+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

LA OPINIÓN DE ALFONSO HERNÁNDEZ

El Real Zaragoza interpreta mal el tercer tiempo

 

El Real Zaragoza interpreta mal el tercer tiempo - CÉSAR SÁNCHEZ

Alfonso Hernández Alfonso Hernández
26/08/2019

El fútbol, si no hay alguien que levante la voz con autoridad incontestable, susurra muchas cosas, algunas de ellas procedentes de la misma Isla de las Sirenas. El canto de superioridad del Real Zaragoza se dejó escuchar durante buena parte del encuentro, con contragolpes secos y duros que solo en una ocasión tuvieron un final feliz. Parecía más alto y fuerte el equipo aragonés sobre todo cuando los atletas Vigaray y Nieto desatascaban el plúmbeo juego interior con incorporaciones fogosas. Dwamena y Luis Suárez no pudieron desatarse jamás del palo mayor de sus marcadores y el asunto ofensivo buscó las musas de Kagawa y el espíritu infatigable de Igbekeme, que se asociaron en la acción del tanto del japonés. El balón fue del equipo de Víctor Fernández, aunque no así el control de las operaciones, la mayoría de ellas ejecutadas sobre un tablero de ajedrez donde la Ponferradina movió muy bien sus piezas. Jugó con las negras, en clara desventaja tras encajar el gol, si bien derrochó serenidad y paciencia para acabar la partida en tablas. Sin duda tuvo que mucho que ver cómo se jibarizó el Real Zaragoza en la recta final, superpoblado de centrocampistas y de contundencia, liviano y dubitativo, ya sin Kagawa ni sus dos depredadores, arrugado frente a un meticuloso acoso local que Cristian evitó que finalizara en remontada con otra de esas paradas soberbias por oportunismo y estética.

Este deporte, como la mayoría de los que se interpretan en equipo, son engañosos si se los protagonistas se despiden mientras se baja el telón. Lo hizo el Real Zaragoza. Con una ventaja tan corta, en un combate que pedía en su último asalto medir las distancias y evitar cualquier tipo de golpe al hígado, se expuso desde el campo y desde el banquillo. Ni los jugadores ni Víctor Fernández, después de un ciclópeo trabajo, estuvieron afortunados, permitiéndose ser planchados por un contrincante con los recursos justos para alcanzar la zona de tres cuartos y poco más. Aun en su modestia técnica que no estratégica, los leoneses dispusieron de un par de oportunidades colosales. Antes de esa intervención del arquero argentino, que despejó a dos manos la tragedia.

Fundidos los tres responsables del ataque (Dwamena, Kagawa y Luis Suárez), Víctor los sacó del escenario y sembró la medular con las incorporaciones de Soro, Álex Blanco y Lasure, que unidos a Igbekeme, Guti y Ros circularon con distracción, miedo y despiste. Mal puestos, llegando tarde a la mayoría de los trenes y atropellándose, Nieto incluido, en la maniobra del empate, fabricada con artesanía hasta alcanzar el área y la puntera de Valcarce. El Real Zaragoza se comportó bien, serio y dispuesto a una tarde incómoda. Pero olvidó el tercer tiempo, ese espacio que marcan las agujas de la experiencia, de la madurez y de las decisiones sin dobleces. Cuando le aplaudían las sirenas por su buen porte, el decorado se le vino encima. Una buena lección para este largo y sinuoso viaje que cobra muy cara la inocencia en el equipaje.

   
5 Comentarios
05

Por Don Minervo 16:13 - 26.08.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Para ascender los delanteros tienen que meter goles que para eso están, con no dejar hacer no basta. Que haga menos y que meta más goles. El discurso este del delantero que no mete goles pero se sacrifica mucho ya lo conocemos, un delantero tiene que meter goles y sino lo hace no vale.

04

Por 131 13:12 - 26.08.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

A los que criticáis a Dwamena; no todo es lo que hace, si no lo que no deja hacer. El trabajo que hizo fue intenso y muy beneficioso para el equipo. Que ocurrió cuando salio del campo? desastre total. Fija muy bien a los centrales y eso redunda en beneficio del equipo.

03

Por Don Minervo 11:39 - 26.08.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Es pronto para sacar conclusiones, pero me parece que los delanteros de este año también tienen poco gol, Dwamena no produce nada. Echo en falta un jugador en el centro del campo que lidere, ya sea defendiendo, construyendo, atacando o todo a la vez que sería lo ideal.

02

Por Filadelfia 10:59 - 26.08.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Sé que llevamos solo dos jornadas, pero me huele que nos hemos equivocado don Dwamená, no controla un solo balón, por alto tampoco, corre pero no se va de nadie. En fín esperaremos. Ayer el R.Zaragoza me recordó el del año pasado.

01

Por Cosbi 10:20 - 26.08.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

La segunda parte muy floja sin saber donde estaban, pero eso también pasa a los equipos. Lo que no es normal, o sí, es que Victor se equivocó con los cambios. No puede ser que reculen dos o tres pasos olvidándose de la pelota y el entrenador no trate de ponerlos en su sitio.