+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

La prudencia de Cristian

El guardameta reconoce que el Zaragoza «es un club de Primera», pero recuerda lo difícil que es la Segunda

 

Cristian Álvarez, durante un entrenamiento con el Real Zaragoza. - JAIME GALINDO

A. BOBED
14/08/2019

Cristian Álvarez es un futbolista con una templanza diferente, un jugador experimentado, un peso pesado del vestuario y una voz autorizada. Cada vez que habla, sus palabras merecen ser escuchadas por su visión tan particular del fútbol y la vida. Después de la vorágine generada por el fichaje de Kagawa y su multitudinaria presentación, en la que brotaron el sentimiento blanquillo y la ilusión del ascenso, el portero dio un mensaje de prudencia. Se sabe cuál es el objetivo, pero también se conoce perfectamente cómo es la Segunda División. Paso a paso.

«Es entendible que los nuevos que llegan vengan con ese concepto de Primera División porque estamos en un club de Primera. Todo lo que conocen del Real Zaragoza habla de Primera y de lograr cosas importantes, pero los que llevamos un par de años ya sabemos la situación que estamos viviendo. Tenemos muy claro dónde pertenece este club, pero también tenemos la experiencia de entender que la Liga es muy competitiva y larga y no podemos vivir de expectativas, sino de realidades. La realidad la va a marcar cada partido. Entiendo la ilusión del público y del vestuario, pero tenemos que ser conscientes de lo que tenemos por delante, aprender y hacer una cura del pasado para no cometer los mismos errores», dijo el portero.

Por ello, Cristian Álvarez aboga por «no dejarse llevar por momentos puntuales y ver a largo plazo qué nos toca». Para ello, prosiguió, «tenemos que ser humildes, trabajar con paciencia y convertirnos en un equipo sólido que pueda mantenerse en posiciones de ilusión en la tabla». Para conseguir la solidez, el argentino habló sobre lo sustancial que es la continuidad de Víctor Fernández, la calidad y humildad de los nuevos fichajes y la ilusión de la afición.

Del técnico subrayó que «es importante que se mantengan los proyectos y que haya seguido nuestro míster y su base de trabajo», porque «el año pasado el técnico (Idiakez) nos tuvo que conocer y fue todo más lento». En cuanto a la afición, poco nuevo descubre: «Es una energía muy positiva. Ver a miles de personas para la presentación de un jugador (Kagawa) habla muy claro de la envergadura del club y lo que significa para la ciudad. Que sirva para que los jugadores de afuera tengan consciencia de dónde van a jugar», expuso.

Su visión de Kagawa

Precisamente de las nuevas incorporaciones afirmó que «se les ve que tienen mucha calidad», que son «buenos jugadores» y que algunos tienen «más jerarquía que otros», pero a todos les identifica «es hambre y las ganas de conseguir cosas». «El grupo que se está formando se le ve muy fuerte, con las cosas claras y un objetivo común, que es hacer un buen año. Lo que más destaco es la humildad y las ganas de trabajar», explicó el meta.

El último en llegar ha sido Shinji Kagawa. De él destaca que, a pesar del poco tiempo que lleva en el equipo, «se ha ganado el respeto del grupo y la confianza de los compañeros, porque entró de una manera muy simple». A pesar de haber estado en grandes clubs y de ganar grandes competiciones «se muestra como uno más», dice Cristian. «Es una buena persona e intentaremos que se adapte lo más rápido posible. Creo que es muy positivo que venga un jugador de esta jerarquía», aseguró.

Por último, sobre el duelo ante el Tenerife del próximo sábado que dará comienzo a la Liga, el portero pronosticó un partido «disputado» porque «los que estamos en la categoría sabemos lo que significa cada partido y que nada es fácil ni nadie te regala nada», pero deseó que «ganemos los tres puntos y empecemos con el pie derecho».