+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

LA OPINIÓN DE SERGIO PÉREZ

El quid de la cuestión con la situación de Igbekeme

 

James Igbekeme, durante un entrenamiento. - CHUS MARCHADOR

SERGIO PÉREZ
20/08/2019

En una reunión al más alto nivel en la que se trazó la hoja de ruta para afrontar el mercado de verano y la confección de la plantilla, la reconstrucción que ahora vemos con nombres, apellidos y un tipo de futbolistas muy determinado, Víctor Fernández solicitó, como asunto principal, que James Igbekeme y Pep Biel fueran intransferibles. Esa era la idea original con los dos hasta que la fuerza de una oferta irrechazable del Copenhague por el mediapunta hizo el resto.

El Zaragoza vendió a Biel y uno de los dos intransferibles para el entrenador dejó de serlo. La extraordinaria cantidad ofertada por el conjunto danés obligó a la Sociedad Anónima, que necesitaba una cantidad de esa envergadura para cuadrar las cuentas. A menos de dos semanas para el cierre del mercado, James sigue aquí, pero continúa con varios equipos de Primera al acecho y tentando al club.

Así está la situación. Desde que el Toronto realizara la primera oferta (1,3 millones), el Zaragoza ha recibido propuestas para vender al nigeriano que han rondado los 3 millones de euros. Todos los futbolistas quieren jugar en Primera e Igbekeme no es una excepción. Su foco, además, solo está puesto en las grandes Ligas. Por eso, la vía de una posible salida en el caso de que llegara una oferta muy poderosa sigue sin cerrarse. Por eso y por el quid de la cuestión, la palanca que mueve el resto en este caso: el sueldo del jugador. Después de protagonizar una primera campaña excelente, su ficha se ha quedado obsoleta y es muy baja en relación al rol tan importante que ocupa en el equipo, al que el propio técnico le da y con respecto a su actual valor de mercado, muy superior al de hace un año.