dos organismos

 

Víctor y Lalo hablan en un entrenamiento en la Ciudad Deportiva. - CHUS MARCHADOR

S. V.
03/04/2020

Tanto LaLiga como la Federación Española de Fútbol (RFEF) insisten en su intención de acabar la competición en Primera y en Segunda, aunque eso suponga jugar en verano y a puerta cerrada, el escenario más que probable si se puede finalizar el campeonato, pero la opción de que la competición sea finalmente suspendida se va abriendo paso cada vez con más fuerza y en las Juntas de División de LaLiga el lunes pasado ya se mencionó por parte de algunos clubs. De hecho, no son pocas las voces en el fútbol español que piensan que el campeonato no va a poder terminarse por la pandemia del coronavirus. En este sentido y según reveló 'El Partidazo de la Cadena Cope' la alternativa mayoritaria en la patronal de los clubs es acabar la competición como está tras 31 jornadas en Segunda y 27 en Primera, sin descensos y con dos ascensos, que serían el Cádiz y el Zaragoza para completar una competición en la élite con 22 equipos. Además, esa opción mayoritaria implicaría que tampoco habría ascensos de Segunda B a Segunda.

Los otros escenarios que se plantean, anular toda la competición, como ha pasado en el fútbol no profesional inglés, o solo validar la primera vuelta tienen menos adeptos en LaLiga. El Zaragoza no se ha pronunciado públicamente sobre su preferencia en ese caso de suspensión y siempre ha manifestado su deseo de acabar la competición, pero sí dejó claro su presidente, Christian Lapetra, que “obviamente defenderán los intereses de la entidad”. Eso pasa, lógicamente, por el ascenso que el equipo zaragocista ocupa tras 31 jornadas, después de más de dos tercios de competición jugados. El Zaragoza es segundo con cinco puntos de ventaja sobre el tercero, el Almería, y a uno del líder, Cádiz.

En  Bélgica ya hay una propuesta para que la Liga se dé por concluida y se proclame campeón al Brujas, pero debe ser ratificada por la Asamblea de clubs de ese país el día 15, aunque los descensos y ascensos aún están por ver y también los equipos que irán a Europa. En Holanda, en la Eredivisie, los capitanes de los 8 clubs más poderosos han pedido también dar por finalizada la competición y dejarla como está a falta de ocho jornadas.

La decisión, entre una comisión de LaLiga y la RFEF

De momento, la decisión está lejos de tomarse en una Asamblea de La Liga de Fútbol Profesional en España, aunque sí parece, según la información de la 'Cadena Cope', que muchos clubs son más partidarios de ella, ya que la zona de descenso de Primera y de Segunda no tendría consecuencias y de esa decisión se beneficiarían tanto los equipos que están en puestos de peligro como los que sienten esa amenaza. La paralización final de la Liga en Primera y Segunda supondría pérdidas muy importantes, de hasta 957 millones, y en el caso del Zaragoza dejaría de percibir más de dos millones en ingresos televisivos, pero muchos clubs ven que esa pérdida económica es un mal menor ante la posibilidad de seguir en la élite o en la categoría de plata la próxima temporada.

Ni el reglamento de la Federación ni las bases de la competición recogen el modo de actuar en caso de un parón forzoso y total del campeonato. Sí está establecido que LaLiga y la RFEF deberían constituir una comisión formada por el secretario general de LaLiga, el secretario general de la RFEF y los jefes de competiciones de ambos organismos. Serían ellos quienes deberían decidir campeones, ascensos y descensos. Si no hubiera acuerdo, la misma normativa permite al presidente de la Federación Española, Luis Rubiales, definir ese final o delegar en el organismo que considere oportuno, que podría ser la UEFA, pero esta ya ha dicho que llegado el caso dejaría esa decisión en manos de cada federación.

En España, los clubs no profesionales dependen de la Federación Española de Fútbol y es previsible que no tener ascensos a Segunda supondrá un rechazo mayoritario de muchos equipos de la categoría de bronce. Además, hace dos semanas el propio Rubiales descartó proclamar campeón al Barcelona en Primera y abogó por acabar la competición.

LaLiga ha preparado un protocolo para volver de forma progresiva a los entrenamientos. El plan, que ya conocen todos los clubs, contendría cuatro fases: previa y preparación de los entrenos, entrenamientos en solitario, entrenamientos en grupos de ocho y colectivos. Además, LaLiga también recomienda al menos quince días de preparación antes de la vuelta a la competición. La intención es acabar como sea y también la Federación Española está de acuerdo, lo mismo que la AFE, la Asociación de Futbolistas, también es partidaria siempre que no se ponga en juego la salud de los profesionales, ya que esa suspensión supone que muchos futbolistas vayan a ver reducidos sus salarios en un buen porcentaje. El Zaragoza, como el Atlético, el Barcelona, el Alavés, el Betis, Osasuna, la Ponferradina y cada vez más clubs, ya ha pactado una rebaja salarial con sus futbolistas con diferentes escenarios: si no se reanuda, si lo hace a puerta cerrada o si lo hace con normalidad, un plan donde prácticamente los jugadores recuperarían sus fichas completas.

La amenaza europea

Lo más probable es que se tenga que jugar a puerta cerrada si es que puede hacerse, lo que contempla unas pérdidas de más de 300 millones en taquillas y abonos sobre todo según el informe de LaLiga, que va a agotar las posibilidades de jugar. De hecho, la UEFA, la Asociación de Ligas Europeas y la Asociación de Clubs Europeos, han instando a las federaciones a acabar la competición  y a no tomar decisiones precipitadas como en el caso de Bélgica. Además, la UEFA también ha anunciado que, llegado el caso, se reserva el derecho de veto para los participantes en competiciones europeas que fijen las federaciones en caso de suspensión de su campeonato como medida de presión actual para esperar acontecimientos y ver si el fútbol de cada país puede acabar en verano.

De hecho, el presidente de la UEFA, Aleksander Ceferin, atacó la decisión de la Liga belga y amenazó con la expulsión de los clubs de ese país y de las federaciones que tomen una medida similar de las competiciones europeas. "No creo que sea el movimiento adecuado. La solidaridad no es camino de un único sentido. No puedes pedir ayuda y luego decidir por ti mismo que es lo que más te conviene. Y debo decir; los belgas y aquellos que estén considerando hacer lo mismo ahora se arriesgan a no participar en las competiciones europeas el próximo año", avisó el dirigente de la UEFA en declaraciones a la televisión alemana ZDF.

 
 
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla